Oficios Desaparecidos – Oficis Desapareguts - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Oficios Desaparecidos – Oficis Desapareguts

Oficios
En la Barcelona de antes fueron muchos los oficiós que habían y con la modernidad han idò desapareciendo, unos porque su labor ya no es necesaria y otros porque el cambio de los tiempos y la tecnología han suplido su trabajo y han hecho que su colaboración ciudadana ya no fuera necesaria.
Algunas fotos pueden ser repetitivas pero tienen la misión de demostrar dentro del mismo oficio los cambios sufridos en su forma de desarrollarlo.
Faroleros: este oficio que hoy no podemos pensar ni que existía y que entonces era muy necesario, tuvo dos fases en la ciudad. La primera fase y la más artesana fue en los tiempos en que no había electricidad y dicho señor llevaba una vara larga con un gancho y una mecha encendida, con el gancho abria el gas y con la mecha lo encendía, esta labor diaria se debía de hacer dos veces al día a la noche para encender la luz y a la mañana para apagarla. En la segunda fase, las cosas fueron más fáciles, con la electricidad, solo se tenia que abrir una puertecita y enceder o apagar la luz, no existían los automáticos como ahora que encienden o apagan la luz.
Tintoreros: Este oficio, que no se comprende hoy como tal, tuvo en su época razón de ser, las cocinas eran pequeñas y los tintes de la ropa muy primitivos, a principio de siglo iban con un equipo ambulante por las calles anunciado su trabajo, después abrieron talleres para que la gente llevara allí su ropa, pero en nada se parecía a las tiendas de ahora.
Seguro que muchos se preguntaran ¿tan necesarios eran los tintoreros para ejercer un oficio?, dos son las razones de su existencia. La primera y la más importante es que en aquella fecha, cuando se motñia alguien en una familia, se guardaba un luto “obligatorio”. Los hombres llevaban un botón negro en la solapa de la americana o una banda negra en una manga de la americana. Las mujeres lo tenían peor según la cercanía del difunto, se debía de llevar el luto y existía el luto riguroso o el medio luto también llamado “alivio” que se llevaba al cumplir un tiempo obligatorio de llevar luto.
- Por la muerte del esposo o esposa, el cónyuge llevaba luto riguroso dos años más seis meses de alivio de luto, para relajarse del negro.
- Por la muerte de un hijo, los padres llevaban dos años de riguroso luto más seis meses de alivio, también.
- Por la muerte del padre o de la madre, los hijos llevaban luto un año más seis meses de alivio de luto.
- Por la muerte de un hermano, los hermanos guardaban seis meses de luto riguroso.
- Por la muerte de los abuelos, los nietos guardaban seis meses de luto riguroso más tres meses de alivio.
- Por la muerte de un tío o tía, los sobrinos mantenían tres meses de luto.

Como es lógico este apartado se ira ampliando con otros oficios desaparecidos
Regreso al contenido | Regreso al menu principal