la Rotonda, Barcelona

LA RESIDENCIA PARTICULAR DEL DOCTOR ANDREU

Dr Andreu

El actual edificio de la Rotonda se encuentra ubicado en el Paseo San Gervasio esquina con la Avenida del Tibidabo (junto a la actual plaza de John F. Kennedy).

Antes de las «barbaridades» que la desfiguraron, la Rotonda era una joya arquitectónica que brillaba con luz propia en la falda del Tibidabo. Encargada por el Dr. Salvador Andreu, principal promotor de la urbanización de la zona, la edificación original se erguía como un oasis de belleza modernista en medio de un entorno natural privilegiado.

1920 el hotel y la «Rotonda»

Construida en 1906 por el prolífico arquitecto Adolfo Ruiz Casamitjana que había terminado su carrera en 1893. La Rotonda reflejaba el estilo modernista en su máximo esplendor. Sus líneas curvas, sus ornamentos florales y su característico templete coronando la torre la convertían en una obra de arte única.

La visión del Dr. Andreu no se limitaba a la construcción de una simple residencia. Su espíritu emprendedor lo llevó a crear una avenida en 1906 con casas unifamiliares para familias adineradas, así como el llamado «Tranvía Azul» que facilitaba el acceso a la zona y un funicular que ascendía hasta la cima del Tibidabo, donde se encontraba el primitivo Parque de Atracciones.

1918 HOTEL METROPOLITAN

Finalizada la urbanización de la Avenida del Tibidabo decidió convertir el edificio en Hotel y después de la lógica restauración fue inaugurado como Hotel Metropolitan el 1918 con el nombre de en su tiempo fue uno de los hoteles más lujosos de la ciudad.

entrada al hotel Metropolitan
un salón del Hotel Metropolitan
fachada actual del Metropolitan

AMPLIACIÓN DE ENRIC SAGNIER

En la década de 1920 la torre fue ampliada por el también arquitecto modernista Enric Sagnier que realizo una restructuración de las piezas interiores más importantes del edificio: el mosaico y el trencadís fueron realizados por Lluís Bru i Salelles, ceramista y escenógrafo entre otros trabajos realizo trabajos para el Palau de la Música, Hospital de San Pablo, Casa Lleó Morera.

El Metropolitan tenía 70 habitaciones que podían albergar a 350 personas. Era un edificio de dos cuerpos rectangulares en forma de L, con un cuerpo cilíndrico coronado por un mirador en forma de templete-redondeado del que adquirió su nombre popular de “Rotonda”, en la que intervino de manera formidable el ceramista Lluís Bru.

Las dos fachadas tienen balcones con barandilla de hierro y molduras de temática vegetal, en los que destaca en el primer piso unos bustos. En 1952 con motivo de la nueva construcción del alzado del edificio gran parte de los temas decorativos con mosaicos de temas festivos y deportivos desaparecieron del edificio.

En la década de los sesenta actuaron o pasaron por sus salones el artista norteamericano Rock Hudson, el tenor Alfredo Kraus que, aparte de fijar su residencia durante sus actuaciones en la ciudad condal, actuó varias veces en sus salones o Lex Barker, que 1949 debutó como Tarzán. Fue el primer esposo de Carmen Cervera, a la que conoció en 1962. Carmen, familiarmente conocida como «Tita» llegó a convertirse Miss y artista de cine. Tres años después se casaron, pero la diferencia de edad y las infidelidades hicieron fracasar el matrimonio. Se divorciaron en 1972.

Su distancia con el centro de la ciudad, fue el hándicap que tuvo para consolidarse como uno de los preferidos del mundo empresarial, político y de la farándula por lo que cerró sus puertas como hotel.

1960 CLINICA DE CUIDOS PALIATIVOS

En 1960 el edificio volvió a ser reformado, esta vez bajo el proyecto del arquitecto José M. Sagnier, hijo de Enric Sagnier que conjuntamente con el interiorista Jordi Galí, transforman el antiguo hotel Metropolitan en la nueva clínica de enfermos terminales Clínica Rabassa. Los problemas detectados por el trato que recibían los enfermos obligaron al cierre de la clínica que hizo que nuevamente el edificio callera en un letargo.

1999 NUÑEZ Y NAVARRO

En 1999 fue adquirido por la inmobiliaria Núñez y Navarro, que acometió la última remodelación que fue realizada por el arquitecto Alfred Arribas entre 2010 y 2016. Arribas solo conservó la fachada modernista derribando el resto del edificio convirtiéndolo en un edificio de oficinas. La falta de control por las autoridades municipales de la época destrozó nuevamente una obra histórica imposible de recuperar. ​

obras de Nuñez y Navarro

En tiempos de la dictadura culpábamos de las aberraciones urbanísticas al alcalde Porcioles, en la actualidad la Rotonda demuestra que seguimos con el parecido descontrol que proteger las auténticas obras de arte.

Sin un buen equipo en el ayuntamiento que controle estos desaguisados, Barcelona paulatinamente se ira deteriorando por constructores que solo miren su negocio y por políticos que no sepan ejercer de ello.

En la actualidad existe una asociación de vecinos “Salven la Rotonda”. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha declarado nulas las reformas hechas sobre la Torre Andreu, decretado que se debe proceder al derribo de la construcción indebidamente levantada.

Antes del inicio de las obras los vecinos alertaron al ayuntamiento para que estudiara y preservara el edificio que había sido catalogado por los expertos de los edificios modernistas como uno de los 115 edificios de la Ruta del Modernismo en el Catálogo Arquitectónico de Barcelona.


TORRE ANDREU / HOTEL METROPOLITAN / LA ROTONDA

Navegación de la entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *