Santa María de Junqueras Revisada el 28 de agosto del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Santa María de Junqueras Revisada el 28 de agosto del 2018

Edi. Religiosos
La actual Parroquia de la Concepción que hoy podemos contemplar en la calle Aragón 299, pertenece a los restos del Monasterio de Santa María de Junqueras, desaparecido en 1879, con motivo de la urbanización de la calle Bilbao, que iba de la actual Plaza Urquinaona a la unión de la actual Vía Layetana con la calle Junqueras. Calle que cogió el nombre del antiguo monasterio
Posteriormente la calle Bilbao, desaparecería a principios del Siglo XX, con la apertura de la Vía Layetana, que hizo desaparecer calles e infinidad de edificios, con el propósito de abrir la ciudad vieja y de conectar el nuevo ensanche con el puerto si necesidad para ello de rodear la ciudad con las nuevas Rondas, una especie de vía rápida que se construyó en el perímetro de la muralla que tenía Barcelona.
El monasterio de Santa María de Junqueras había sido construido en Barcelona en el año 1293,  pertenecía a la congregación de monjas benedictinas que había sido fundado en el  año 1214 en la ciudad de Sabadell por el obispo de Barcelona, Berenguer de Palou y que habían decidido trasladarlo a Barcelona.
El nuevo monasterio que ocupaba aproximadamente las actuales dimensiones de la isla formada por la acera mar de la plaza Urquinaona y las dos calles dirección mar de Vía Layetana y Junqueras hasta su unión, en su interior albergaba una iglesia de una sola nave, la cual tenía una serie de capillas laterales y ábside poligonal (Parte posterior del altar mayor de una iglesia, con una cubierta generalmente abovedada. Un claustro rectangular de grandes dimensiones, con dos pisos de altura, con un total de ciento treinta y dos arcos góticos, junto al claustro había otro patio y rodeando el conjunto,  las construcciones monásticas y las celdas que servían de residencia a las religiosas. El monasterio disponía del Refectorio  (Sala que se construía en aquellos tiempos en los conventos, monasterios y ciertos colegios mayores), que se utiliza como comedor común), en contadas ocasiones.
En 1808 con la entrada de las tropas francesas, las monjas fueron expulsadas del convento, que convirtieron el recinto en hospital militar, después se convirtió, en un correccional y posteriormente se convirtió en cuartel. Entre los muchos patios que tenía el convento, se encontraba uno en especial que había servido de huerto para las monjas, en el que aparte de cultivar las verduras y frutas que consumían, había crecido una palmera que tuvo una influencia no solo en el convento sino también en varios episodios de la vida ciudadana.
Durante su existencia el extenso solar iba acogiendo diferentes servicios, tanto oficiales como civiles. El sábado 7 de octubre de 1882, en una parte del local se inauguró una sala de baile, que aprovechando el conocimiento de la ciudad de dicha palmera por sus grandes dimensiones, acogió como nombre del establecimiento, el nombre de “la Palmera”, local que durante su existencia, paso por episodios diversos.  
En 1868 con motivo de la urbanización de la calle Bilbao, (que comprendía el tramo que ocupaba el monasterio), se ordenó la demolición de todo el complejo, excepto la iglesia y el claustro, que fueron trasladados a la calle Aragón en 1871, para construir la nueva parroquia de la Concepción, cambiando solo en su nueva construcción el lugar la puerta de entrada, que antes estaba en el lateral de la nave y en la nueva construcción se trasladó  a los pies de la nave, el claustro se tuvo que reducir en sus dimensiones, para adaptarlo a su nueva ubicación, añadiendo el campanario de la desaparecida iglesia de San Miguel.
Regreso al contenido