Pabellón del Deporte – Canódromo Pabellón - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pabellón del Deporte – Canódromo Pabellón

Edi. Deporte
En 1950, con motivo de la Organización del VII campeonato del Mundo y el XVII de Europa, se constuyo en la manzana que había entre la Gran Vía, Llansa, Sepulveda y Viladomat, un edificio que pudiera organizar dicho evento y que a su vez pudiera una vez finalizado albergar acontecimientos a gans escala en sus instalaciones.
Durante unos años fue un edificio que no solo se destino a dichos acontecimientos deportivos sino a espectáculos que pudieran albergar un gran números de espectadores. Disponía de una pista de ciclismo con una cuerda de 200 metros y una pista central de cemento de 36x18 metros, dedicada a pista de patines.
Pronto se comprobó que la afluencia de público era mucho mayor que la que se esperaba y se tuvieron que instalar gradas suplementarias para poder acoger un mayor número de espectadores. El recinto disponía de alumbrado nocturno y su aforo podía variar de los 7.000 a los 10.000 espectadores en función del tipo de deporte que si practicaba.  
En aquel tiempo el local tenia una dedicación habitual de Boxeo, Voleibol, Baloncesto, la gran participación de público llego a hacer pensar a los organizadores en cubrir el recinto para evitar cancelar los espectáculos con motivo de la lluvia, su mayor apogeo duro entre los 1951 y 1954, fecha en que vista la necesidad de ubicar cada vez a un mayor número de personas, se decidio buscar otra ubicación que pudiera albergar a un mayor número de espectadores y el ayuntamiento se decidio a construir cerca en la calle Lleida en 1955 el Palacio Municipal de Deportes.
Aprovechando la euforia de afluencia de publico, se organizo en julio de 1951 la primera actuación en Barcelona de la visita de los “Harlem Globe Trotters”, que a partir de esa fecha volvieron en otras ocasiones a celebrar sus actuaciones en la ciudad.
En 1953 con el inicio de la construcción del nuevo Palacio de los Deportes, la empresa se replanteo realizar cambios en la programación de espectáculos, decidiendo dedicar el recinto a un nuevo tipo de negocio olvidándose de los eventos deportivos, por lo que se acondiciono la pista del velódromo a la realización de carreras de Galgos que en aquellos momentos estaban siendo una nueva diversión en toda Europa y en el que además se podían realizar apuestas deportivas se aliviarían a los jugadores ya que en España estaba todavía prohibido el juego.
En 1977 con la llegada de la democracia se aprovecho el recinto para la celebración de los primeros mítines políticos en las campañas lectorales de 1977 y 1979. Esto fue el principio del fin, en la otra punta de la ciudad en la avenida Meridiana con Fabra y Puig se construyó el Canódromo Meridiana, este nuevo recinto aunque convivio con el Pabellón durante unos años, fue decayendo paulatinamente por la modernidad del nuevo edificio.
En 1977 con la llegada de la democracia se aprovecho el recinto para la celebración de los primeros mítines políticos en las campañas lectorales de 1977 y 1979. Esto fue el principio del fin, en la otra punta de la ciudad en la avenida Meridiana con Fabra y Puig se construyó el Canódromo Meridiana, este nuevo recinto aunque convivio con el Pabellón durante unos años, fue decayendo paulatinamente por la modernidad del nuevo edificio.
El espacio se fue degradando paulatinamente lo que hacía presagiar un eminente final, el canódromo cerro definidamente en 1999, poco después el local fue derribado y en su lugar se construyó la escuela de formación de la ONCE.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal