El hombre de las Palomas - L'home de les Colomes - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

El hombre de las Palomas - L'home de les Colomes

Personajes
Los que nacimos a mitad del siglo XX, conocimos a un hombre con sombreo y americana raidos, no muy alto que llevaba un carrito pequeño y que se paraba en los sitios que había aglomeración de personas, se paraba abria unas puertecitas que había en una especie de jaula que tenia en el carro y de el salían unas palomas, las palomas volaban y daban vueltas cerca de el y de pronto daba un grito y las palomas se iban a posar en el brazo o en una especie de bastón con una plataforma tenía. Los críos nos quedábamos embelesados comprobando lo obedientes que resultaban aquellos animalitos.
La historia de “El hombre de las palomas” empezó en Barcelona en 1950, no obstante su historia empieza en 1881, fecha en la que nació en Zamora, Pedro Sampablo, pronto sus padres le abandonaron en el hospicio y hasta los dos años no fue adoptado por una nodriza de Villalpando que lo tuvo recogido mientras tuvo una subvención que otorgaban a las personas que adoptaban a niños. Pero a los nueve años una vez acabada la subvención lo devolvió al hospicio.
Durante su infancia paso a ser monaguillo, luego operario de imprenta, mozo de cuadras, etc.. A los 18 años conoció un Sargento que le llevo al cuartel para que pudiera comer. Ya en Madrid fue trapeando en diferentes oficios, incluso quiso hacerse militar cosa que no pudo dada su estatura.
En 1906 a los 25 años se caso el 31 de mayo (la misma fecha que se casaron Alfonso XIII y Victoria Eugenia), del matrimonio tuvo seis hijos. Un día que fue a Toledo a comprar corderos, unos ladrones le drogaron y le robaron el dinero, despertó en una playa de Gijón y desesperado por infortunio en vez de volver a casa se embarcó con destino a Cuba. 
No fue ese su destino final, ya que trabajo en Mejico y Brasil en distintos oficios, hasta que en 1926 cansado de vagabundear por el mundo, decidio volver a España. De regreso busco a su familia sin encontrarla, por lo que decidió instalarse en Barcelona, en la que desempeño varios oficios pero en ninguno duraba mucho tiempo. Cansado de probar trabajos decidió dedicarse a la cría de palomas. Empezo con seis a las cuales les puso el nombre de sus hijos que siempre los había tenido en el recuerdo.
Con ellas empezó a planear un nuevo trabajo que seria el que lo hiciera famoso, ideo un carro en el cual llevaba las palomas en el que había construido una plataforma redonda en la que hacia posar alguna paloma para sus ejercicios. Las hacía trabajar de una en una, salían de la jaula, las hacia volar y a un grito suyo las palomas volvían bien a la peana o se posaban en su brazo.
La fiebre de personajes errantes en la Barcelona de mediados del siglo XX, hizo que personajes extravagantes triunfaran entre la ciudadanía, esto hizo que en la televisión de Miramar apareciera en un programa un reportaje del “Hombre de las Palomas”. Este programa realizado en 1960 hizo que su mujer lo reconociera a través de la televisión, pero la mujer después de más de 30 años se había casado ya que lo consideraba muerto.
Unos años más tarde murió en el más absoluto olvido, había fracasado en su vida pero sus últimos años había podido vivir feliz entre palomas y con el cariño del públicp que al terminar sus representaciones, le dejaba unas monedas para poder comer.
Uno de los barrios en donde más veces exponía su trabajo con las Palomas, en 1988, realizo un gigante para las fiestas que representaba su figura, una manera de recordar al extravagante personaje. 

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal