Nueva Aduana (tercera) Revisada el 18 de agosto del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Nueva Aduana (tercera) Revisada el 18 de agosto del 2018

Edi. Oficiales
Aduana (tercera Aduana)
La reurbanización del antiguo puerto de Barcelona a principios del siglo XX, provoco la edificación de una nueva Aduana que sustituyera a la de la Plaza Palacio, en el centro neurálgico de lo que en aquellos momentos iba a ser el centro de operaciones de las tareas portuarias. El edificio de la segunda aduana, quedaba obsoleto al haberse desplazado la operativa marítima hacía la zona de la Puerta de la Paz y la primitiva estación marítima.
Fue construido entre 1896 y 1902, en Avenida de Josep Carner 29, desde 1894, a (anteriormente Avenida Colón), junto a la Puerta de la Paz,  (frente al edificio de las Atarazanas), fue edificado por Enric Sagnier i Villavecchia con la colaboración de Pere García Fària. Edificado en forma de H, siguiendo el habitual estilo ecléctico que daba en aquella época, Sagnier a sus edificios, una muestra de ello la tenemos en el edificio del  Palacio de Justicia empezado a construir en 1887. En el otro lado de la estatua de Colón se encontraba el edificio, de la actual Junta de Obras del Puerto, construido en 1903, por Julio Valdés Humaran, que en aquellos tiempos hacía las funciones de embarcadero de la ciudad y consignatario del envío de mercancías y aduana de pasajeros, en la que también destacaba en el primer piso el restaurante Mundial Palace.
El edificio  en forma de “H”, está  formado por dos cuerpos paralelos unidos en el centro por otro cuerpo transversal. La parte que da al mar es más baja y tiene una tipología de nave industrial o almacén. El cuerpo principal en cambio, tiene aspecto de palacio, con una fachada monumental ornamentada con esculturas de ilustres personajes, que recuerda a la arquitectura centro-europea, rematada por los escudos de la ciudad, acompañado por los escudos de Cataluña y España, y la figura de ocho leones y dos águilas obra de Eusebi Arnau.
En 1911, en una de las muchas reurbanizaciones del puerto se construyó una nueva estación marítima en lo que  hoy es el edificio del World Trade Center, de la que salían los grandes transatlánticos (en aquella época) que se dirigían a los puertos sudamericanos y que no podían entrar dentro del puerto a causa del poco calado de este, entre ellos los célebres transatlánticos “Cabo de Buena Esperanza y Cabo de Hornos, comprados por la Compañía Ibarra.
El embarcadero de la Puerta de la Paz quedo destinado a las oficinas de la Junta de Obras del Puerto y la Aduana quedo relegada a un papel secundario. Posteriormente el edificio fue una sede de la delegación de Hacienda en Barcelona, en la que se tramitaban gestiones y se podía realizar la campaña de la renta. Posteriormente estas gestiones pasaron a otro gran edificio del paseo  Josep Carner, mientras se debate el papel que se dará a este edificio emblemático de principios del siglo XX.
Regreso al contenido