Pabellón del Deporte – Canódromo Pabellón Revisada el 20 de octubre del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Pabellón del Deporte – Canódromo Pabellón Revisada el 20 de octubre del 2018

Edi. Deporte
En 1950, con motivo de la Organización del VII campeonato del Mundo y el XVII de Europa de Hockey sobre patines, se construyó en la manzana que hay entre la Gran Vía, Llansa, Sepúlveda y Viladomat, un edificio que pudiera organizar dicho acontecimiento y que una vez finalizado, pudiera albergar acontecimientos deportivos a gran escala (en aquellos tiempos) en sus instalaciones.
Durante unos años fue un edificio que se destinó, no solo a dichos acontecimientos sino que se presentaron espectáculos que pudieran albergar un gran número de espectadores, ya que a parte del estadio de Montjuich y los campos de las Corts y Sarria que eran muy grandes, no existía un local de capacidad intermedia para espectáculos en que la asistencia de espectadores no fuera extraordinariamente grande.  
El Pabellón disponía de una pista de ciclismo con una cuerda de 200 metros y una pista central de cemento de 36x18 metros, dedicada a pista de patines y partidos de baloncesto. Pronto se comprobó que la afluencia de público era mucho mayor que la que se esperaba en un principio y se tuvieron que instalar gradas suplementarias para poder acoger un mayor número de espectadores. El recinto disponía de alumbrado nocturno y su aforo podía variar de los 7.000 a los 10.000 espectadores en función del tipo de deporte que si practicara.  
En aquel tiempo en el local se celebraban todos aquellos deportes  que se podían realizar en pista  de cemento: Boxeo, lucha libre Hockey sobre Patines, Voleibol, Baloncesto, lo que la gran participación de público a los partidos, llego a hacer pensar a los organizadores de los eventos en cubrir el recinto, para evitar (especialmente en invierno), cancelar los espectáculos con motivo de la lluvia.
Del 1 al 10 de junio de 1951, se celebró el campeonato mundial y europeo de hockey sobre patines en los que España fue campeona. Aprovechando la euforia de público, se organizó la primera actuación  en Barcelona el 9 de julio del mismo año de los “Harlem Globe Trotters”, que repitieron actuación los años siguientes. El 9 de  julio de 1951, siendo todo un acontecimiento su actuación, al partido asistieron el ministro de Educación Nacional, señor Ibáñez Martín y el gobernador civil señor Felipe Acedo Colunga. El 4 de noviembre, le tocó el turno al Campeonato de España profesional de ciclismo de velocidad en pista y unos días más tarde el 17 y 18, el  Campeonato de España profesional de ciclismo de persecución en pista.
La repercusión que tuvo el ciclismo animo a los organizadores a celebrar los Seis días de Ciclismo en Pista de Barcelona, del 6 al 12 de junio de 1952, se repitieron del 19 al 24 de septiembre en 1953 en el que el vencedor fue el español Miguel Poblet, haciendo pareja con el italiano Terruzi. Nuevamente del 27 de mayo al 9 de junio de 1954, volvió a ser escenario de los campeonatos del mundo y europeos de Hockey sobre Patines
El apogeo del Pabellón de Deporte entre los años 1951 y 1954, empezó a ser un problema para poder atender el constante aumento de petición de entradas que hizo que el Ayuntamiento, tomara la decisión de no cubrir el Pabellón para buscar un nuevo local en donde poder ubicar a más espectadores, en el que se pudieran desarrollar los deportes de pista que normalmente se celebraban cada semana y evitar las inclemencias meteorológicas. El ayuntamiento vio la solución muy cercana en un terreno en la calle Lérida al pie de la montaña de Montjuich, y se decidió construir allí, el Palacio Municipal de Deportes, el cual fue inaugurado el 5 de julio de 1955
Con la construcción del nuevo Palacio de los Deportes en 1952, el ayuntamiento se replanteo realizar cambios en la programación de espectáculos y decidió dedicar el recinto a un nuevo tipo de negocio olvidándose de los eventos deportivos, por lo que se acondiciono la pista del velódromo a la realización de las carreras de galgos. En octubre del mismo año la Federación Española Galguera, concede la licencia para la apertura de un canódromo en el Pabellón del Deporte de Barcelona, nombrando director de carreras a don Vicenta Beneyto y subdirector a don Juan Círera, que inauguran el Canódromo el día 6 de enero de 1953
En 1977 con la llegada de la democracia se aprovechó el recinto para la celebración de los primeros mítines políticos en las campañas lectorales de 1977 y 1979. La construcción de un nuevo canódromo en la avenida Meridiana, fue el principio del fin, este nuevo recinto mucho más moderno, le fue haciéndole perder el favor del público, aunque convivio con él durante unos años. El deterioro de sus instalaciones y la opinión pública contraria al maltrato de los animales acabaron con él en 1999. Poco después el local fue derribado y en su lugar se construyó la escuela de formación de la ONCE.
Regreso al contenido