Plaza del Ángel – Plaça del Ángel rev. 3-12-17 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Plaza del Ángel – Plaça del Ángel rev. 3-12-17

Plazas
La Plaza del Ángel, está situada junto a la Vía Layetana, de ella partían las calles Platería, Princesa, Mill, Boria, Tapinería, bajada de la Cárcel, (en ella se encontraba la “Puerta Mayor”, puerta principal de la antigua Barcino), Jaime I y Basea. Su actual nombre proviene según la leyenda de la primera patrona de la ciudad, Santa Eulalia. En el año 878, se encontró el cuerpo de la santa que estaba enterrado en la iglesia de Santa María del Mar, a mediados del siglo XIV, se decidió trasladarlo el 10 de julio de 1339,  para proceder a su entierro definitivo, en una cripta subterránea que se encontraba en la Catedral.
Para dicha ceremonia se propuso celebrar una procesión en la que trasladarían sus restos. Según una leyenda, durante su traslado (en el que participaban aparte del pueblo y los clérigos, todas las autoridades), sucedió un caso que marco el acto, cuando llegaron al Puerta Mayor “Portal Mayor”, (hoy plaza del Ángel con la bajada de la Llibretería), la urna que contenía los restos de la Santa, el féretro se hizo tan pesado que era imposible que los porteadores pudieran dar un paso. El pueblo que observaba los hechos se puso de rodillas pidiendo una ayuda divina, en aquel momento apareció el ángel San Miguel señalando con el dedo a un canónigo que iba en la procesión, que avergonzado confeso que se había quedado con un dedo del pie de la Santa que se había roto en los movimientos y que se lo había quedado como reliquia, el canónigo colocó el dedo junto al pie de la santa y el féretro volvió otra vez a ser ligero como al principio, pudiendo trasladar y enterrar en cuerpo de la santa en la cripta de la catedral.
Otra versión se encuentra en el libro de Víctor Balaguer de 1865 en el que decía literalmente:
Acordóse su traslacion, lo cual se hizo con gran fiesta y devota pompa, pero al pasar la comitiva por el sitio que es hoy plaza del Ángel y entonces era campo, hízose inmóvil la urna y tan firme, que los que la llevaban no la pudieron mover. En tal lugar hubieron de dejarla hasta el dia siguiente, y cuando de nuevo acudieron los magnates, los prelados y el pueblo al sitio de la ocurrencia para decidir si se hadan nuevos esfuerzos para llevarse el cuerpo santo ó se le alzaría en aquel punto una capilla, vióse aparecer en los aires el santo Ángel de la Guarda que cruzó rápidamente el espacio señalando con el dedo la vecina puerta de Barcelona, como indicando que ya podia ser llevada la urna á su destino. En memoria de este prodigio se colocó una imagen de la protomártir patrona de Barcelona sobre el arco de la puerta de la ciudad que se hallaba entonces allí, ocupando el punto donde hoy termina la bajada de la Cárcel, y que fué llamada mas tarde por esta circunstancia Puerta de Santa Eulalia.
En 1846, Santa Eulalia era entronizada en la Plaza del Ángel, como patrona oficial de la ciudad, (sin que hasta la fecha, dicho título haya sido revocado oficialmente). En 1868 el papa Pio IX, concedió a la Virgen de la Merced, el titulo de Patrona de la diócesis de Barcelona, (nunca de la ciudad), la distinción fue cogiendo fuerza y en la actualidad se le considera la Patrona Oficial y a Santa Eulalia coopatrona, cosa que para los historiadores siempre ha sido una polémica. A principio de 1990, se volvió a abrir una controversia por el tema, llegando incluso a publicar en diferentes periódicos de la época la controversia siendo alcalde Pascual Maragall.  
Su primer nombre fue la plaza de Mercadal, era el centro de la ciudad por ello tenía en su centro una vieja piedra grabada con viejas palabras, reproducidas en un viejo libro de Francisco Carreras Candi “la Vía Laietana”. La piedra marcaba la división de la ciudad en cuatro barrios que eran, siguiendo las agujas del reloj, los de “San Pedro o de la Salada”, “del Mar”, “Framenors” y los del “Pi”.
En 1618 cuando la ciudad se expande la plaza cambia de nombre pasando a llamarse Plaza “dels Corretjers” de los Correjeros (guarnicioneros, curtidores), ya que en el lugar existían gran cantidad de personas dedicadas al oficio de realizar correas y sillas de montar para los caballos. También recibe el nombre de plaza del Trigo”Blat o Forment”, por el mercado del trigo que allí se celebraba, en el que también se vendían en las vísperas de Pascua, los cabritos y corderos.
En el centro de la plaza se construyó un obelisco, con la figura de un ángel y sobre la Puerta Mayor que paso a llamarse Puerta de Santa Eulalia, una estatua de Santa Eulalia. La puerta se abría entre dos torres, las cuales desaparecieron con las nuevas construcciones, la torre de la derecha (que formaba parte del Castillo Viejo en el que estuvo la Corte o el Tribunal del Veguer), se desplomó el año 1714, más que por su vejez, por los estragos ocasionados en ella por los bombardeos de las tropas de Felipe V durante el sitio de la ciudad. Con su caída destruyó en gran parte el obelisco el cuál se reparó en 1747. En 1823 fue totalmente  demolido junto con el arco de la puerta que servía de cárcel, colocando la figura del ángel en una hornacina que se construyó en el número 2 de la plaza, que entonces ocupaba “La Numismática Calicó”, no obstante la figura duro poco tiempo en el sitio, ya que se temía por ella, por lo que se decidió hacer una copia de la misma que se colocaría en la plaza y se guardaría el original para su mejor conservación en el Museo de Historia de Barcelona.
La plaza aunque no tengan edificios importantes tiene y ha tenido empresas de gran renombre:
Casa Piferrer Una de las familias más importantes que tuvieron su negocio en la plaza del Ángel, fue la familia de Joan Piferrer i Bachs, que después de su boda con Josefa Llopis hija de un librero que regentaba una librería en la plaza. En 1702 fundo un imperio al mismo tiempo de impresor y librero. Al morir Piferrer, toma el mando de la empresa su segunda mujer Teresa Pou, junto a los hijos de ella. Consiguen colocar a la imprenta en una de las más grandes de la época.
En 1763 imprimen la Gaceta de Barcelona, periódico semanal publicado aparecido en 1641entre mediados del siglo XVII hasta principios del siglo XIX. Aparecido en 1641, estaba escrito en castellano, con muy esporádicas aportaciones en catalán. Ante la imposibilidad física de que los locales de la Plaza del Ángel albergaran todos los libros, Eulalia Massià, esposa de su hijo Tomás, abrió otra tienda en la "Casa d'en Grassot", en la Bajada de la Prisión, propiedad de Joan Grassot. La Gaceta de Barcelona dejo de publicarse tras finalizar la Guerra de la Independencia. Finalmente, en 1868 tras haber sufrido numerosos altibajos por el contexto de inestabilidad económica y política, la imprenta cerró definitivamente.
Casa Calicó, construida en el 1918 por Josep Domènech i Mansana tenía planta baja y dos pisos, su fachada principal encarada a  la Plaza del Ángel, número 1-3, es de estilo novecentista. La planta baja dedicada a una tienda de numismática. El primer piso tiene un balcón corrido en piedra, en el que se encuentra una hornacina con la copia de la estatua original del arcángel San Miguel diseñada por Rafael Plansó en 1616 y realizada en 1618 por Felipe Ros. La original se encuentra en el Museo de Historia de la Ciudad “Museu d'Història de la Ciutat”, que hasta el 1821 presidía un obelisco en medio de la plaza y construida con ocasión del suceso en el entierro de Santa Eulalia. Hoy en día el edificio pertenece a la empresa Aureo & Calicó.
La Colmena una de las pastelerías más antiguas de Barcelona; fue fundada en 1849, por Rosendo Abella, como Ca l’Abella, en la Bajada de la Cárcel (actual Bajada de la Llibretería). En 1867, fue adquirida por la familia Costa, que la traslado a su actual ubicación, pasándose a llamar La Colmena. En 1912 volvió a cambiar de propietarios pasando a ser el nuevo dueño Morató i Santpera.  La empresa de chocolates J. Camps, la adquirió en 1921.Finalmente, en 1927 los hermanos Josep y Francesc Roig Manubens adquirieron el negocio que ahora regenta su nieto José María Roig.
Hotel Suizo  la manzana que hay entre las calles de Jaime I y la Bajada de la Llibretería, se encuentra desde 1886 construido el Hotel Suizo, que fue renovado en 1981. En los bajos del edificio por el lado de Jaime I, el día 7 de septiembre de 1911, se inauguró el bar restaurante Riche, vinculando su inauguración, con la apertura de la Vía Laietana y la necesidad de dotar de establecimientos de ocio la nueva vía. La estrechez de las calles del barrio convirtió la terraza del Riche, en un lugar de reunión muy codiciado, especialmente en las noches de verano, cerró sus puertas en 1930.
En 1907, La Vanguardia edito un plano de la reforma de la Ciudad, en el que se puede contemplar el profundo cambio sufrido por la ciudad, que había estado encerrada dentro de las murallas.


Regreso al contenido