Palacio de la Musica – Palau de la Musica - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Palacio de la Musica – Palau de la Musica

Teatros
Barcelona siempre ha estado vinculada a la cultura, esto la ha llevado a ser pionera en acontecimientos, tanto musicales como teatrales. Para ello al no tener las aportaciones estatales que muchas ciudades han tenido, han tenido que ser los prohombres de la ciudad, los que han llevado la locomotora del progreso.
Esta afición por la cultura, empezó en 1603 con el primer teatro en la ciudad que aparte de obras teatrales, conciertos y audiciones musicales fue el “Teatro Principal” que primero fue construido por el “Hospital de la Santa Cruz y después del incendio por la aportación de barceloneses que no quisierón quedarse sin un buen teatro. Unos años más tarde fue el “Liceo”, el que fue construido, con aportaciones particulares, al no tener el patrocinio de la “Monarquía” del momento, esto fue la causa que sea el único teatro de Ópera que no tiene “Palco Real”.
Pero Barcelona, que aparte del teatro deseaba tener un auditorio en el que se pudiera escuchar buena música quería disponer de un local para que los melómanos pudieran escuchar a parte de las mejores voces liricas y conciertos, quería tener un local para sus corales que en el siglo XVIII, habían emergido en la ciudad, en especial el Orfeón Catalán “Orfeo Catalá” que de la mano de Lluis Millet había cogido un gran renombre y fama mundial.
Lluis Millet, fundador con Amadeo Vives del “Orfeón Catalán” en 1891, quería dotarlo de un lugar para que fuera la sede central de la coral en donde aparte de realizar los ensayos y los conciertos poder realizar otros conciertos musicales, buscando para ello la colaboración de industriales y financieros catalanes, amantes de la música.
Para la construcción del Palacio, en primer lugar se pusieron en contacto, con la iglesia de San Francisco de Paula, cuyos frailes querían desprenderse del Claustro y lo tenían a la venta, una vez conseguido el solar, se pusieron en contacto con el arquitecto barcelonés Lluís Domènech i Montaner, para que realizara el proyecto. La construcción se llevó a cabo entre los años 1905 y 1908, con una estructura con la aplicación de grandes muros de cristal y la integración de todas las artes: escultura, mosaicos, vitrales y forja.
Tres años después del inicio de las obras, el 9 de febrero de 1908, se celebra su inauguración. El auditorio fue destinado a conciertos de música orquestal e instrumental, así como a interpretaciones corales y a recitales de cantantes. En el Palacio han tenido también actos culturales, políticos, obras teatrales y por supuesto las más variadas actuaciones musicales. 
El aforo de la sala de conciertos es de 2049 personas distribuidas en:
Platea, 688
Anfiteatro, 321
Segundo piso, 910
Galerías del órgano, 82
Reservadas, 48
La boca del escenario, tiene once metros de anchura, con el grupo escultórico de Diego Massana que representa en la parte derecha el busto de Beethoven debajo de la cabalgata de las Valquirias y la representación de la música popular catalana en el lado izquierdo, con el busto de Josep Anselm Clavé debajo de un gran árbol a los pies del cual se encuentra un grupo de cantores. 
La iglesia del antiguo convento de San Francisco de Paula, reconvertida en parroquia, sobrevivió hasta que fue demolida para emprender una ampliación del Palau, qie corrió a cargo del arquitecto Oscar Tusquets que proyecto en el solar una plaza para poder admirar la inmensa vidriera que había quedado escondida por la iglesia, flanqueo la misma por dos torres de ladrillo rojo y construyo en el subsuelo de la plaza la sala del Petit Palau, con una capacidad de seiscientas personas.
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal