Rambla de Cataluña - Rambla de Catalunya ¡¡ En Construcción!! - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Rambla de Cataluña - Rambla de Catalunya ¡¡ En Construcción!!

Ramblas
La Rambla de Cataluña “Rambla de Catalunya”, discurre desde la Plaza Catalunya hasta la Diagonal, entre el Paseo de Gracia y la calle de Balmes, es una de las vías más comerciales de la ciudad, que tuvo sus orígenes en el descampado que dejo la antigua estación de tren de Martorell y en la manzana número 39 según el plan Cerdá y que termino por ser la actual plaza de Catalunya a petición del pueblo que no deseaba que fuera una manzana edificable como pretendía el plan Cerdá, sino un lugar a donde poder respirar un poco de aire limpio al salir de la antigua ciudad amurallada.
Pero si retrocedemos en el tiempo, nos encontraremos que en aquel descampado que existía a mediados del siglo XIX, solo existían dos estaciones a las afueras de Barcelona (Sarria en su actual emplazamiento y Martorell en la confluencia aproximada con el cruce con la Ronda de Universidad), sin ninguna construcción y sin haberse abierto la actual calle Vergara “Bergara”, no fue hasta el 18 de julio de 1861, que por medio de una Real Orden, se autorizaba la construcción de una vía de enlace entre las dos estaciones.
El proyecto de Cerdà, que no preveía la construcción de la plaza de Catalunya, provoco que la incipiente Rambla de Catalunya tuviera su comienzo al final de la Rambla de Canaletas, ya que los terrenos pertenecientes a dicha plaza pertenecían a la célebre manzana 39 y la construcción de la primera casa del ensanche (Casa Gibert) en dicha manzana en 1860, colaboraba este hecho. Un anuncio del desaparecido Café “Alhambra”, que encontraran en las imágenes, lo demuestra fácilmente, en cualquier información del siglo XX, encontraran a dicho café con la numeración del nº 4, (posterior teatro Barcelona) y en el anuncio de 1898, dicho café tenía la numeración del 28 y no fue hasta el 1902, en que se empezó la urbanización de la plaza de Catalunya que se oficializo la nueva numeración que todos conocemos.
Los periódicos del día 20 de febrero de 1877, anunciaban el decreto del alcalde Sr. Manuel Girona i Agrafel, del acuerdo del día 11 de febrero en el que se consensuaba la apertura del expediente de apertura de la Rambla de Cataluña, desde La Ronda de Universidad a la calle Provenza, con el siguiente Anuncio Oficial del 19 de febrero de 1877.
En 1930, se produjo una pequeña reurbanización de la zona, eliminando el paseo central, en el trozo de la Plaza Catalunya para dar paso a las nuevas líneas de tranvía que por entonces tenían el epicentro para las diferentes  barriadas en la plaza y sus alrededores. En el trozo que iba de la Plaza de Catalunya a la avenida Cortes (actual Gran Vía), para dar una mayor prioridad al tráfico rodado, que ya empezaba a ser importante en la zona, se ensancharon un poco las aceras, colocando unos pequeños jardines en la parte cercana a la calzada. Hoy en este trozo existe la entrada de un aparcamiento subterráneo, con aceras y carriles centrales de dos direcciones.
El resto de la Rambla de Catalunya, tiene un paseo central bordeado de tilos con una escultura en cada extremo: “El toro sentado” en la intersección con la Gran Vía y “La jirafa coqueta” en la Diagonal. Las dos esculturas son obras de Josep Granyer i Giralt  escultor y grabador, que fueron donadas a la ciudad por la asociación de Amigos de la Rambla de Cataluña “Amics de la Rambla de Catalunya” en 1972. En aquel tiempo ocupaba la alcaldía de Barcelona uno de los alcaldes más nocivos que tuvo la ciudad en el plano de destrucción de elemento y edificios históricos, que pretendía eliminar el paseo central y convertir la Rambla en una vía de circulación rápida. Los Amics de la Rambla de Catalunya, pensaron que con aquella iniciativa de dar al paseo un lugar donde dedicar una parte al arte monumental, se podía poner freno a la realización del nuevo proyecto, cosa que por suerte y por el cambio de edil en 1973 de Enric Masó i Vázquez, se paralizo el proyecto.
En el cruce de la Rambla de Catalunya con Gran Vía, en el que hoy se encuentra una fuente que es rodeada por el transito automovilístico, el monumento se inauguró coincidiendo con la Exposición Universal, el 31 de mayo de 1888, dedicado a Joan Güell i Ferrer, obra del arquitecto Joan Martorell i Montells. El conjunto escultórico tenía 16 metros de altura, se colocó en el centro de una isleta cuadrada dejando un espacio para que los peatones pudieran cruzar y en las esquinas de la pequeña plaza, se colocaron cuatro farolas para la iluminación de la misma.
En 1936 el monumento fue destruido en las revueltas ciudadanas como represalia del alzamiento del General Franco por grupos anarquistas. Acabada la Guerra Civil fue reconstruido y inaugurado en 1945 por el entonces escultor del régimen Federico Mares, en la pequeño paseo central existente en la Gran Vía entre Paseo de Gracia y Rambla de Catalunya, dejando el centro para el actual surtidor.  
En un principio fue un centro de diversión de aquellas personas de la alta sociedad que no querían desplazarse al Paralelo, pero querían disfrutar de espectáculos de cine o teatro, en su recorrido estuvieron ubicados, los teatros: Gayarre, Nuevo Retiro, Teatro Cine Dore, Salón Eslava, Barcelona, Calderón, Candilejas, los cines: Alhambra (El Cine Alhambra tenía la peculiaridad que estaba situado en un solar con entrada por Paseo de Gracia y por Rambla Catalunya por el lado de Rambla Catalunya era el Cine Alhambra y  por el Paseo de Gracia era el Cine Belio Graff). Antes había sido la Cervecería Alhambra por la que pasaba “la riera de´n Malla” en su camino dirección a la Calle Caspe Alcázar, Alexandra, Alexis, Club Coliseum, Salas de Fiestas: Bodega del Calderón, Bolero, hoy todos desaparecidos en pos de las grandes salas multicines que tanto han proliferado.
Desde un principio también fue un centro en el que se podían encontrar: pastelerías, comercios de alimentación, moda y automovilismo, no en vano aunque los negocios cambiasen de nombre continuaban ofreciendo artículos parecidos.
Es un paseo básicamente comercial donde abundan más los comercios que las oficinas comerciales,  haciéndole la competencia al Paseo de Gracia, con la diferencia que para practicar el paseo, este es mucho más sosegado al no soportar un tráfico  rodado tan extremo. La desaparecido en su día del transporte público y tener solo dos carriles de circulación (subida y bajada) en los laterales y una rambla central desde la Gran Vía, en la que aparte de poder pasear, se instalan atractivas terrazas para poder tomar alguna bebida o un tente en pie o una comida rápida y poder descansar un rato, lo que le hace mucho más atractivo.
Ferias: durante el siglo pasado en el tramo que va desde la Gran Vía a la calle Aragón, en las épocas de Semana Santa y Navidad, se celebraban 2 ferias que tenían una gran aceptación para los ciudadanos. En Navidad la feria de Santo Tomas, desde el día 21 de diciembre día en que empezaba el invierno, el día más corto del año, y se acababa el día 24.
Se instalaban paradas especialmente de Pavos y Capones, que se vendían vivos, para ser sacrificados en las casas particulares para comerlos la nochebuena o el día de Navidad. El problema que representaba el sacrificio de los animales y el cambio de costumbres de la población, hicieron que poco a poco la feria desapareciera, en 1980 el gastrónomo Néstor Lujan público un artículo muy interesante que recordaba la antigua feria en la Vanguardia que ocupaba dos páginas. Página 1. Página 2.
Los días previos al Domingo de Ramos se instalaba la “Feria de Ramos”, donde los visitantes pueden encontrar palmas, palmones y laurel y paradas con objetos para su decoración y rosarios de azúcar para adornarlos para llevarlos ha bendecir ese día. Con el cambio en las costumbres, la feria se sigue celebrando pero en una mínima expresión de lo que era el siglo pasado.
El 30 de diciembre de  1965 un lector llamado, A. MARGARIT, en ocasión de una pregunta formulada por otro lector sobre dicho paseo, contestaba con una carta que pone un poco de luz, a aquellas personas que en una fecha no lejana, hubieran personas que habían vivido la transformación del centro emblemático de la ciudad.
LA RAMBLA DE CATALUÑA
Sr. Director de LA VANGUARDIA.
Muy señor mío: Referente a la duda que, tiene el señor Vilalta de si la actual cloaca de la Rambla de Cataluña, comprendida entre Consejo de Ciento y el teatro Barcelona, corresponde al cauce primitivo de la riera de Malla, puede estar seguro de que así es. Lo puede comprobar en el plano de Barcelona que en Í821 editó el Ayuntamiento de nuestra ciudad. En él verá cómo la riera de Malla, que tenía su origen (en el Camp de Tuset, según Carreras Candi) en la actual plaza de Gala Placidia, frente a la calle de la Golondrina, era una confluencia de las rieras de San Gervasio y de Cassqles, ambas, como la de Malla misma, desaparecidas y sustituidas por cloacas.
Puede verse perfectamente en el plano cómo la riera desviaba hacia la actual calle de Balines (en aquella época la calle Balmes aún no llegaba por aquellos barrios), al nivel del Asilo Duran, descendía serpenteando entre esta calle y la de E. Granados hasta la calle Mallorca, pasaba por la calle Balmes por el solar que aún hoy está por edificar, atravesaba la vía del ferrocarril de Sarria oblicuamente por debajo de un pequeño puente de hierro creando dos vados, uno a cada lado de la vía.
El de la derecha yo lo había cruzado varias veces para ir de mi casa a una pista de bicicletas que había en aquel entonces en la esquina de la calle Mallorca. Cortaba el chaflán de la calle Valencia, se adentraba por la manzana Valencia-Aragón, salvaba la zanja del ferrocarril mediante un acueducto oblicuo, seguía por detrás del Cine Clavé (hoy el desaparecido Kursaal) y después de salir por el chaflán de Consejo de Ciento y Rambla de Cataluña continuaba por este paseo hasta el Café y Billares de la Alhambra (no del Café Colón, que tenía su fachada en la Plaza de Cataluña).
El Café de la Alhambra tenía dos entradas, una en el Paseo de Gracia y la otra por la Rambla de Cataluña. El local de la Alhambra lo ocupan actualmente el teatro Barcelona por la parte de la Rambla de Cataluña y la casa número tres por el lado del Paseo de Gracia. Por cierto que por ser de madera el suelo de la Alhambra y constituir con el cauce de la riera una caja de resonancia, cualquier golpe de taco en la sala de billares resonaba estruendosamente, con las consiguientes amonestaciones de los camareros.
En 1872 el Ayuntamiento cubrió la parte de riera correspondiente a la calzada principal del Paseo de Gracia, para que pudiera circular por ella el tranvía de Gracia que inauguró su servicio en este mismo año. La riera continuaba a cielo abierto por la calle Caspe, orillando Unos hermosos árboles al pasar por delante del teatro Tívoli. Al llegar a la calle Lauria cruzaba en diagonal la manzana Lauria-Bruch, seguía por Ausias March, atravesaba la manzana Bailen-Paseo de San Juan y después de cruzar esta vía desembocaba sus aguas en el Bogatell, en la calle Vilanova.
Yo llegué a tiempo para ver tramos de esta riera sin cubrir. Él cruce de la vía del ferrocarril de Sarria, el trecho comprendido entre la Rambla de Cataluña y el Paseo de Gracia, cuando aún no estaba el Café de la Alhambra, tramo de la calle Caspe y el acueducto de la calle Aragón. .
Señor Director, si estima usted interesante y publicable mi narración, se lo agradeceré.
Le saluda atentamente, A. MARGARIT
También ha sufrido la mutación y el derribo de muchos edificios artísticos, todavía conserva algunas piezas que es interesante contemplar y otras aunque desaparecidas que es interesante recordar.
Nº 1. 1889, Teatro Nuevo Retiro, proyectado por el arquitecto Claudi Duran i Ventosa, abrió sus puertas en el mes de junio aunque fue inaugurado oficialmente el 5 de agosto del mismo año. En 1890 con la muerte del tenor Julián Gayarre, cambio el nombre por el del tenor convirtiéndose en el Teatro Gayarre. Estuvo en funcionamiento hasta 1892, fecha en que fue derribado. En el solar que quedo después de su derribo se construyó la Casa Agustí Manaut, construida en 1902. La casa pese a que los cambios producidos desde su construcción todavía se encuentra presidiendo ka esquina de Ronda Universidad, Rambla de Catalunya. En la época en la que las azoteas de muchos edificios eran aprovechadas por las grandes firmas para promocional sus empresas con anuncios luminosos con grandes anuncios luminosos fue uno de los terrados más solicitados de la plaza Catalunya.
Nº 2-4. 1891, Cervecería Alhambra. En 1905 se convierte en Cine Alhambra. En 1908, tras en una gran reconversión se convirtió en el cine Gran Salón Dore”, el 15 de abril de 1922 cambio der propietarios convirtiéndose en el Salón Eslava. En 1925 bajo la dirección del arquitecto Josep Anglada i Artigas, con una fachada con cierto estilo afrancesado, se inauguró el Teatro Barcelona, por su escenario pasaron los artista más destacados de la época.
En 1935 tuvo lugar un recital poético a cargo de Federico García  Lorca y la actriz Margarita Sirgú dedicado a los obreros de Catalunya. La década de los ochenta fue el principio de su declive ya que la asistencia a los teatros había bajado y su estructura con mucha madera y yeso estaba muy deteriorada que aconsejo cerrarlo. Después de su cierre su estructura de madera y estuco, sufrió un rápido deterioro, lo que aconsejo su inmediato derribo. La Caja de Ahorros de Sabadell compro el solar el cual vendió en 1986 y en 1987 empezó su derribo definitivo.  En su lugar se edificó un edificio moderno sin ningún valor reseñable.
Nº 16.  Casa Josep Bargalló, fue construida en 1871,  en la esquina de la calle Cortes (Gran Vía actual), lado Besós mar. En 1917 el edificio sufrió una reforma realizada por Enric Sagnier i Villavecchia, Posteriormente con la fiebre que sufrió la ciudad de dar más altura a los edificios sufrió una remonta. Desde un principio el lugar debido a su situación fue codiciado por aquellos que querían tener sus negocios en un lugar privilegiado. Desde finales de 1936 estuvo afincado en el primer piso la sede central de “Estat Catalá”, que había sido fundado el 18 de julio de 1922, por Francesc Macià, como "organización política y de combate nacionalista catalana".
En 1931 se unió con el Partido Republicano Catalán “Partit Republicà Català” de Lluís Companys, para fundar el 14 de abril, el nuevo partido Esquerra Republicana de Catalunya. Ganadas la Elecciones,  Macià proclamó la República Catalana desde el Palacio de la Generalidad de Cataluña. Pocos días antes del inicio de la Guerra Civil, en junio de 1936, Estat Català abandono ERC. Medio año después de comenzada la guerra, quedaron instaladas sobre el Chez-Nuevos las oficinas del comité central del  Estat Catalá. Durante el periodo de la Guerra Civil, se incautó del periódico, Diario de Barcelona, como órgano del partido publicándolo en catalán, hasta el final de la guerra que fue devuelto a sus propietarios.
Monumento de Joan Güell i Ferrer, industrial, político y economista español, defensor del proteccionismo. Desde un principio se dedicó a la fundación de empresas: En 1838, fundó La Barcelonesa (convertida en 1841 en  Tous, Ascacíbar y Compañía, dedicada a la fundición de hierro y construcción de maquinaria pesada. En 1848, la sociedad Güell, Ramis y Compañía, aunque siempre fue conocida como Vapor Vell, en contraposición con la vecina fábrica de La España Industrial, popularmente llamada Vapor Nou. En 1847 fue impulsor y presidente de la Junta de Fábricas de Cataluña. En 1849 fundó el Instituto Industrial de Cataluña (precursor del actual Fomento del Trabajo Nacional). Güell fue también miembro de la juntas de gobierno de la Sociedad de Seguros Mutuos contra Incendios de Barcelona, y del Banco de Barcelona entre 1845 y 1856. En 1855 fue fundador de “La Maquinista Terrestre y Marítima”.
Su carrera política empezó, con las elecciones de 1857 y 1858, fue elegido diputado a las Cortes Españolas por el partido “la Unión Liberal”, por el distrito de Barcelona, regidor del Ayuntamiento de Barcelona y senador por designación real de Isabel II de 1862 a 1968. Tras la Revolución de 1868, que dio el poder a los librecambistas en Madrid, Güell encabezó el movimiento de la burguesía industrial catalana en defensa del proteccionismo.
Nº 17.  Casa Pía Batlló, Edificio construido en la esquina Llobregat en el lado montaña, construido en 1896 por Josep Vilaseca i Casanovas, (arquitecto que diseñó el Arco del Triunfo para la Exposición Universal de 1888), construida en un estilo entre el modernismo, el eclecticismo y el historicismo. Para la realización del proyecto Vilaseca se apoyó en sus colaboradores habituales: Sancristòfol, en el apartado del hierro y forja y en Jaume Pujol i Bausis, en la cerámica del edificio, especialmente en los que adornaban las torretas superiores. Se considera una de las primeras muestras del modernismo catalán,  Durante los más de cien años de vida ha tenido que sufrir varias mutilaciones que sin embargo no han logrado reducir su esplendor.
La fachada se centra en el chaflán, donde la tribuna queda asentada en el portal centrado en el conjunto del edificio, flanqueado por unos laterales en el que destacan unas tribunas poligonales, coronadas por dos torretas de tejas vidriadas y  de hierro forjado.
En los bajos del edificio siempre han convivido comercios que no han logrado arrebatarle su protagonismo. Entre los más importantes encontramos: El Oro del Rin, cafetería restaurante que se inauguró el 30 de marzo de 1929, el 12 de agosto de 1933, sufrió un atraco que acabo con la vida de un empleado. Inesperadamente cerró sus puertas en 1969,  ocupando el local una entidad Bancaria. Durante la Guerra Civil, en el primer piso estuvo instalada una sede “Estat Catalá”.
Nº 18. Casa Manuela Gandía,  obra realizada por Jeroni  Granell i Mundet en 1885,  constaba de semisótano, entresuelo y tres alturas, algo normal en aquellos tiempos en las edificaciones que se construían,  en su primitiva construcción  el edificio aparte de los consiguientes balcones traseros, tenía unos laterales que daban a los jardines del antiguo Palacio Marcet. Los jardines desaparecieron y dieron lugar al Cine Ideal que estuvo abierto del 1911 al 1916. En 1925 se estableció el Restaurante Llibre, que había abandonado el Restaurante Ribas de la Plaza de Cataluña y Rambla de Canaletas, cerró sus puertas definitivamente en 1948. A partir de entonces el local fue adquirido por la empresa que gestiona el Hotel Avenida Palace inaugurado el 15 de mayo de 1952, después de dos años de construcción.
La Casa Manuela Gandía, fue adquirida en 1908 por el Banco Vitalicio de España, como tránsito de la calle Ancha 68 y Paseo de Gracia  11, reformado su interior sin alterar la fachada con un proyecto del arquitecto Joan Bruguera i Roget, en la parte superior de la fachada se colocó un enorme y llamativo letrero luminoso.
Nº 26. Casa Emili Juncadella i Vidal, hijo de la alta burguesía catalana, aficionado a la fotografía, gran apasionado a los viajes de aventura y un gran coleccionista de armas. Se puso en contacto con el arquitecto Enric Sagnier i Villavecchia, para que le edificara un palacete de tres plantas en  la esquina de Rambla Cataluña y la calle Diputación, con un jardín que ocupaba todo el chafaran, Para la decoración de los interiores se encargó a Joan Busquets y los acabados metálicos a Carlos Torrebadella, el cuál fue inaugurado en 1901.
Durante el periodo de la Republica de Primo de Rivera, alterno sus aficiones con una aproximación a la política, lo que le llevo a ser nombrado diputado provincial y concejal, sin abandonar sus principales aficiones: la montaña, la caza, los viajes, la vida social y religiosa. El 29 de julio de 1936 fue fusilado por los revolucionarios en circunstancias no aclaradas cuando huía de la revuelta de Barcelona. Se cuerpo se encuentra enterrado en un mausoleo en el cementerio de Montjuic.
Al finalizar la Guerra Civil, la casa fue derribada. En su lugar se decidió edificar el Teatro Calderón, con capacidad para 1.500 espectadores. Las obras fueron realizadas por el arquitecto  José María Rodríguez Lloveras, especializado en la edificación de teatros, a él se debieron los siguientes teatros y cines de la ciudad. Comedia, Calderón, Candilejas y los cines Waldorf, Cristina y Jaime I, fue el primer gran teatro construido en la época del franquismo en la ciudad. La fachada principal neoclásica tenía un frontal donde destacaba un grupo de diez columnas en la primera planta. Fue inaugurado el 16 de febrero de 1945 con la célebre obra de Calderón de la Barca “El Alcalde de Zalamea”, interpretada por dos monstruos del teatro de aquellos tiempos Enric Borras y Rafael Rivelles. En los bajos del teatro se habilito una pequeña sala de fiestas “Bodega del Calderón”, que luego fue convertida en el Teatro Candilejas, el cual fue inaugurado el 18 de diciembre de 1957, con una función de rigurosa etiqueta. Una operación Inmobiliario de gran vuelo provocó el cierre y derribo del teatro en 1967. En la misma operación desaparecían también el Cine Cristina y el Teatro Candilejas. El Gran Hotel Calderón ocupó este chaflán.
Nº 34. Edificio perteneciente a la empresa Cedimatexsa, que se ha hecho más célebre, porque en estos últimos tiempos ha sido el plató preferido de directores de películas de terror, especialmente la serie “Rec”, que por su parte arquitectónica. En principio perteneció a la empresa Tejidos Noguera, fundada en el año 1843, cuando Barcelona era todavía una ciudad amurallada. La casa fue restructurada el 1896, por encargo de Rosario Casamitjana Fabra y de su marido Ricardo Llorens Salamero, que encargaron a al arquitecto, Josep Amargós Samaranch, (responsable de la urbanización de la montaña de Montjuïc para la Exposición Universal de Barcelona de 1929,  el Invernadero del Parque de la Ciutadella y la Torre de las Aguas en el Tibidabo). La construcción de un edificio en un solar situado en el número 78, (primitiva  numeración  de la Rambla de Catalunya cuando esta empezaba en la calle Pelayo).
El edificio de cinco plantas y  sótano, (sirvió de almacén textil), su construcción no tiene una gran relevancia arquitectónica y solo la terminación superior es digna de destacar. Su actual dueño Jaume Argelich Twose, se ha dedicado a alquilar  desde 2004, el inmueble como plató de cine. A parte de las dos películas de “Rec”, películas de terror dirigidas por Jaume Balagueró y Paco Plaza, has cedido dicho edificio para la realización de 48 rodajes de películas y anuncios.
Nº 37.  El 5 de enero de 1922 a las 10 de la noche se inauguró el cine Pathé Cinema. La sesión fue únicamente por invitación y hasta el día siguiente no se abrió al público. El 19 de septiembre de 1930 abrió sus puertas como cine Lido “Studio Cinaes”, pero continuando como cine mudo, con la actuación de la Orquestina Dotras-Vila, pese a que ya había empezado la guerra entre las empresas de cine con la implantación del cine sonoro en bastantes cines de la ciudad, con los aparatos sonoros de WESTERN ELECTRIC. Esta vez su vida fue muy corta pues tras una nueva reforma  el 1 de abril de 1933, volvió a abrir sus puertas, esta vez como Cine Actualidades a las 10 de la noche con un precio de una peseta la entrada y proyectando 6 películas cortas, la última de ellas como número especial “La Rusia de ayer y hoy”. Acabada la guerra civil y tras una completa renovación integral de edificio y sistemas, la sala reabrió el 16 de septiembre de 1939, con el nombre Alcázar, que fue muy bien acogido por el nuevo régimen.
En 1948 adquirió el cine el empresario taurino Pedro Balaña, el cual en 1996 modernización nuevamente la sala y los equipos y la adecuación del vestíbulo a los nuevos tiempos, el resultado de la renovación dejo a la sala con un aforo de 1.600 espectadores. Cerró sus puertas el día 8 de enero de 2006, ya que la especulación de la zona, hizo que  Balaña no pudiera renovar el contrato de alquiler.
Nº 54. Casa Dolors Calm, edificio existente desde el año 1878, la casa fue adquirida en 1903,  por Dolors Calm, para reformarla y rehacerla a su gusto. Se puso en contacto con el arquitecto Josep Vilaseca i Casanovas para que le realizara un proyecto integral, que la reformara interior y exteriormente, para hacerlo su residencia particular.
Vilaseca dedico su revolución principal a la construcción de la fachada con una gran tribuna corrida que abarcaba las cinco plantas principales, en la que destacaba un trabajo de ebanistería,  diferente en cada uno de los pisos, con vitrales policromados y un esgrafiado floral de dibujo modernista  con su color granate. Debajo de la tribuna alargo los tallos de las flores.
En la reconstrucción posterior para añadir más plantas de pisos al edificio, se mutiló la cornisa superior lo que le hizo perder los  elementos escultóricos realizados por Josep Vilaseca, que la habían adornado hasta aquel momento.
Nº 55. Cine Kursaal, anteriormente desde finales del siglo XIX había  estado ubicado el “Cinematógrafo Clavé”,  un local de construcción endeble en el que se aparte de sesiones cinematografías se ofrecían sesiones de zarzuela realizadas por compañías de aficionados, tenía un jardín con una cascada que en el 1904, publicitaban como sitio refrescante.
En 1909, se derribó el antiguo cinematógrafo para construir el primitivo cine Kursaal, el cual fue inaugurado el 6 de mayo de 1910. Un año después se produjo la primera reforma, cambiando por completo la fachada, ya que quería reafirmarse como el cine más elegante y confortable de la ciudad. Cerró sus puertas en 1920, para iniciar una reforma que duro hasta el 9 de febrero de 1922, fecha en que presento un edificio totalmente reformado con una espectacular fachada coronada por dos águilas, obra realizada por el arquitecto Josep Domènech y los decoradores Francisco Vilaró y Josep Simón Bofarull. En 1946 los empresarios Francisco Ariza y Juan Estrada hicieron cargo se hicieron cargo de la exhibición del local y en 1959 fue el primer local de Barcelona que presento el sistema “Tood-AO”, proyectando la película Oklahoma.
La especulación inmobiliaria, que ya se producía en aquella época, provoco que el dueño del local decidiera no seguir alquilando el cine, lo que provoco su cierre definitivo el 1 de agosto de 1965. Después de su derribo, el solar fue ocupado por un edificio moderno de oficinas en el que se instaló el Banco del Nordeste en octubre de 1972.
Monumento a Josep Anselm Clavé. En 1883, se proyectó un monumento a José Anselmo Clavé Camps “Josep Anselm Clavé i Camps, proyectado por el arquitecto Josep Vilaseca i Casanovas, con una escultura realizada por Manuel Fuxà i Lea, fue inaugurado el 24 de noviembre de 1888.  El 6 de mayo de 1956 el monumento fue trasladado al Paseo de San Juan entre la calle Sant Antoni Maria Claret y Travessera de Gracia.
Nº 74 Casa Asunción Belloso Vda. Gabriel, se edificó en una parte del solar de  Evaristo Juncosa en 1909, por el arquitecto, Josep Domènech i Estapà, en un estilo modernista, pero como tantas obras que hoy pudieran ser la admiración de todos, fue terriblemente  mutilado por la especulación de unas personas sin escrúpulos, primero en 1930 con la subida de un piso y la desaparición de la Cúpula y durante el nefasto mandato del alcalde José María de Porcioles Colomer entre los años 1957 y 1973, que dejo mutilar edificios que hoy serian objeto de admiración, en las imágenes podrán contemplar la transformación sufrida por este edificio.
Nº 76 Casa Evaristo Juncosa II, construida entre 1913 y 1915, por Salvador Vinyals i Sabaté, actual Hotel HCC Regente, adornando la esquina de Rambla Cataluña con la calle Valencia.
El edificio sigue conservando a día de hoy su fachada original de piedra,  absolutamente simétrica. La planta principal tiene un balcón central cerrado y dos abiertos a los laterales, continúa hacia arriba estilizándose, de forma que en la segunda planta el balcón se libera de cerramientos, hasta llegar al remate, que rompía su uniformidad. Lamentablemente, el remate original desapareció  al agregar altura al edificio.
Nº 78. Casa Evaristo Juncosa, propietario de tres solares en la Rambla de Cataluña (74-76-78), este fabricante chocolatero, cuya fabrica, la tenía al final del actual Paseo de Gracia en lo que hoy es el Hotel Fuster, en el solar del nº 78,  construyo su casa particular, la casa fue comenzada en 1907 por Salvador Vinyals i Sabaté, en 1908 fue sustituido por su hermanastro Melcior Vinyals i Muñoz, el cual finalizo la obra en 1909.
El edificio constaba de planta baja y cuatro pisos con una fachada en piedra, con cinco aberturas en arco, cuatro para el comercio y la central para la entrada de vecinos.  Dispone de un gran vestíbulo, que da acceso a un patio interior, del que arrancan dos escaleras una para el piso principal residencia de la familia y otra para los vecinos de la finca. En el piso principal destaca una gran tribuna central y los balcones trabajados en piedra.  El edificio estaba coronado, por una terminación  ondulada con un ojo central en forma de estrella, rematado por unos laterales de hierro forjado.
Nº 90. 1949, Cine Alexandra, inaugurado el 26 de marzo, con un aforo de 1085 espectadores. En 1980 se reformo,  dejando la platea como cine primitivo y convirtiendo el anfiteatro en dos salas: Alex 1 y Alex, 2, fueron inauguradas el día 7 de febrero. A primeros de enero de 1988, hubo un nuevo cambio en la nomenclatura de los cines convirtiéndoles en: Alexandra 1 (la sala primitiva) y  2 y 3, las antiguas salas de Alex 1 y Alex 2. En mayo de 2002, mientras se proyectaban la película “No somos nadie”, se desprendió la marquesina de la entrada, hiriendo a dos personas. Cerró sus puertas el 19 de diciembre de 2013, proyectando la misma película con que fue inaugurado, “Niñera Moderna”. 1954, Cine Alexis, pequeña sala situada al final del vestíbulo del cine Alexandra, el 7 de diciembre de 1955, la convirtió en teatro Xavier Regàs,  el enfrentamiento entre José María Castañé, hijo del fundador del teatro, con la propietaria del inmueble Macaria Nájera Alonso, provoco el cierre del local, Después de cinco años cerrado volvió a abrir como teatro el 23 de diciembre de 1968 con la obra “El caraqueño”  con Carmen de Lirio y Francisco Valls.El 18 de noviembre de 1969 la sala volvería a dedicarse al séptimo arte  con películas de Arte y Ensayo con el nombre de Alexis 143, en  referencia a  su aforo.
Nº 115. Parroquia de San Raimundo de Peñafort que en principio pertenecía al monasterio de las dominicas de Nuestra Señora de Monte Sión que en 1886 trasladaron el monasterio que había estado en la antigua plaza de Santa Ana en un convento que estaba situado entre el actual Portal de l’Àngel y calles Condal, Amargós y Montsió, a las afueras de la ciudad. Los destrozos sufridos en 1909, con la Semana Trágica y 1936 con el inicio de la guerra civil, decidiero que tomaran la decisión de cambiar la ubicación del monasterio ya que los destrozos sufridos eran muy grandes y era mejor cambiar de aires y salvar el claustro que no había sido dañado. En 1947 decidieron 1947 comprar una finca en Esplugues de Llobregat y en 1950, se trasladaron con el claustro dejando la iglesia para que una vez reconstruida sirviera de parroquia a la ciudad. El día 1 de Junio de 1952, salió de la parroquia, la Procesión de Clausura del XXXV Congreso Eucarístico Internacional, presidido por el Cardenal Tedeschini en representación del Papa.
Nº 126. Edificio “Can Serra”, construido el año 1902, para el comerciante manresano, Pere Serra, por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch; en su construcción participaron junto al arquitecto, sus habituales  colaboradores: Eusebi Arnau i Mascort (Escultor) y Alfons Jujol i Bach (Escultor). En principio su idea era de construirlo con fines inmobiliarios, aunque después se decidió convertirlo en residencia particular. Anteriormente en el antiguo edificio que fue derribado para su construcción, estuvo situada la Fiscalía del Ejército, según comunicado de la Vanguardia del día 23 de junio de 1881.
Sumido en una crisis financiera, en 1908 Pere Serra,  tuvo que vender el edificio aún inacabado, a la congregación de Santa Teresa de Jesús, la  cual instaló una escuela, que estuvo activa hasta la década de los 60. Durante la guerra civil el edificio fue expropiado albergando la residencia de médicos de las Brigadas Internacionales.
En 1969 en la Vanguardia del día 23 de enero publicaba un artículo de J. Pedret Muntañola, en la que comentaba el peligro que tenía el edificio de ser derribado para la construcción de una edificación moderna, como siempre el célebre alcalde que en aquellos momentos dirigía el ayuntamiento no era otro que el nefasto José María de Porcioles Colomer. El colegio de arquitectos consiguió en los años 70, pidió incluir el inmueble en el catálogo del patrimonio de la ciudad.
En 1969 el edificio fue adquirido  por la Diputación la cual hizo una rehabilitación en 1980, para poder albergar la sede de la Diputación de Barcelona, que hasta entonces había estado ubicada en la Plaza de Sant Jordi, en el actual edificio que hoy ocupa la Generalitat de Catalunya.

Regreso al contenido