Iglesia San Miguel Revisada el 15 de noviembre del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Iglesia San Miguel Revisada el 15 de noviembre del 2018

Edi. Religiosos
La iglesia de San Miguel, fue una de las más antiguas de la ciudad, estaba situada en la actual plaza de San Miguel, en los terrenos que hoy ocupan el nuevo edificio del Ayuntamiento y la plaza del mismo nombre.
Estaba construida sobre las antiguas construcciones de la primitiva Barcino, y se había aprovechado el mosaico de las antiguas termas. En la actualidad una parte se conserva en el Museo Arqueológico de Cataluña
El templo se levantó sobre construcciones romanas: el pavimento de la nave era un mosaico de las antiguas termas, con peces y monstruos marinos negros sobre fondo blanco, que fue arrancado en el derribo y se conserva hoy en el Museo Arqueológico de Cataluña, ubicado al antiguo Palacio de Artes Gráficas, (Construido para la Exposición Universal de 1929), dentro del Parque de Montjuïc.
La iglesia sufrió bastantes ataques en aquella época que provocaron, un fuerte deterioro. En 1147, se realizó una reconstrucción para paliar los destrozos ocasionados. En 1516, se le añadió a la puerta románica, otra de estilo gótico-renacentista, encargada por vicecanciller Jerónimo Descoll, obra de Gabriel Pellicer y Pablo Mateo. En 1561 René Ducloux en colaboración con Gabriel Pellicer realizo las esculturas de la portada principal, colocando en el centro de la puerta al arcángel San Miguel, a quien estaba dedicada la invocación de la iglesia, custodiado en los laterales por los arcángeles Rafael y Gabriel, así como la decoración interior en un estilo renacentistas.
La iglesia tenía una planta, con cuatro capillas a los lados, al lado del presbiterio tenía construido un campanario de forma rectangular, el vestíbulo de  forma rectangular tenía cuatro capillas  posteriormente se acondiciono la capilla del Santísimo. En ella  se instaló el sepulcro construido en alabastro de  Jerónimo Descoll, vice-canciller de la corona de Aragón,  el cual había sufragado los gastos de la construcción del portal gótico-renacentista de la iglesia. En la actualidad el sepulcro se conserva en el Museo Diocesano de Barcelona.
En 1711, la  bóveda fue decorada por el italiano Ferdinando Galli Bibienna, con pinturas murales que en 1717, debido a una enfermedad ocular, le hizo volver a Bolonia. La decoración barroca de cornisas y columnas que adornaban el ábside fueron realizadas por Salvador Gurri, En la bóveda del ábside estaba la pintura de la Gloria, de Antonio Viladomat.
La iglesia fue también sepultura de varios militares y personas de la nobleza. En 1823 entre el 15 de enero y el 12 de junio acogió la imagen de la Virgen de Montserrat, protegiéndola de las peleas entre liberales y absolutistas, que la ponían en peligro su integridad.
En 1835, la iglesia perdió su título parroquial para pasar a ser la capilla particular de la Casa de la Ciudad. En 1869, llego el fin de la iglesia, el ayuntamiento deseando ampliar las dependencias decretó el derribo de la antigua Iglesia de San Migue
La Iglesia fue desmotada y algunas partes fueron trasladadas a otras iglesias de la ciudad. La portada renacentista fue trasladada a la Basílica de la Merced, en su entrada por la calle Ample. El campanario, se colocó en la iglesia de la Concepción, en la calle de Aragón, al lado del mercado del mismo nombre. Un grupo escultórico renacentista realizado por Martín Díez de Liatzasolo que representa la Dormición de la Virgen, se puede visitar en la actualidad, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. El Museo de Arqueología de Cataluña, tiene entre otras piezas un antiguo capitel del siglo VI, que era usado en la desaparecida iglesia como pila bautismal.
En 1936, los arcángeles Rafael y Gabriel que adornaban la puerta, colocada en la iglesia de la Merced, las fuerzas anarquistas los destruyeron, al ver que no era aconsejable el incendiar la basílica.  
Regreso al contenido