Convento y Iglesia de San José y Santa Mónica revisada el 18 de mayo del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Convento y Iglesia de San José y Santa Mónica revisada el 18 de mayo del 2019

Edi. Religiosos
La antigua Iglesia de Santa Mónica tal y como se le conoce en la actualidad, estaba emplazada junto al convento de San José y Santa Mónica, en el número 20, de la antigua Rambla de Santa Mónica. Fue construida en 1616, a las afueras de la segunda muralla y dentro de la tercera que llegaba hasta el actual Paral-lel, que la protegía de los ataques de piratas y bandoleros muy habituales en aquellas fechas.
Como todos los edificios que se construyeron en aquella zona, tenía el inconveniente que para poder llegar hasta ella se debían de salvar algunos puentes, ya que por entonces todavía bajaba por el lugar la primitiva Riera d’en Malla.
La primera piedra del convento y la iglesia fue colocada en 1616, en primer lugar se construyó el convento que fue inaugurado en 1619, que fue el edificio más antiguo, (actualmente después de unas restauraciones se ha convertido en el Centro de Arte de Santa Mónica). Pero no fue hasta el 6 de agosto de 1634, que se inauguró y consagro y se celebró su primera misa. Tenía una fachada de piedra, en la que destacaba la figura de la santa, obra del escultor Sala, en el altar mayor destacaban unos frescos de Juan Juncosa y un cuadro de la Santa obra del pintor  Francisco Guirro
En el año 1774, al ser construida la muralla medieval de Pedro I el Ceremonioso “Pera el Cerimoniós”, empezaron a derribar la segunda muralla, que discurría desde la plaza del Teatro hasta la puerta de Framenors (fabricantes de mantas), actual Puerta de la Paz junto al puerto de Barcelona. Es la zona con una mayor anchura de las distintas Ramblas y la última en ser urbanizada.
En 1835, se le realiza una reforma importante y se decide, por a la iglesia bajo la invocación de San José y Santa Mónica. Los sucesos de la Semana Trágica de 1909, sufrió una serie de destrozos importantes ocasionados por las fuerzas anticlericales, que aprovecharon la impunidad de las revueltas, para profanar, romper objetos sagrados y desenterrar a las personas enterradas dentro de las iglesias. Aplacados los ánimos los desperfectos fueron nuevamente restaurados dejándola totalmente nueva.
Con la llegada de la guerra civil en 1936, la iglesia nuevamente fue atacada por los pelotones revolucionarios entre ellos los de la CNT,  asaltaron la vicaría y mientras  unos empezaban a incendiar y arrasar el templo, los otros arremetieron contra el rector  y el vicario de la parroquia, los detuvieron y los llevaron a las dependencias del Sindicato del Transportes que estaba ubicado en el edificio existente en los edificios de la Ramblas que estaban justamente enfrente de la iglesia, para ser juzgados ante un tribunal
La indignación que había en aquellos momentos en la ciudad por el golpe de estado era enorme. Las masas que estaban encolerizadas  no permitieron que llegaran para ser juzgados, el vicario fue asesinado en el centro de las Ramblas, mientras el rector no tuvo  tampoco ocasión de pregonar su inocencia, fue abatido a las puertas de la propia iglesia.
En los días sucesivos la iglesia sufrió continuos saqueos y sacrilegios, con constantes incendios de sus respectivas dependencias,  finalmente el edificio fue derribado para evitar posibles derrumbamientos, que ocasionaran alguna desgracia.
Los efectos de la Guerra Civil fueron tan devastadores, que los restos de la iglesia fueron derribados. En los años 80, en su lugar, se construyó una nueva iglesia moderna y el antiguo edificio ocupado por el convento fue  adquirido por la Generalitat de Catalunya para convertirlo en el  “Centro de Arte Santa Mónica”.
No fue hasta 1955, que con la unificación de Las Rambla por el alcalde Antonio María Simarro i Puig, la numeración de la Rambla de Santa Mónica y Rambla de Capuchinos, que empezaba en el Llano de la Boquería, en dirección mar, cambió para pasar a empezar desde el mar hasta la plaza de Catalunya, pasando los pares a nones y los nones a los parea  quedando la iglesia enclavada en el actual nº 9
Regreso al contenido