Dique Flotante, Barcelona

La sastrería regentada por Ramón Beleta en la calle Cambios Viejos gozó de un éxito rotundo. Su fama de buen sastre se extendió rápidamente entre la burguesía barcelonesa, atrayendo a clientes que buscaban prendas de calidad a precios razonables.

Joaquín Beleta Mir, observando el éxito de su primo, vio una oportunidad para ampliar el negocio. Su visión de futuro lo llevó a plantear la apertura de un nuevo local en una zona más céntrica de la ciudad.

1905 ABRE EL DIQUE FLOTANTE EN LA RAMBLA DEL CENTRO

En 1905, El Dique Flotante, nombre con el que se bautizó la nueva tienda, abrió sus puertas en la Rambla del Centro, 37. Este emplazamiento estratégico, en el corazón comercial de Barcelona, garantizaba una mayor visibilidad y un acceso más fácil para los clientes.

El nuevo local de El Dique Flotante no solo era una tienda, sino un espacio emblemático. Su diseño elegante y moderno, con escaparates amplios y luminosos, reflejaba la sofisticación y el buen gusto de la firma. La euforia que rodeó la Exposición Universal de 1929 en Barcelona encendió la ambición de Joaquín Beleta.

1930 EL DIQUE FLOTANTE DEL PORTAL DEL ÁNGEL

Joaquín seleccionó cuidadosamente la ubicación de su nueva tienda: el Portal de l’Àngel, número 9, esquina con calle Canuda. Una de las vías preferidas por los comerciantes barceloneses por su flujo constante de clientes potenciales.

Para dar vida a su visión, Joaquín Beleta confió en el talento del arquitecto Santiago Marco para la construcción del edificio. El diseño del interiorismo, a cargo del decorador Antoni Badrinas i Escudé, fue tan innovador que ganó el Primer Premio del Ayuntamiento de Barcelona en la modalidad de interiorismo.

El Dique Flotante inauguraba la primera tienda de sastrería de señor el día 1 de abril de 1930, en sus el local estuvo dedicado solo a la sastrería masculina incluyendo la confección infantil y se especializó en los trajes de marinero muy frecuentes para vestir a los niños de primera comunión. 

Al poco tiempo incluyo también la venta de tejidos (a por menor en telas), no solo para trajes de caballero, sino también en telas dedicadas al vestuario femenino, esto le abrió el campo de la modistería.

EL DIQUE FLOTANTE EN PASEO DE GRACIA

Su depurada línea de vestuario de sport que introdujo en sus talleres le favoreció en su eclosión definitiva en el mundo de la Alta Costura femenina. 

La fama conseguida por la firma hizo que se fueran abriendo otras tiendas en el Paseo de Gracia 21 en la esquina de Diputación y más tarde en el mismo Paseo de Gracia número 103 esquina a calle Rosellón. Finalizada en 1939 la Guerra Civil, el Dique Flotante reabrió nuevamente sus tiendas.

1940 COOPERTIVA DE ALTA COSTURA

Posteriormente el Dique Flotante conjuntamente con Santa Eulalia, Manuel Pertegaz, Carmen Mir, Pedro Rovira i Planas y Pedro Rodríguez, fundaron en Barcelona en 1940, la Cooperativa de Alta Costura.

Representaría a España a partir de 1941 sus diseños de una forma colectiva en los desfiles de modelos tanto en España como en el extranjero.

Pedro Rodríguez, fue socio fundador y presidente desde su creación hasta su muerte. En la década de 1960, Pertegaz abandonó el grupo.

Los creadores de las colecciones del Dique Flotante, fueron los hermanos Francisco y Ricardo Beleta, que contaron con la colaboración de otros diseñadores.

UNA FÁBRICA DE TEJIDOS EN SABADELL: BELTEX

Para desmarcarse de los demás modistos, los hermanos Beleta, decidieron crear una fábrica de tejidos en Sabadell, con el nombre de Beltex, (“Bel” de Beleta y “tex” de textil), con ello conseguían dos cosas: la primera; ampliar su gama de negocio y la segunda desmarcarse de sus competidores creando una serie de tejidos para uso exclusivo de sus diseños.

En 1965, con motivo de la exposición celebrada en Nueva York entre 1964-1965, el Dique Flotante participó junto con Pedro Rodríguez y Santa Eulalia en la presentación de la Alta Costura barcelonesa.

Llegados los años 70 la competencia reinante en aquellos tiempos en el ramo de la confección que se habían adaptado a los nuevos sistemas de patronaje para abaratar los costes de producción, decidió decantarse por el prêt-à-porter, para poder competir en precios con otras firmas.

CIERRE DE LOS ESTABLECIMIENTOS

La tienda de Portal del Ángel cerró en 1968, las otras aguantaron hasta el año 1988.

El Dique Flotante fue un nombre indisociable de la historia de la alta costura de calidad en la Barcelona del siglo XX.

 


EL DIQUE FLOTANTE

Navegación de la entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *