Palacio Moja Revisión 20-08-2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Palacio Moja Revisión 20-08-2018

Edi. Oficiales
Aunque la mayor parte del actual edificio está situada en las actuales Ramblas, la numeración del edificio correspondía a la calle Puertaferrisa 1 y subía por la antigua Rambla de los Estudios.
La construcción se inició con el derribo de la segunda muralla (denominada de Jaime I), en la parte de la riera (Actual Ramblas),  cuyo trazado unía el convento de San Francisco de Asís y la colegiata de Santa Anna con un muro que arrancaba de la Torre de los Pulgas y llegaba hasta la actual plaza de Cataluña) y una de las ocho puertas conocida como Puerta Ferrica (puerta de hierro).
El palacio fue proyectado por José Mas Dordal, arquitecto de la Basílica de la Merced y de la iglesia de San Vicente de Sarriá, en un estilo  del final del barroco y las nuevas tendencias neoclasicistas llegadas de Francia, para la Marquesa de Cartellá y Moja, María Luisa Descatllar, impulsora de la construcción del nuevo edificio, se realizó en los terrenos ocupados por una de las torres de la Puerta Ferrissa en la antigua muralla medieval y la antigua casa que los Cartellá tenían en la calle Portaferrisa, esquina con la Rambla de los Estudios.
Las obras fueron iniciadas en el 1774 y su inauguración tuvo lugar con motivo de la boda de la hija mayor de los Marqueses de Moja en 1784. La fachada principal pese a lo que pueda parecer hoy en día estaba en el número 1 de la calle Portaferrisa, (convertida en una calle de prestigio que comunicaba con la Catedral y el centro de la ciudad antigua). La razón que la fachada principal se orientara a la calle Portaferrissa, era debido a que en el momento de la construcción del palacio, la Rambla no estaba urbanizada, su futuro paseo estaba ocupado por la Riera de Malla “d’en Malla”. El recorrido de la futura Rambla estaba ocupado por un jardín Romántico.
En septiembre de 1791, los Marqueses de Moja, grandes mecenas del arte en la ciudad, daban a conocer la obra del pintor Francisco Plan “el Vigatà” en el gran salón principal, así como  los arrimaderos del vestíbulo, la obra del pintor Pere Pau Montanya
El último miembro de la familia los Moja y Castellá, que vivió en el palacio fue Josepa de Sariere, muerto en 1865 sin dejar ninguna  descendencia lo que desemboco en un abandono de la conservación del local. El palacio fuera adquirido en 1875, por Antonio López López, primer “Marqués de Comillas”, título le fue otorgado el año 1878 por el rey Alfonso XII, personaje que hizo una parte de su fortuna gracias a la venta de esclavos.
Restauro el palacio al estilo de la época, con especial dedicación en la reforma y decoración de la escalera de honor que llevaba a los invitados al Gran Salón donde realizaba todas las fiestas dedicadas a las autoridades y la burguesía. Entre los grandes invitados .que pernoctaron en el palacio se encuentran: San Juan Bosco, fundador de los salesianos. Su Majestad Alfonso XII.
En 1878, entro a vivir en el palacio,  Mossèn  Cinto Verdaguer, del que el Marqués de Comillas era su protector y mecenas,  celebraba la misa para la familia en la capilla anexa al salón principal, decorada por el Vigatà con escenas de la Virgen de la Mercè. Verdaguer en agradecimiento le dedico el poema La Atlántida. Verdaguer fue nombrado en 1883, limosnero del marqués, actividad por la en 1892, fue enviado en 1892 a un santuario cerca de Vic, tras el enfado del marqués ya que consideraba que malgastaba su dinero su dinero de limosnero con gente indeseable.
En 1934 Juan Antonio Güell y López (alcalde de Barcelona entre 1930 y 1931), descendiente de las familias López y Güell, heredero del edificio, el cual vistas las dificultades que representaba el edificio que había sido construido antes de la urbanización de las Ramblas, abrió los soportales actuales a lo largo de la acera de Las Ramblas, para facilitar el acceso a los viandantes.
Como consecuencia de la reforma, el jardín construido a lo largo de la Rambla de los Estudios fue eliminado y el solar fue vendido el 9 de enero de 1934a los empresarios suizos de origen judío Henry Reisembach y Edouard Worms, fundadores de la primera cadena de grandes almacenes de España “Sociedad Española de Precios Únicos” SEPU, cerro en el año 2000, acuciada por las deudas. En los bajos del edificio se instalaron pequeños comercios.
Durante la Guerra Civil, el palacio fue expropiado por la CNT, que lo convirtió en su sede central, la falta de rigor por los dirigentes de dicha organización, supuso un deterioro en el edificio y la expoliación del arte que conservaba entre sus muros. . Como anécdota, todas las alfombras, (la del salón principal medía 110 m²) fueron troceadas y supuestamente entregadas a la clase obrera para su gozo y disfrute.
Un año después de finalizada la guerra civil, se instalan en el segundo piso, las oficinas de la aduana de Barcelona, que posteriormente pasan a convertirse en las oficinas de la Compañía Transatlántica fundada por Antonio López y López, después de su matrimonio con Luisa Bru Lassús.
En 1946, Claudio Güell Churruca, Conde de Ruiseñada accionista mayoritario denla Banca Nonell, sale del accionariado de dicha banca, fundando en el palacio la sede central del Banco Atlántico. En 1959, fallece Juan Antonio Güell y López, tercer Marqués de Comillas, lo que representa un principio de decadencia del palacio. En 1959, Cuando fallece el tercer marqués de Comillas y conde de Güell, el palacio entra en una notable decadencia, hasta que en 1969 es declarado monumento de interés histórico y artístico y después de ser vaciado del contenido artístico es restaurado, en 1971 sufre un incendio que lo destruye prácticamente en su totalidad y adquirido por la Generalidad, que lo restaura totalmente.
Actualmente es la sede de la Junta de Museos de Cataluña, en sus bajos alberga una de las librerías de la Generalidad. También alberga la sala de exposiciones "Max Cahner".
Regreso al contenido