Rambla de Capuchinos o del Centro – Rambla de Caputxins o del Centre - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rambla de Capuchinos o del Centro – Rambla de Caputxins o del Centre

Ramblas
Se encuentra a continuación del Llano de la Boquería “Pla de la Boqueria”, cuya numeración empezaba en el Llano de la Boquería desplazándose en dirección al mar. En cuyo lugar existía una explana que en principio fue ocupada por el Monumento a la Paz “Monument a la Pau”, construido en 1876 por Antoni Rovira i Trias, el cual fue derribado poco tiempo después para la construcción del monumento a Colón que se construyó para la Exposición Universal de 1888. En este trozo de las Ramblas, convivieron varios conventos, que fueron quemados en las revueltas de 1835, el principal fue el de los Padres Capuchinos que fueron con aparte de la Rambla del Centro, por el que se conoció en  aquellos tiempos, a la Rambla del Centro.
Fue el primer tramo que se acondiciono como paseo, por lo que al  principio quedo un poco más elevado que el resto. La urbanización fue al principio el principal foco de tensión, entre el ayuntamiento y los socios-accionistas del Gran Teatro Liceo por las continuas demandas y la exigencia de acondicionar aquel trozo del paseo a su gusto. Tenemos que tener en cuenta que toda la clase alta tenía cita en el Liceo los días de función y pretendía que la urbanización se hiciera a gusto y comodidad de ellos.   
Las noches de ópera, el paseo se transformaba a la entrada y salida del teatro, con la presencia de la burguesía exhibiendo sus mejores vestidos paseando mientras esperaban la hora de entrada  al teatro o esperaban la llegada de los carruajes. Los cronistas de la época llamaron jocosamente a aquel trozo de la Rambla del Centro, El Terrado “El Terrat”. En 1881 se inició la colocación del primer alumbrado eléctrico entre la Ramblas de las Flores y la de Capuchinos, desde la Iglesia de Belén hasta el Teatro Principal.
Pasada la calle Unión, existió el colegio de San Buenaventura “Sant Bonaventura”. En 1835, tras los acontecimientos anticlericales de la zona, el terreno fue desamortizado y el convento fue abandonado por los franciscanos, en su lugar la familia italiana Durio, construyo un palacete llamado “La Fonda de Oriente” aprovechando parte de la antigua construcción en especial el Claustro, que reconvirtieron en el salón principal como comedor de grandes acontecimientos. Se inauguró el 21 de abril de 1842 y fue un acontecimiento en la ciudad, ya que era el primer hotel de la ciudad en incorporar la iluminación de “Luz de Gas”, novedosa tecnología en aquella época. Durante gran parte del siglo XX la calle Unión, fue un punto de concentración de los mayoristas de publicaciones, a la que iban los kiosqueros y tiendas de periódicos, a buscar los números atrasados de periódicos, o fascículos de colecciones que se habían puesto de moda en la segunda mitad del siglo XX y que por alguna manera no habían recibido.
En el otro lado nos encontramos con la calle Fernando que nos lleva directamente a la Plaza de San Jaime “Plaça de Sant Jaume” con el Palacio de la Generalitat y el Ayuntamiento. La calle Fernando “Ferran”. En un principio fue bautizada como calle de Fernando VII de España en honor al rey reinante por aquellas fechas, en 1910 para acortar un poco el nombre y hacerlo más nominativo se la rebautizo como calle de Fernando VII, con la segunda república paso a llamarse calle de Fivaller, antiguo consejero catalán. En 1939 con la llegada de la dictadura la calle recupero el nombre de Fernando hasta que en 1980 se transformó en la calle Ferran. La calle no era como la conocemos ahora, sino un recoveco de callejuelas que partían desde la muralla. En principio cuando se diseñó, se pretendía que llegara en línea recta desde las Ramblas hasta el Parque de la Ciudadela.
Después nos encontramos con el pasaje Colón una pequeña abertura con soportales, que te invita a visitar la Plaza Real “Plaça Reial”, plaza construida en 1850, (en un solar que había quedado vacío y que en su tiempo fue ocupado por el convento de los padres capuchinos), en honor de los Reyes Católicos. De este antiguo convento este trozo de la Rambla que conocido como la Rambla del Centro (por su posición en el trazado) pasó a llamarse como Rambla de Capuchinos “Rambla de Caputxins”, por el convento desaparecido.
La Plaza fue proyectada por Francesc Daniel Molina i Casamajó, el cual diseño para su parte central un monumento dedicado a Fernando el Católico, al escultor valenciano Josep Piquer. El monumento tuvo muchos detractores, entre ellos el de la reina Isabel II, término desapareciendo en los disturbios de 1868.
En 1876 se tomó la decisión de colocar en el lugar que había dejado vacío el monumento una fuente, al arquitecto Antoni Rovira i Trias, que bautizaron como la fuente de “Las Tres Gracias”, (el amor, la belleza y el placer). Las Farolas que iluminan la plaza fueron diseñadas por Antoni Gaudí i Cornet.
Justamente en frente del Pasaje Colon en el lado del Raval, nos encontramos con la calle Conde del Asalto actual “Nou de La Rambla”, la calle era a principios del siglo XX, la más utilizada para llegar al centro neurálgico del Paralelo y de sus múltiples locales de ocio de la zona. Era la calle por donde de una forma desenfrenada se desplazaban los carruajes alquilados por los teatros y salas de fiesta, para desplazar a los clientes a la entrada y salida de los espectáculos.
Al llegar a este punto nos encontrábamos con la Plaza del Teatro y la Rambla de Santa Mónica, el último espacio de la Rambla que nos llevaba al puerto.
Los principales edificios y comercios de la zona fueron los siguientes:
Lado Barrio Gòtico "Costat Barri Gòtic"
Nº 1.  Actual 78. Confitería “La Palma”, de Gual Casarrobona.   En este lugar a finales del siglo XVIII, estuvo la salida de carruajes de llegada y salida para los diferentes puntos de la comarca y para el resto de España, en el antiguo edificio se ubicó un local que hacía las veces de tasca-bar y despacho de billetes. El tiempo y la construcción en la acera de enfrente en 1837 del “Gran Teatro del Liceo” obligo a una primera reforma para atender  a los viajeros y clientes del teatro. El aumento de clientes y la calidad de estos últimos, obligo a mejorar el local y dividir el espacio con el fin de crear dos espacios distintos. Las obras se realizaron a mediados del siglo XIX, la reconstrucción de la parte de los clientes del Liceo, muy acorde con la decoración del teatro pasándose a llamar “Chocolatería El Mallorquín”. En 1928 los antepasados de los actuales dueños, compraron el local y después de una nueva restauración lo inauguran en enero de 1929 como el Café de La Ópera “Cafè de l´Òpera”.  En junio de 1971, en una de sus mesas se fundó la compañía de teatro catalán “Els Comediants”, dirigida por Joan Font i Pujol.
Hotel Restaurant Internacional, formado por un edificio de dos cuerpos que se construyó en 1884 en el lado “Ciutat Vella” del “Pla de la Boqueria”, una parte se construyó sobre la terraza que estaba  adornando de la fuente eliminando la parte superior de esta y en el edificio correspondiente al  nº 1, de la Rambla de Capuchinos o del Centro. Con el mismo número en 1924 se estableció la Banca Mas Sardà. A mediados del siglo XX abrió sus puertas la empresa Viajes Ortega que ocupo el número 1-3 del Llano de la Boqueria y que con la unificación de la Rambla se convirtió en el número 78. Electrodomésticos Framen, que cerró en 1966.  
Nº 3.Actual 72. Restaurante Casanova. Después paso a ser el Restaurante Liceo, cambiando el poco tiempo su nombre quedando como Restaurante Brasearía Gran  Liceo en 1923.
Camisería Hnos. Bonet, fundada en 1890, frente al teatro Liceo, tenía una decoración de madera de caoba con un estilo Modernista Vienes. Constaba de planta baja (Tienda) y piso (Taller), en aquellos tiempos en que imperaba la elegancia masculina, era el sitio ideal para que la burguesía que acudía al Liceo, encontrara en ella, no solo la confección de sus camisas a medida, sino que también pudiera encontrar aquellos elementos en los que estaba especializada, de las últimas novedades de Paris y Londres. Con la reunificación de las Ramblas paso a tener el número 72. Dos tiendas más arriba, se encontraba su mayor competido durante muchos años la Camisería Xancó.
En 1989 con motivo de su centenario realizo una importante reforma de restauración para reparar los desaguisados del tiempo. En 1993 fue galardonada con el premio Guapa para siempre “Guapa per Sempre” por el Ayuntamiento colocando una placa en la acera frente a la tienda como reconocimiento a las tiendas históricas de la ciudad. . En julio de 2002, el Premio de Tradición Comercial otorgado por la Generalitat de Cataluña. A final de ese mismo año, después de tres generaciones la tienda tuvo que cerrar y fue adquirida por un empresario pakistaní……..
Nº 5. Restaurante Martín 1881. Librería Verdaguer. Cinematógrafo Paris, primitiva sala de cine que en 1909, se especializo en proyectar pequeñas proyecciones. Pañería Inglesa 1929.
Nº 7. Empresa de Publicidad Los Tiroleses. Papelería Kalamazoo. Instituto de Masaje. Depilación F. Farré.
Nº 9. Cabanellas y Cía. empresa de Valores. Banca Tusquets fundada en 1899, obligada a cesar su negocio a causa de una suspensión de pagos en abril de 1951, fue absorbida por el Banco Industrial de Barcelona. Calzados Josep Says. Banco Español de Crédito
Nº 11. Sastrería F. Ibáñez. Crédito y Fomento del Ahorro. Central Fotográfica.  
Nº 13. Armería, Caza y Pesca Beristaín, conocida  como  “Can Beristaín”, exiliada de la esquina de la Rambla con Ferrán por un McDonald's que invadió aquel lugar de las Ramblas.  Como he dicho en alguna otra ocasión los comercios emblemáticos de Las Ramblas, han ido desapareciendo, debido a la desidia y falta de colaboración de los diferentes gobiernos municipales, que no han querido o sabido proteger la fisonomía de Las Ramblas.
Nº 13 Bis. Miele & Co. Orfebrería de Arte “Orfevrerie d’Art”. Amsaco Concesionaria para Cataluña de Radios y Refrigeradores
Nº 15. Relojería El Cronómetro. Mechero Auer. Joyería y Relojería La Cubana. Café Tupinamba. Agencia de Publicidad, Publicitas. Administración de Lotería número 8, “Lotería Lluch”.
Nº 17. Farmacia Cayetano Lledó. Farmacia Internacional Doctor Viñas. Cooperativa Obrera de Distribución.  Óptica Font. Perfumería José M. Rossel.
Nº 19. Librería Granada, Librería Luis Borgé. Restaurante Glacier. Peluquería Enrich.
Nº 21. Sala Durban, Baúles y Maletas A. Absil. Hotel Mayoral. Banca Jover. Bar Automatic Savarin
Nº 23. Peluquería Masachs. Café del Brasil, en los anuncios de la época había dos direcciones el 23 y 27, no he podido comprobar si de verdad existieron o era un error de impresión.
Nº 25. Doctor José Cantarell. Librería General. Ortopedia  y Cirugía Tort Matamala
Nº 27. Sociedad Emilio Clausolles, Ortopédico y Podólogo, en aquel tiempo ya se vendían productos del Doctor Scholl. Viajes Marco.
Nº 29.
Nº 31. Botica Colon. Farmacia Sanchis. Manufacturas Sucesor de Bossi. Restaurante Café Suizo, Aunque su inauguración se efectuó en 1857 en el nº 17 de la Plaza Real “Plaça Reial”, hasta 1880 con la ampliación del local no se abrió la puerta de entrada por el nº 31 de la Rambla del Centro, esto dio motivo en su día a que algunos historiadores lo ubicasen como dos locales comerciales distintos cuando en la realidad era solo uno unido en su interior. Farmacia Perxes. Calzados Maxims, nombre con el que se inauguró, finalizada la guerra civil la castellanización de los comercios hizo que pasase a llamarse a llamarse “Calzados Máximo. Peluquerías Arnal 1962
Nº 33. Perfumería y Peluquería Salvador Vives. Joyería Jacinto Roca. Imprenta Bartolomé Tasis. Agencia de Viajes Cosulich. Viajes Baixas.
Nº 35. Actual 40. Fonda Cuatro Naciones fundada en 1770. En el siglo XIX, se edificó el nuevo Hotel “Cuatro Naciones”, (haciendo referencia a Francia, Italia, Inglaterra y Portugal), con las comodidades propias de la época que motivaron la visita de personajes importantes. En 1838 estuvieron hospedados, Frederic Chopin y su mujer George Sand. En 1904 fue Alfonso XII, el que se hospedo en el hotel. Con el desplazamiento de la ciudad hacía el ensanche y coincidiendo con el deterioro de aquella parte de la ciudad el Hotel perdió protagonismo. En 1929 paso a ser Hotel Sicoris, en la actualidad es nuevamente el “Hotel Cuatro Naciones”, con la numeración de Ramblas 40. El Mechero AUER aparatos de iluminación de gas a base de manguitos. Peluquería Portabella.  Perfumería Aro
Nº 37. Actual 38.  Farmacia de Aguilar 1881. Farmacia Perello 1924. Pastelería Isla de Mallorca en 1924.  Chez Maxim's en 1924. Café Bar Sicoris desde 1929, como anexo al hotel Cuatro Estaciones, en 1934 se amplía el restaurante con los bajos del hotel. En julio 1939, es obligado  a cerrar junto a otros locales de aquella zona de las Ramblas, por permitir el juego en su establecimiento, prohibido desde la llegada de la dictadura. Viajes Catalonia en 1930.Después de la unificación de la numeración con el número 38: en 1959 Lamaignere agentes de  Italnavi. Banco de Vizcaya.
 
Lado Raval “Costat Raval”
Nº 2 Joyería Carlos Vendrell desde 1840.  Conservatorio del Liceo 21 enero 1954
Nº 4. Ahora 51-59. Gran Teatro del Liceo, Se empezó a construir en 1847. En 1861 sufrió su primer incendio del que solo se salvó “El Vergel”, que después se llamó la “Sala de los Espejos” y la fachada de entrada de las Ramblas, (las mismas que se salvaron en el incendio de 1994).
El Liceo se construyó en el tiempo record de un año bajo la dirección de Josep Oriol Mestres. En 1893 en una época de desórdenes por parte de empresarios, sindicatos y trabajadores, durante una representación de opera el día 7 de noviembre fecha en que se inauguraba la temporada de ópera 1893-1894, con la representación de Guillermo Tell, el anarquista Santiago Salvador, lanzo dos bombas al patio de butacas desde las localidades del último piso que ocasionaron 20 muertos. Este episodio fue posteriormente novelado en 1943 por Ignacio Agustí Peypoch en "Mariona Rebull”.  En 1976 TVE realizo una serie  de diez capítulos dirigida por Pedro Amalio López evocando los hechos acontecidos con la serie “La Saga de los Rius”.
Tras el segundo incendio, ocurrido el 31 de enero de 1994, ha sido reconstruido, respetando su decoración y estilo originales, con importantes mejoras tecnológicas que lo han convertido en uno de los teatros más modernos del mundo.
Nº 6. Clínica del Doctor Lloret. Banca Chaves y Cía. Compañía en Comandita. Papelerías Villan. Calzados Maxims aunque su nacimiento fue con este nombre en 1940  una vez llegada la dictadura tuvo que asumir la castellanización de los nombres comerciales pasando a denominarse como Calzados Máximo. Escuela de choferes La Gestora Mundial.
Nº 8. Librería Francesa “La Librairie Française” fundada por los hermanos Alphonse y Joseph Piaget, tuvo su origen en 1845,  después amplio la librería adquiriendo el nº 10. En 1914, la librería fue adquirida por la firma Hachette, con la unificación de la numeración, pasó a ser el nº 57, cerró sus puertas en 1972.
Nº 10. Litografía del Liceo. Librería Francesa.  Bar del Centro, se encontraba junto a la primitiva Librería Francesa de la Rambla del Centro, frecuentado por revolucionarios, sindicalistas, poetas, periodistas, aprendices de toreros, cupletistas...  En este bar se reunía la redacción del semanario Los Miserables, desde donde lanzaban sus proclamas revolucionarias. Camareros con chaqueta blanca y la servilleta colgada del brazo. Fue el primer cabaret de Barcelona, el bar tenía un sótano, que con el tiempo se acondiciono como “Nido de Arte”, con un letrero que te encontrabas al bajar la escalera que decía "Au fond de la mer" El Fondo del mar, el recinto tenía en un rincón el clásico piano desafinado para entretenimiento de los clientes.
Entre los muchos clientes que podría citar se encontraba Manuel Fontdevila Crujiente, autor teatral y periodista, que llego a ser director  del  "El Heraldo" de Madrid, de línea claramente antimonárquica y republicana, acabada la guerra civil se exilió en 1939 a Argentina donde falleció. La apertura de nuevos locales de ocio en la zona, hizo que una parte de los clientes se desplazaran hasta estos nuevos locales, donde la limpieza y orden estaban presentes, el Bar del Centro, era un lugar donde el olor a sudor era lo más frecuente. El bar fue perdiendo clientela y en 1929 su dueño determino por traspasarlo.
Nº 12. Bragueros Vives. Dr. McLaughlin. La  Villa de Pará. Instituto Electro-Técnico. Granja Barcelonesa inaugurada el 27 de mayo de  1922.  
Nº 14. Perfumería Higiénica, Renaud Germain. Perfumería P. Baltasar.
Nº 16. Marmotor Barrufet. Relojería Roca y Cadira. Nonell Rovira y Matas. Sala Guarro. Sastrería Plañxart. Banca Nonell. Modas García. Banco Atlántico, procedente de Banca Nonell.
Nº 18.
Nº 20. Librería López Bernagosi. Pasa a denominarse “Librería Española Antonio López”, Banca Mas Sarda. Gran Hotel Oriente. Granja Royal Oriente.
Nº 22. Ahora 45. Gran Hotel Oriente. Granja Royal. En 1628 bajo el mecenazgo de Pere Canals se fundó una Iglesia, a la que se le añadió un convento y después un colegio que se consagro a San Buenaventura. Con la desamortización de terrenos en 1835, el convento fue abandonado por los franciscanos y en su lugar la familia italiana Durio, construyo un palacete, al que llamaron “La Fonda de Oriente”, aprovecharon el “Claustro” reconvirtiéndolo en el salón principal como comedor de grandes acontecimientos.
Se inauguró el 21 de abril de 1842 y fue un acontecimiento comentado en todos los periódicos de la ciudad, en especial el “Diario de Barcelona”, que dedicaba un artículo en el que comentaba que era el primer hotel de la ciudad en incorporar para su iluminación, la novedosa tecnología de la incipiente “Luz de Gas”. Hoy en día los que lo visitan pueden comprobar que todavía se conservan unas espectaculares vidrieras que fueron hechas al ácido. Durante la primera mitad del siglo XX, el hotel pue uno de los locales escogidos por las figuras del toreo, para pernoctar los días de corrida, tenemos que tener en cuenta que en la calle de Escudillers, habían instalados varios bares en los que se reunían aficionados taurinos, mozos de estoques, apoderados y algún que otro banderillero para discutir sobre las corridas celebradas o a celebrar. En 1931 el hotel tomo el nombre definitivo de Hotel Oriente.
Nº 24. Ahora 43. Edificio reformado como sede de la Guàrdia Urbana de “Ciutat Vella” desde finales del siglo XX, tiene una historia que se remonta a 1595, cuando era un solar en el que se edificó el colegio de la Orden Mendicante de los Carmelitas Calzados, con el nombre de San Àngel Mártir. Estos monjes se habían instalado en Barcelona a finales del siglo XIII, en la calle del Carmen, al lado del antiguo Hospital de la Santa Creu. Con la desamortización de 1830. El edificio fue utilizado para los almacenes de don José María Nadal, luego el edificio fue convertido en cuartel de la guardia civil. Según un artículo de la Vanguardia del 15 de octubre de 1886, el edificio fue adquirido por Manuel Girona, presidente de la comisión que se encargó de la construcción del nuevo edificio destinado a albergar la sede central del Ateneo Barcelonés. El precio estipulado fue de 100.000 pesetas.
El Ateneo Barcelonés “Ateneu Barcelonès”,  aprovecho la capilla de la antigua iglesia para  habilitar la biblioteca de la institución. Anteriormente había adquirido unos solares en la Calle Ausias March entre Roger de Flor y Sicilia, para trasladar el cuartel de la Guardia Civil. Se calculó que el nuevo cuartel de la Guardia civil será capaz de alojar cómodamente a más de mil hombres.
Nº 26. El diario La Publicidad que nació el 25 de febrero de 1878, paso a la este núm. de La Rambla del Centro el 18 de julio de 1886 en su inicio se editó en castellano hasta el 1922, fecha en que se comenzó a editar en catalán. Durante su existencia tuvo serios enfrentamientos por sus ideales. De tendencia anticlerical, se mostró contrario al catalanismo, especialmente desde que Alejandro Lerroux García publicó artículos que no fueron del agrado de una parte de la ciudadanía, en 1906 bajo la dirección de Emili Junoy Gelabert, el diario abandono el radicalismo. En 1907 se unió al  movimiento de “Solidaritat Catalana”. En 1915,  fue nombrado director Romà Jordi, que  dio al diario un tono más catalanista. En 1921 compro el diario La Federación Patronal.  En 1922 fue adquirido por el nuevo partido “Acció Catalana”, rama liberal de la “Lliga Regionalista”, el 1 de octubre de 1922 pasó a ser redactado en catalán bajo la denominación de “La Publicitat”. Finalizada la Guerra Civil  desapareció definitivamente el 23 de enero de 1939.
M. Pujol, comercio en el que se vendían localidades para teatros. Sala Haas, local de conciertos instalado en el piso principal. Circulo Republicano. Bar Trink Halle 1911, aunque la puerta de entrada era por el número 2 de la calle del Conde de Asalto “Nou de la Rambla”, coincidía con la esquina de la Rambla del Centro, tuvo su apogeo durante la primera guerra mundial, era un lugar permisivo con las mujeres que ejercían la prostitución ya que les permitía contactar con los futuros clientes. Con el fin de la guerra civil y la severidad impuesta por el nuevo régimen cerró sus puertas en 1939 ocupando, su lugar el Bar Covadonga.
Charcutería La Castellana, comercio de gran calidad, con especialidad en los productos del cerdo ibérico. Colmado Juan Magriña. La administración de Lotería núm. 35 de María Illa que llego a ser una especie de La “Bruixa d’Or”. Los problemas familiares hicieron que la administración registrara un desorden administrativo que acabo en unas perdidas considerables, esto y su detención, obligó a cerrarla en 1936. 1943  Administración número 35, de don Agustín Bosch, antigua María Illa.
Nº 28. Crédit Lyonnais
Nº 30. 1885, Sastrería Pantaleoni Hermanos. 1893, Expendeduría de Tabacos Habanos. Sociedad de Atracción de Forasteros. Constituida en 1908, por el exalcalde Domènec Joan Sanllehy i Alrich, (fue alcalde de 1906 a 1908), el cual estuvo casado con Anna Girona i Vidal, marquesa de Caldes de Montbui hija del banquero Manuel Girona. Durante su mandato ya visualizo el potencial de la ciudad en su elemento cultural y turístico. Su pasión por la cultura y la falta de respuesta por parte del consistorio y la presentación de una moción de censura, le hizo presentar su dimisión, dimisión que no fue aceptada por el pleno del ayuntamiento. Fue miembro de la comisión organizadora de la Caja de Pensiones de Barcelona hoy “La Caixa”, presidente del Círculo del Liceo. La primera oficina la instaló en el primer piso, aunque la aceptación conseguida le hizo desplazar la oficina hasta la planta baja. Para reforzar la oferta edito la revista turística,  “Barcelona Atracción”, que fue uno de los principales elementos en el éxito conseguido, de la cual no se ha conseguido guardar ningún número digitalizado. Con motivo de la guerra civil, la revista dejo de editarse, por las dificultades económicas y por la falta de interés turístico. En 1945 la junta Provincial de Turismo recogió la antigua idea y público la revista hasta 1954, fecha en la que desapareció definitivamente. 1949  Muebles Cama Ortega.
Centro Gallego de Barcelona “Centro Galego de Barcelona”, (actualmente  nº 35-37)  aunque su andadura tiene sus comienzos en 1892, diversos avatares en su historia hicieron, que no fuera hasta 1948, que volviera a refundase como un único centro de unión y reunión de los gallegos que viven en Barcelona, instalándose en el piso encima del Cabaret “La Buena Sombra”.  
Nº 32. 1892 Café Restaurant Americano.1899 Diario Mercantil. Salón Mágico, le sucedió el Salón Teatro Moderno, activo del 1907 al 1925, teatro que podríamos llamar de bolsillo, se especializó en números circenses: La mujer más pequeña del mundo, el soldado más alto, etc. fueron algunos de los números representados.1925 Perfumería Baltasar. 1930 Restaurant Sport. 1932 Agrupació Catalans d’Amèrica. 1945 Bodega Los Candiles. 1950 Muebles Omega
Nº 34. Salón de Proyecciones en dicha sala no solo se proyectaban películas sino que se ofrecían programas de Variedades hasta que en el  2015, fue derribado para construir el nuevo edificio del Excélsior. Excélsior Billar, construido sobre el antiguo local del Salón de Proyecciones, fue fundado por un grupo de entusiastas del billar, que celebraban sus partidas, en el sótano del local  con apuestas incluidas. Reformado se convirtió en uno de los cabarets con más fama de la ciudad, fue uno de los cabarets de moda por el que pasaron políticos, aristócratas, toreros y escritores. Maris Carol ambientó en su novela “Una velada en el Excélsior, muy explícitamente, la historia de dicho local. En 1931 los sótanos que habían albergado la sala de billares, se convirtieron en un minigolf de 18 hoyos, en el que la aristocracia practicaba el deporte de salón.
Tras permanecer cerrado durante un tiempo se hizo cargo del local, Antonio Astell que realizo una remodelación para convertirlo en music-hall en 1934. Tras la guerra civil, el Excélsior con las prohibiciones propias de la dictadura perdió el carácter libertario y entro en decadencia cerrando durante un tiempo, el 12 octubre 1946 después de unas obras realizo la reapertura del Club Excélsior. A principio de los cincuenta tuvo una nueva reapertura, con el nombre de Folies bajo la dirección del maestro Demon, también  conocido como Chez Demon, nombre de guerra de Llorens Torres Nin, músico que empezó a  descollar en el Café Catalán de la Rambla de Santa Mónica, el lugar fue ocupado en 1955 por el Cabaret Tabú, que por aquel entonces tenía la numeración actual de las Ramblas nº 33. En 1978 hizo su presentación el cantante “Loquillo”. En 1936 una parte del local fue adquirida por el Cine Mar, que estuvo abierto hasta 1992, empezó con el objetivo de dar a la zona un nuevo lugar de ocio y acabo, como un lugar desagradable, ya que en él se juntaba aparte de la suciedad que según los que habían acudido a sus sesiones, se juntó con la degradación de los espectadores, que pronto dejaron de ver películas para buscar otras sensaciones.
Nº 36-38. 1885 B. Rubio Dentista. 1909 Cine Bello-Graff, luego se convirtió el 6 de mayo de 1913 en el cine “Príncipe Alfonso”, después de varias reformas se convirtió el 14 de abril de 1931 en el Cine Ramblas, cerró sus puertas el 30 de junio de 1967. El local lo había comprado el empresario Matías Colsada con el propósito de  realizar unas obras importantes en su interior y convertirlo en el “Teatro Colón”. Las obras nunca llegaron a realizarse y el local se convirtió en un Bingo.
También estuvieron: 1911 Restaurante La Terraza. 1914 Sastrería Grand Gérard. El 12 de enero de 1917, se inauguró en el sótano del edificio “Refectorium”, uno de los restaurantes más conocidos de la Barcelona del primer cuarto del siglo XX. Pronto sus mesas fueron frecuentadas por intelectuales y políticos, sus puertas acumulaban gran cantidad de curiosos deseosos de contemplar a los comensales lo que entorpecía la entrada de los clientes. En 1923 en la visita a Barcelona de Albert Einstein, hizo  su visita al restaurante para degustar sus productos. Como en muchas ocasiones la gloria fue bastante efímera por la mala gestión y los gastos superaron a los beneficios lo que provoco una quiebra fulminante y a mediados de 1925 el restaurante tuvo que cerrar.
Otro de los establecimientos que se recuerdan del lugar fue el Bar- Charcutería El Gato Negro, inaugurado el 18 diciembre 1924.  El lema que puso de moda el bar, en todos sus anuncios era que “En este local no se admiten propinas”. Aunque existen discrepancias sobre el cierre de dicho bar, ya que según algunos historiadores en 1930 se vendió la barra del bar, el 12 mayo 1934 en La Vanguardia sale un anuncio corporativo  “SPORT DRINK”, en el que sale como uno de los  bares que ofrecen dicha bebida.
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal