Casa Ferrer Barcelona

La Historia del desaparecido edificio de la esquina de Ronda de San Pedro esquina con Plaça Catalunya tiene una historia poco conocida por muchos. Hay que destacar que nada tiene que ver con el filántropo Vicente Ferrer Moncho nacido en Barcelona el 9 de abril de 1920 y fallecido en la India, el 19 de junio de 2009.

1886 SE EDIFICA LA CASA DE VICENÇ FERRER

La historia empieza cuando un tendero (antiguamente dueño o dependiente de un tienda) conocido como Vicenç Ferrer i Garriga, decide construir en 1886 un edificio residencial y dedicar los bajos del local en tienda y almacén de venta al mayor de productos químicos y farmacéuticos. El solar escogido estaba situado entre las calles Comercio 60-64, Ribera, 2 y Antic de Sant Joan, 7.

Vicenç Ferrer i Garriga decidió contratar como arquitecto a Antoni Rovira i Rabassa, que proyecta construir un gran edificio con tres escaleras y con una puerta de entrada individual compuesto de planta baja y cuatro pisos de altura y una gran azotea.

A pesar de que hay tres escaleras de vecinos, no se puede hablar de tres edificios porque el local comercial en la planta baja es único, una planta libre sin ninguna divisoria.

Una escalera propia en el centro del local subía hasta el primer piso donde se encontraba la vivienda que ocupaba la mitad de la planta ocupada por la familia Ferrer, que disponía de una capilla y dos tribunas en los laterales.

El florecimiento del negocio hizo que su hijo Vicente Ferrer i Bertrand decidiera abrir una tienda destinada al público para poder vender los productos que en el primitivo local hasta entonces se vendían al por mayor.

FERRER COMPRA UN EDIFICIO JUNTO A LA PLAZA CATALUÑA

Ferrer i Bertrand adquirió un edificio situado en la esquina de Ronda de San Pedro con Plaça Catalunya propiedad de Miquel Buixeda i Crehuet, posteriormente se puso en contacto con Salvador Vinyals i Sabaté, para que le construyera un edificio, con planta baja y entresuelo que lo dedicaría al negocio de venta al detall de artículos de Droguería y Farmacia y cinco plantas más. En el último piso se instaló la Pensión Nowé.

A Salvador Vinyals, le avalaba la construcción del Teatro Lírico en 1881, el Teatro Novedades en 1890, la Prisión Modelo entre 1888 y 1904 y la restauración del Gran Teatro del Liceo en 1898.

El edificio presentaba un acabado en pizarra. El negro del material destacaba sobre la construcción clara del edificio.  La solemnidad de su construcción es muy apreciada por público y artistas y en 1916 logra uno de los premios que concede el ayuntamiento para promocionar los edificios artísticos.

1919 HOTEL VICTORIA

En 1919, Vicente Ferrer vista la posibilidad de ampliar el edificio, adquirió la Casa Jaumandreu del número 13, con el fin de derribarla y acoplarla a la antigua construcción con la intención de abrir el nuevo Hotel Victoria manteniendo el mismo estilo del antiguo edificio y con ello iniciar una dura competencia con el vecino Gran Hotel Colón.

1952 tras la ampliación

Pese al gran servicio y la majestuosidad que daba el edificio a la Plaça de Catalunya, la progresión continuada del Corte Ingles que ya había edificado una ampliación en la Ronda de San Pedro, hizo que los grandes almacenes se engulleran al pequeño.

1968 COMPRA LA CASA EL CORTE INGLES

En 1968 compró la casa de Vicente Ferrer para unificar en un solo edificio su oferta comercial, lo que conllevo la desaparición del edificio la tienda de los bajos y del Hotel Victoria.

1967

El inicio de la construcción coincidió con las fechas de la Navidad de 1968, que creo una pequeña excursión para los clientes del Corte Ingles, ya que los grandes almacenes, habilitaron un pasadizo por las entrañas den viejo edificio para facilitar a los clientes el traslado interior entre los dos edificios en servicio para evitarles de que salieran a la calle para ir de un edificio al otro.

Según varias noticias el solar de la operación de ampliación era de un propietario que lo había alquilado por un periodo de tiempo, ya que sus propietarios tenían la intención de haber convertido el antiguo edificio en oficinas pero debido al elevado coste de la remodelación prefirieron cederlo al Corte Ingles.

El 17 de enero de 2013 un arquitecto disgustado con la degradación urbanística de la Plaça Catalunya hacía éste comentario: 

¡Parece que esté viendo una plaza de París!. Con lo bonita que llegó a ser la plaza Catalunya, y hoy es una chapuza. ¡Entre el espantoso búnker del Corte Inglés, el poco original edificio del Triángulo y el aire mayoritariamente franquista que tiene actualmente! Soplo. Menos mal que todavía quedan algunos edificios de regusto noucentista como el Banco Central, y otros modernistas.


El 4 de diciembre de 2015, Michel Nowé de Gante, Bélgica, realizaba este comentario en la web Barcelofilia:

Roberto Nowé era tío de mi abuelo, Henri Nowé (1894-1986). Roberto Nowé nació el 7 de septiembre de 1869 en Gante (Bélgica). Se casó con la muchacha española Pilar. Durante la guerra civil regresó a Bélgica. Y creo que mi abuelo me dijo que volvió a Barcelona y murió allí. Desgraciadamente Barcelona, ​​no ha sabido conservar muchos de sus edificios emblemáticos.

Actualmente, la planta baja sin divisiones interiores está dedicada al negocio de venta de productos químicos y farmacéuticos y de su interior en el centro de la nave.


 

CASA VICENTE FERRER / HOTEL VICTORIA

Navegación de la entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *