Basilica de Santa María del Mar - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Basilica de Santa María del Mar

Edi. Religiosos
Entrado el siglo XIV, los habitantes del barrio de la Ribera, se unieron para poder tener también ellos una iglesia que compitiera con la Catedral, (en la que poder desarrollar sus necesidades espirituales sin necesidad de tener que ir a ella. Cerca, la Catedral era considerada como lejana con su aptitud hacía los habitantes del barrio.
Por tal motivo los pescadores, mercaderes y armadores que habitaban en el barrio, se pusieron en contacto con el canónigo Bernardo Llull, para que construyera una iglesia que representara la humildad y la fe, todo lo contrario de lo que para ellos representaba La Catedral que iba unida a la monarquía, nobleza y al alto clero.
Bernardo Llull se puso en contacto con el Maestro de Obras (Arquitecto), Berenguer de Montagut, que en 1322 había empezado las obras de la Iglesia del Carmen de Manresa, para que les construyera una iglesia que hiciera la competencia en majestuosidad con la Catedral. Montagut busco la colaboración de Ramón Despuig (otro maestro de obras, muy importante en aquel tiempo) que había realizado el claustro de la Catedral de Vic, para que le ayudase en el proyecto de lo que sería la nueva iglesia.
En 1328 se firmó el contrato para la construcción de una iglesia, que se realizaría en un estilo gótico catalán, un año después en 1929 se empezó a construir la iglesia, (tal como lo atestiguan las lápidas del portal de las Moreras), Las obras se empezaron con la ayuda activa de toda la población del barrio, en especial de los descargadores del puerto llamados (en aquel tiempo), “Calafates” o “Basteixos”, los cuales bajaban desde las canteras reales de Montjuic, las piedras para su construcción, las cuales eran embarcadas para trasladarlas hasta el “Pla de Palau” y desde allí nuevamente hasta los alrededores de la iglesia. Si nos detenemos en observar la puerta principal veremos reflejado en ella el homenaje realizado a aquellas personas que ayudaron de una forma desinteresada e inhumana a la construcción del templo.
La nave central de la iglesia tiene trece metros de anchura, igual a la suma de las dos laterales que tienen seis metros y medio de anchura. La altura de las naves laterales es igual a la anchura total del edificio. Las proporciones aritméticamente del edificio ponen de relieve, que con una estructura de líneas se pueden enlazar todos los elementos arquitectónicos. 
Los muros, las capillas laterales y la fachada se terminaron alrededor de 1350. El año 1379, se incendiaron los andamios, cuando se estaba a punto de acabar el cuarto tramo de bóvedas lo que motivo que se dañaran bastantes piedras. La obra quedo acabada el 3 de noviembre de 1383, con la colocación de la última piedra de la bóveda. El 15 de agosto de 1384, se celebró la primera misa oficiada por el obispo de Barcelona D. Pedro de Planella.
 Desde finales de febrero de 1427, Catalunya se vio afectada por una serie de terremotos se sacudieron la parte pirenaica de la región, no obstante el más fuerte se produjo el día 2 de febrero de 1428 día de la candelaria y aunque el epicentro estuvo cerca de Camprodón, su intensidad llego hasta la ciudad, lo que provoco no solo el susto correspondiente a los ciudadanos sino que el desperfecto de muchos edificios que como es de suponer, no estaban preparados para tales acontecimientos. Santa María del Mar fue una de las más perjudicadas, más por defecto de una construcción que no estaba preparada para dichos acontecimientos que por la virulencia del seísmo.
La Iglesia sufrió entre otros daños el desprendimiento el rosetón de la puerta principal y algunas piedras que lo sujetaban lo que ocasiono varios muertos y heridos que celebraban aquel día la fiesta de la Virgen. Se organizó rápidamente la reparación de los desperfectos que no estuvieron acabados hasta el 1459. En 1923 el Papa Pio XI la consagro como Basílica Menor de la Ciudad
La guerra civil de 1936 volvió a cebarse nuevamente con la iglesia, que sufrió por parte de los grupos de anarquistas y anticlericales destrozos tanto en su altar mayor como en la mayor parte de imágenes y objetos de arte, que no contestos con los destrozos procedieron a su incendio posteriormente.
En 1940 una vez asentada la dictadura, comenzó la restauración de la iglesia, con la participación de entidades civiles y arquitectos que colaboraron para volverla a su antiguo esplendor.
A partir de 1982 con la llegada de la democracia y la instauración de las Autonomías, la Dirección General del Patrimonio Artístico de la Generalitat de Catalunya se hizo cargo de la restauración y el mantenimiento de la misma. 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal