Café Novedades revisada el 12 de junio del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Café Novedades revisada el 12 de junio del 2019

Bares y Restaurante
El Café Novedades fue construido en el Paseo de Gracia, en los terrenos que antes ocupaban los jardines del Prado Catalán, su propietario Ignacio Elías, quiso dotar a Barcelona, de un establecimiento espacioso que fuera un orgullo para la ciudad. Empezaba en la esquina del chaflán con la calle Caspe y continuaba por el Paseo de Gracia hasta el edificio propiedad de Enric Losada. Tenía una superficie de 1.513 metros cuadrados. El complejo estaba integrado por un salón cafetería, con 160 mesas, una sala de baile y la posterior sala de billares con 23 mesas, con una plantilla de 83 personas.
Para su construcción Ignacio Elías, contrato al arquitecto Salvador Viñals, el cual tenía  el permiso para no escatimar ningún gasto. En su construcción el local se doto de unas condiciones especiales, que dotaba al establecimiento con ventilación necesaria en verano y grandes ventanales cerrados con elegantes vidrieras que daban una temperatura agradable en invierno.
El decorado interior tenía en el techo, tres grandes pinturas alegóricas, en armonía con el color claro del resto del edificio. La Iluminación estaba realizada con aparatos del gas, que producían un efecto deslumbrador por la noche. El mostrador colocado frente la puerta de entrada del centro, era espacioso y elegante. El pavimento lo realizó en mármol blanco y negro, que daba al conjunto un aspecto espectacular. En un lado del salón destacaba la figura de un piano de cola Erard, (Sebastien Erard, fue el primer fabricante francés de pianos). Fue inaugurado el 31 de enero de 1884.
En 1895 se realizó la ampliación del local, para construir una gran sala de billar, un juego que en aquel entonces su había puesto de moda en las grandes cafeterías. Pero no solo dedico la sala al juego, sino que creo una escuela en la que también se celebraban fue inaugurada el miércoles 23 de septiembre de 1896.
En 1904, fue radicalmente reformado, para adaptarlo a los nuevos tiempos en los que se imponía adaptar los locales a la novedad de la luz eléctrica. Su realizador fue el maestro de obras José Carrera Miro, que le dio un aspecto mucho más lujoso, en el que no solo destacaba la luminosidad lograda por el nuevo tamaño de sus ventanales con vistas al Paseo de Gracia, sino por la impresionante decoración realizada por una cantidad de profesionales que dieron al local un nuevo impulso.
Al día siguiente de su inauguración que se realizó el miércoles 7 de diciembre La Vanguardia escribía un artículo en el que pregonaba las excelencias del local.
Anoche volvió a abrirse al público el café de Novedades, que ha sufrido una transformación radical.
Lo que primero impresiona es el derroche de luz, que a raudales se esparce por el amplio local, en cuyo decorado se han empleado tonos suaves, clarísimos, que contribuyen al aspecto risueño del conjunto.
En los fustes de las columnas, a modo de abrazaderas, en los floridos capiteles y en el techo, bombillas incandescentes despiden tal claridad, que impide haya un rincón sumido en sombra. Y por si tanta profusión lumínica fuese poca, dos grandes lámparas sustentan mecheros Aüer, bombillas eléctricas y sendos arcos voltaicos, cuya diversidad de caracteres luminosos enriquece la suave tonalidad que impera en el decorado.
Sobre la puerta correspondiente a la sala de billares se ha erigido una elegante tribuna para los músicos, en el centro de la cual se abre una puerta sobre cayo dintel queda aprisionado en artísticos motivos un reloj. A los Indos se desarrolla, artística composición alusiva a la Música.
La impresión que se recibe es alegre y señoril.
En el primer piso se han habilitado varios gabinetes para restaurant.
He aquí los nombres de quienes han intervenido en las obras de referencia: Arquitecto, don José Carrera y Miró; yeso y adornos, don Cosme Manrell; pintores, señores Vilaró; cristales, don Joaquín Marsillach; lunas, don Basilio Paraíso; cerrajero, don Luis Rosell; instalación eléctrica, don Juan Tomas y don Santiago Fernández; embaldosado y piedra artificial, señora viuda de J. Vila e hijos; sillas de Viena, señores Thonet hermanos; mármoles, señor Franci; mesas de mármol, señor Casas; lampistería, don Francisco Vendre!I; puertas de acero, señores Santamaría hermanos; tapicería, Unión de oficiales tapiceros; toldos, señores Maristany hermanos; ventiladores, señores Carcasona y Casáis; cubierta, Real Compañía Asturiana; relojero, señor Besaes; estucador, señor Calabuig.
Ese mismo año el Café recibe el primer premio, en el concurso del mejor establecimiento comercial, instaurado en 1902, anteriormente el 23 de junio de 1899 había creado el premio del mejor edificio artístico, con el fin de fomentar la construcción de edificios con un interés arquitectónico.
El Concurso anual de edificios artísticos de la ciudad de Barcelona fue instaurado por el Ayuntamiento el 23 de junio de 1899 para premiar al mejor edificio construido anualmente en la ciudad. A partir de 1902, se creó una categoría para galardonar al mejor establecimiento comercial.
En las noches de verano del 1912, ofreció gratis a sus clientes en los jardines interiores, sesiones de cine. En 1913, paso a promocionar partidas a 200 carambolas, en las que los espectadores realizaban apuestas, partidas que se fueron prorrogando hasta el 1914, fecha en que desapareció de los anuncios en los periódicos.
Pero el Paseo de Gracia se había convertido, en un devorador de solares en los que construir nuevas edificaciones que reportaran grandes beneficios a sus nuevos propietarios, el Gran Café Novedades, como edificio propio desapareció y en su lugar se edificó la Casa Rocamora, proyectadas por Joaquim y Buenaventura Bassegoda i Amigó.   
El pintor, dibujante y decorador Joaquim Renart i García, fallecido en 1961, en su diario ilustrado conservado en la Biblioteca de Catalunya el Café de Novedades cerró en 1912, pero yo he encontrado, anuncios del 1913 y 1914, en los que anunciaba las partidas con apuestas.
Regreso al contenido