Portal del Mar Revisión 20 de noviembre del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Portal del Mar Revisión 20 de noviembre del 2018

Edi. Oficiales
El Portal del Mar, fue un edificio construido en 1837, como puerta de entrada de viajeros y mercancías que llegaban a Barcelona a través del mar. Anteriormente era una puerta renacentista construida entre 1553 y 1563, cuando por iniciativa de Carlos I se construyó, la Muralla del Mar que no había sido construida en un principio, pero que fue necesaria para proteger a la ciudad de posibles invasores y tener un mayor control de las mercancías y personas que llegaban a nuestra ciudad.
La aglutinación de pasajeros y mercancías en la primitiva puerta se hizo tan grande, que decidieron derribarla en 1833 y en su lugar, levantar una puerta edificio en el que aparte de proteger de las inclemencias del tiempo,  pudieran controlar los continuos movimientos de entrada y salida,  de personas y mercancías, con una mayor eficacia sin entremezclarse entre sí, tenía dos puertas separadas de entrada y salida y en el centro un edificio en el que se pudiera tramitar el papeleo necesario.
El nuevo Portal de Mar, fue construido entre 1844 y 1848, Josep Massanès i Mestres, militar y arquitecto, que en 1819 había realizado el sepulcro del padre del general Castaños. Era un edificio  monumental de estilo ecléctico, con elementos clásicos, góticos y orientales, el edificio central tenía una puerta con cuatro columnas jónicas, rematado por una cúpula. Los laterales (que eran las auténticas puertas), tenían unos arcos monumentales en forma de herradura.
Reinando doña Isabel II, y siendo comandante general de este distrito
el Excmo. señor don Antonio Van-Halen, conde de Peracamps,
teniente general de los ejércitos nacionales,
se concluyó esta obra que dirigió el coronel del cuerpo de ingenieros
don Francisco Huarte y Jaúregui.
El Portal del Mar, fue derribado en 1859, siguiendo el mismo camino que tuvieron todas las murallas de la ciudad,  en su lugar se edificó en 1928 la Escuela de Náutica, obra de Joaquim Vilaseca y Adolf Florensa.
Regreso al contenido