Antigua Plaza de Santa Ana – Antiga Plaça de Santa Anna rev. 6-12-17 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Antigua Plaza de Santa Ana – Antiga Plaça de Santa Anna rev. 6-12-17

Plazas
Cuando paseamos desde la Plaza de Cataluña “Plaça Catalunya”, hacía la Catedral,  o lo realizamos en sentido contrario,  nos encontramos  que en la confluencia de Puerta del Ángel “Portal de l’Àngel”, con las calles Cucurulla y Arcos “Arcs”,  encontramos  un espacio un poco más amplio. Este espacio en los años 20 del siglo pasado correspondía a la desaparecida Plaza de Santa Ana, que empezaba en este lugar y continuaba hasta la altura de las calles de Santa Ana y Condal  “Comtal”, ya que hasta los años 30, la Avenida de la Puerta del Ángel, solo era el tramo de Plaça Catalunya hasta la calle Santa Ana “Anna”, cuyo nombre  fue dado en su día por estar en ese lugar la Puerta del Ángel, una de las salidas que tenía la antigua muralla de Barcelona.
Tan importante era en aquel tiempo el lugar como plaza, que el ayuntamiento había pensado en derribar los edificios  situados en el triángulo formado por las calles Arcs, Cucurulla y Boters,  para abrir la plaza de Santa Anna, a la futura Avenida C (hoy avenida de la Catedral), del plan de la Reforma. La Vanguardia del día 7 de octubre de 1882, en su página primera, comunicaba el próximo derribo de los edificios, para urbanizar toda la plaza Santa Anna. El trasiego de alcaldes en aquellas fechas, hizo que hasta 1887, no se llegara a un principio de acuerdo para su realización, por el problema que representaba el derribar los edificios que había en la isla de casas.
La realización del proyecto haría desaparecer toda la manzana y llegar a la proyectada avenida “C”, desaparecían las calles Cocurulla y Arcs, quedando una anchura de 20 metros, pero ningún partido se atrevía a realizar el proyecto. La avenida C, diseñada primero por Cerdà  y luego el de Baixeras, que tenía que atravesar la parte de la ciudad que iba desde el Parque de la Ciudadela hasta la calle del Marqués de Campo Sagrado, confluencia con Villarroel y avenida del Paral-lel, (proyecto que nunca se llegó a realizar) por lo costoso de la obra y por la gran cantidad de edificios  afectados por las obras, del proyecto solo se ha realizado, la actual avenida de la Catedral, desde el Mercado de Santa Catalina a la Plaza Nueva y que hizo desaparecer, la calle Corribia que estaba frente a la Catedral y la calle del Infierno “Infern”, que correspondería a la actual Plaza de Antonio Maura, ya afectada por la Vía Layetana “Via Laietana” .
La plaza fue en época de Barcino, un lugar en el que aprovechando la llanura a la salida de la ciudad se celebraban gran cantidad de fiestas y mercados. Con la construcción de la segunda muralla, el espacio se continuó  aprovechando para este tipo de celebraciones  ya que la distancia hasta la puerta del Ángel no era mucha, se aprovechó el espacio que quedo del derribo del acueducto para realizar la calle Arcs  para la construcción de comercios y el espacio libre quedo nuevamente para la celebración de festejos dentro de la muralla.
La desaparecida Plaça Santa Anna, tenía desde 1356, en uno de sus lados la primera fuente pública que tuvo la ciudad, “la Font de Santa Anna”, que podemos contemplar actualmente reformada, adosada al actual edificio del Real Circulo Artístico. Aunque sufrió una ampliación en 1819, no fue hasta 1918, cuando tuvo su remodelación actual, con la colocación de unos plafones de cerámica novecentista creados por Josep Aragay i Blanchart, tiene sus orígenes en un abrevadero que utilizaban los caballos de diligencias y viajeros que descansaban en el cercano Hostal del Vallés, a la salida de la ciudad por el Portal del Àngel, (puerta que se realizó con la construcción de la segunda muralla), que se había construido como punto de llegada y salida  en la pequeña explanada situada entre el Portal Nou y el Portal del Àngel.
En los siglos XVII y XVIII, fue uno de los lugares (junto con la calle Puertaferrisa), más prestigiosos de la ciudad, ya que se encontraba a las afueras dentro de la ciudad amurallada, cosa que aprovecho la nobleza para levantar sus palacios.
Monasterio de las dominicas de Nuestra Señora de Monte Sión,  que en 1886 trasladaron el monasterio que había estado en la antigua plaza de Santa Ana en un convento que estaba situado entre el actual Portal de l’Àngel y calles Condal, Amargós y Montsió, a las afueras de la ciudad. Los destrozos sufridos en 1909, con la Semana Trágica y en 1936,  con el inicio de la guerra civil, decidieron que las dominicas tomaran la decisión de cambiar la ubicación del monasterio, ya que los destrozos sufridos por el convento eran muy grandes y era mejor cambiar de aires y salvar el claustro que no había sido dañado. En 1947 decidieron comprar una finca en Esplugues de Llobregat y en 1950, se trasladaron con el claustro dejando la iglesia para que una vez reconstruida sirviera de parroquia a la ciudad en la Rambla de Catalunya.
Los hermanos Pere y Francesc Martí i Puig, pertenecientes a una familia de empresarios textiles aprovecharon la oferta de la venta de un solar ocupado por el antiguo Monasterio de Santa María de Montesión  en 1886, que ocupaba los terrenos que comprendían una parte del actual Portal de l’Àngel y las calles Condal, Amargós y Montsió, para comprar parte de los solares para realizar sus dos viviendas particulares. La primera de la calle Montsió 3, construida  en 1896  por Josep Puig i Cadafalch y la segunda la Casa Martí, en el actual Portal de L’Àngel 24, construida entre 1888 y 1891 por Alexandre Perich i Soler, cuyo jardín llegaba al pasaje Patriarca. En 1894, al otro lado del pasaje, Joan Frexe i Vilardaga les construyó un almacén de tejidos, que estaba conectado por un puente elevado sobre la calle, directamente con la residencia familiar.
Junto a la casa de Pere, en la calle Montsió 5, separada por el Pasaje Patriarca, se encontraba una casa de la familia atribuida también a  Puig i Cadafalch, Francesc Martí, que falleció en 1905, dejando sus propiedades a su hija Margarita, que estaba casada con un hijo de la familia Carreras, (saga de joyeros con varios establecimientos en el Paseo de Gracia), los cuales en 1920, encargaron la reforma de lo que se conoció como Casa Carreras.
En los bajos de la casa de la calle Montsió se inauguró el 12 de junio de 1897, Los Cuatro Gatos “Els Quatre Gats”,  cuyos principales impulsores fueron los pintores Santiago Rusiñol, Ramón Casas, Pompeyo Gener, Joaquín Mir Trinxet y Miquel Utrillo, que junto al hostelero y mecenas Pere Romeu i Borràs, dieron al local un refugio propicio de tertulias, en el que se podía tomar una cerveza, realizar una comida contemplar una exposición de pintura (la primera exposición individual que hizo Pablo Picasso la realizó en ese lugar en febrero de 1900), o ver un espectáculo de cabaret en el espacio conocido El Gato Negro “Le Chat Noir”. Pera Romeu cerró las puertas en 1903, acuciado por las deudas. En 1978 los bajos de la Casa Carreras albergaron la renacida taberna Els Quatre Gats,  por un grupo hostelero, ante la imposibilidad de instalarse en el local original, que estaba ocupado por un almacén textil. Finalmente, en 1983 los propietarios lograron trasladarse al emplazamiento original.
En 1896, se edificó el antiguo edificio de Catalana de Gas, obra de Josep Domènech Estapà actual  nº 22 del Portal de l’Àngel,  (hoy, el edificio de una multinacional de la moda).
Fue el punto de salida de uno de los primeros tranvías de la época cuya concesión proyectada por José Cognene fue solicitada el 16 de mayo de 1874 y aprobada el 2 de Noviembre del mismo año. Circularía en vía única desde una parada existente frente al antiguo edificio de la Compañía del Gas y se desviaba por la calle Condal hasta la plaza de Junqueras, con final en la Villa de Gracia.
En los primeros años del siglo XX, estuvo instalado un taller y un comercio de figuras religiosas en los nº 7 y 26 (que posiblemente este último fuera la tienda la Hormiga de Oro (librería religiosa), que vendiera las imágenes realizadas en el taller. Por mucho que he intentado averiguar más datos me ha sido imposible encontrarlos.
La información me llega de un visitante de la web, Samir A. Sánchez-Sandoval, entre otros profesor titular de las asignaturas de Historia del Arte, Historia del Urbanismo y de Métodos en la Investigación Científica en la Universidad Católica del Táchira en el  Estado Táchira – Venezuela, preguntándome por un taller de escultura religiosa de la Vda. de Francisco Vila, en el que a primeros del siglo XX, alguien había comprado unas imágenes para la Iglesia Parroquial de Lobatera en Táchira y que le interesaba conocer unos datos para su blog http://www.bitacorasamisan.blogspot.com/, ya que la iglesia cuenta con siete imágenes de madera, talladas antes de 1916 de Francisco Vila. Cosa que hasta la fecha no he podido encontrar.
La plaza Santa Anna, tenía una importancia muy relevante en la ciudad, en ella estuvieron ubicados un gran número de almacenes comerciales y tiendas de lujo. Los más relevantes fueron los Almacenes Fomento, Almacenes La Española, Almacenes Jorba,  (competidores directos de los Almacenes El Siglo en La Rambla de los Estudios), que ocuparon primero el número 7, mientras se construían los nuevos locales de los números 8 y 8 bis y el 30 y 30 bis de la calle Santa Anna.
Pero antes que  Pere Jorba i Gassó, se decidiera a comprar los edificios para construir los almacenes Jorba. En 1925  se había formado la Sociedad Hotel Barcelona, S. A. que pretendía realizar un majestuoso hotel de planta baja y seis pisos con 300 habitaciones con cuarto de baño,  Café, Restaurante, Colmado, Pastelería y un Gran salón de Fiestas, único en Barcelona. Para ello se había encargado el proyecto de la obra al arquitecto Francisco Monravá y a Francisco Reus, exdirector del Gran Café Colón, de la Plaza Catalunya, la dirección del mismo, pero pese a estar el proyecto muy adelantado según el anuncio de La Vanguardia del día 15 septiembre 1925, que a página entera informaba de su realización, el proyecto no se llevó a cabo.
Hoy en día el lugar forma parte del vértice de una “Y”, que forman  el principio del Portal de l’Àngel, con las calles Cucurulla y Arcs que conserva la primitiva Font de Santa Anna renovada.
Comercios que permanecieron en la antigua plaza y algunos que lograron sobrevivir y que hoy están catalogados dentro de la avenida de la Puerta del Ángel.
Nº 1. 1905, Colmado Giraut. 1924, Perfumería Rosa Huguet. 1927,  E. Flotast, depilación eléctrica.
Nº 2 y 3 1881, Jaime Pujol e Hijo, almacenistas. 1915,  Martínez Hermanos, paraguas, sombrillas y zapaterías.
Nº 3. 1905, Colmado Giraut
Nº 4. 1898, La Reforma, Bazar de Camisería. 1909, Almacenes El Fomento. 1911, Jaime Sarralde, Corsetería. 1915, Corsé Oktis, corsetería. 1924, Almacenes La Española. 1927,  Sociedad de Estudios Económicos. 1928, Au Corse Elégant, ropa interior femenina. 1928, Guillén, Bisutería y Quicallería.
Nº 5. 1882, Perfumería Agustín Ferrer. 1919, Peletería Barcino. 1919, Farmacia Permayer.
Nº 6. 1907, Almacenes Santa Ana de Coma y Turró
Nº 7. 1915, Maristany y Cia, Loza y Porcelana. 1927, Joyería  A. Bordas. Primer local de los Almacenes Jorba inaugurado el 25 de octubre de 1926.
Nº 8. 1912, Bolsa Mutualista. Paso a formar parte de los primitivos Almacenes Jorba, inaugurados el 24 octubre 1932. 1919, Acción Popular
Nº 8 Bis 1903, Doctor Vivé Picaso. Paso a formar parte de los primitivos Almacenes Jorba. 1921, Asociación de Agentes de Seguros.
Nº 9. 1898, Farmacia del Doctor Amargós 1925, Casa Rosich. 1927, Farmacia Sarrias.
Nº 12. 1904, Elvira Portillo, sombreros y modas. 1904, Colmado Parent, 1922, Marcelino Coll, agente de cambio y bolsa.
Nº 13. 1909, Ramón Silva, sastrería. 1915, Francisco Melich, artículos de piel.
Nº 14. 1908, Cabús y Alonso, Casa de Saldos. 1915, Casa Pianola. 1927, La Creación , Tapicería, sedería, lanería y tapicería. 1918, J. Millat, Peto-Martorell.
Nº 15.1920, WUTHRICH & Cia, leche condensada Borden.
Nº 16. 1913, Catalana de Gas y Electricidad, S. A. 1928, Sociedad de Filatelistas.
Nº 17. 1882, Ramon Noguera Colchonería. 1923, J. Saludes Rosell, aplicaciones de Gas.
Nº 18. 1909, Comunicado de separación de la razón social Camps Hermanos y Cía. Sucesores Juncosa. Convirtiéndose  en Juan Camps, “Dulcería La Colmena”. 1922, Flores Arisa, fábrica de cotonas y pensamientos.
Nº 19. 1882, Tienda de Alfombras. 1924, Almacenes La Española.
Nº 20. 1900, Maisón Duval, Restaurante.1911, Librería  “La Hormiga de Oro”. 1913, F. Serra, Relojero.1922 J. Rius, sombrerería.
Nº 21. 1905, Carlos Palmes tienda de labores. 1911, Americana M. López Duran, camisería y corbatería.
Nº 22. 1907, Cuartelillo de Bomberos en los bajos y Escuela nacional en el primer piso
Nº 23. 1904, Centre Català República Federalista. 1915, Zapatería Grau. 1915, Mlle. Lucía Biedak, peluquera
Nº 24. 1886, Bastonería  y Zapatería de Arnet. 1911, Banco Popular de Barcelona. 1922, Sastrería La Europea. 1924, Unión de Empresarios de Pompas Fúnebres de Barcelona, S. A. 1927, La Neófita, empresa de pompas fúnebres.
Nº 25. 1914, La Moda Inglesa.1918, Farmacia Doctor Permayer.
Nº 26. 1885, Redacción de El Protector de la Infancia. 1927, Editorial  La Hormiga de Oro.

Regreso al contenido