Maison Dore - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Maison Dore

Bares y Restaurante
Los hermanos G. y M. Pompidor “fondistas” de Tarrasa de ascendencia francesa, abrieron para la Exposición Universal en 1888, un restaurant en La Plaza Real, con el nombre de " Ponpidor. En 1897 inauguran la Maison Dorée. El local se encontraba en el número 22 de la plaza de Cataluña en la esquina con Ribadeneyra.
Gracias al talento del constructor August Font i Carreras, el restaurante al que pusieron en nombre “Maison Dore”, fue uno de los restaurantes más lujosos y suntuosos de la ciudad, que pronto acogió a toda la clase aristocrática y intelectual de Barcelona, que pronto le convirtió en el establecimiento de más clase y calidad de la ciudad.
Su decoración confusa, pero elegante le daba un ambiente de suntuosidad. Se puede decir que este restaurante rememoraba al otro que existía en París, que llegó a ser el mejor de la capital de Francia. Fue el primer local en Barcelona que instalo una puerta giratoria. Y se comentaba que con la energía creada al entrar y salir los clientes hacían funcionar la máquina que molía el café, situada en el sótano del edificio. 
La cocina tuvo en el célebre chef Blancher su director cualificado, quien hizo famoso sus macarrones a la italiana, que estaban aromatizados con trufas, tal y como lo exigía en sus comidas compositor de ópera Gioacchino Rossini. El cubierto constaba de cuatro entrantes, costaba,” 5 Ptas".
En sus salones se celebraron fiestas y fue lugar de tertulias y donde concurrieron personalidades tales como Santiago Rusiñol, el arquitecto Puig i Cadafalch, Isidoro Nonell, Ramón Casas y un largo etcétera. Cuando El rey Alfonso XIII, visitaba Barcelona, era frecuente que fuera a comer a sus salones. El local era el punto de encuentro de la mejor sociedad de la ciudad.
Cerró en 1918, un tiempo después se abrió en la misma plaza de Cataluña número 7, otro con el mismo nombre, pero jamás alcanzó la misma categoría...
Regreso al contenido | Regreso al menu principal