Plaza Lesseps – Plaça Lesseps - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Plaza Lesseps – Plaça Lesseps

Plazas
Cuando en 1626 se estableció en la villa de Gracia el convento de los padres Carmelitas a las afueras de la villa de Gracia, pocos podían pesar que cuatrocientos años después aquella zona se iba a convertir en una de las zonas importantes de aquella ciudad entonces lejana que se llamaba Barcelona.
Pronto alrededor del convento empezaron a construirse masías que iban a conglomerar un grupo de habitantes en la zona. Las masías y construcciones que se formaron alrededor del convento dejaron un espacio parecido a una plaza que denominaron “Els Josepets”.
Esta primitiva plaza que acabaría siendo la actual Plaza Lesseps, ha sido hasta la fecha la segunda plaza maldita de la ciudad (junto a la otra “Plaza de las Glorias”), por la cantidad de obras que ha sufrido en el transcurso de los años y que nunca acabo siendo bien aceptada por el vecindario.
La primera plaza que se construyó empezaba frente a la iglesia y servía para los actos de las fiestas y los mercados que se celebraban en ella. El enclave fue durante los siglos XVIII, un lugar en el que los ciudadanos burgueses de Barcelona iban a pasar los veranos. Debemos recordar que el sitio era un lugar de un enorme tráfico (el de aquellos tiempos) ya que era el camino que emprendían los barceloneses para trasladarse desde Barcelona a San Cugat, subían por Salmerón (Mayor de Gracia), y pasaba junto al convento para subir por la carretera (hoy República Argentina), hasta los diferentes destinos de la Sierra de Collserola.
Este incremento en el movimiento de personas propicio que la villa fuera creciendo no solo en habitantes sino también en comercios, que encontraban en la zona un nuevo lugar para establecerse. Este movimiento también propicio que hubiera necesidad de facilitar en movimiento de las personas para lo cual se instalaron primero líneas de tranvía y luego el denominado “Gran Metro” (hoy línea 3 verde) que acercaba las gentes de Gracia hasta la Plaza Cataluña.  
Tras la reforma del plan Cerdà, la plaza tuvo dos momentos cruciales el primero después de la adhesión de la villa por la ciudad de Barcelona en el primer cuarto de siglo (durante la república), en la que se configuro la plaza “dels Josepets” con edificaciones que marcaron la forma de la plaza, detrás de esta plaza estaba otra mayoría Plaza de Estanislao Figueras, la cual fue modificada en los primeros tiempos del franquismo denominándola “Plaza de la Cruz”.
En 1963 se tomó la determinación de unir la “Plaza de la Cruz” y la “Plaça del Josepets”, aunque en los terrenos de esta plaza todavía quedaba una masía habitada “Can Alegret”, el cual no había cedido a las presiones del Ayuntamiento. La obra proyectada consistía en unir la Travessera de Dalt con Príncipe de Asturias. En 1965 se completó, aunque la apertura se hizo en el mes de marzo, la conclusión de la plaza no se concreto hasta el año 1965 en que se derribó la última masía y se derribaron las antiguas cocheras del Tranvía. Se ensancho la Travessera de Dalt y empezó a perfilarse la apertura de la Ronda del General Mitre 
Tras la destitución del alcalde Porcioles en 1973, debida al incremento de las protestas ciudadanas, El nuevo alcalde Enric Maso ingeniero y diplomático, retomo la idea de reforma de la plaza demostrando un aspecto dialogante y consensuo una reforma entre la posición de Porcioles y la petición ciudadana.
Maso, fue sustituido por el nuevo Alcalde Viola que siguió con la construcción de la Ronda de General Mitre, que se veía como solución para mitigar el aumento constante del parque automovilístico. La abertura de la Ronda dio una solución al tráfico que se producía entre, la calle Cartagena, con la la Ronda del Guinardo y la Plaza Cerdá.
Ya con la Ronda del General Mitre consolidada y la Travessera de Dalt ampliada, debía darse paso a las obras de conexión de ambas vías para culminar el recorrido del I Cinturón de Ronda. El proyecto comprendía tres puntos; el enlace con pasos a distinto nivel, la ampliación de la estación de metro, y el proyecto de ajardinamiento. Dicho proyecto contemplaba el bosque central y también la ampliación de la plaza con los terrenos que ocupaban las cocheras del metro.  
En 1981 comenzó el proceso de candidatura olímpica de Barcelona para las Olimpiadas del 92. En 1986 la ciudad fue elegida sede organizadora de dichos JJOO. 
Una vez pasado el apogeo de los JJOO, la plaza maldita, seguía creando insatisfacción entre los ciudadanos y la clase política. Así pues, en 1996 se decidió la reforma de la Plaza Lesseps con el acuerdo de todos los grupos políticos del distrito de Gracia. El siete de octubre de 1997, la primera propuesta de actuación, elaborada por el departamento municipal de Proyectos Urbanos y Movilidad, fue aprobada. Las claves estaban claras; bajar la cota de la plaza a su antiguo nivel, mejorar y devolver las conexiones rodadas y peatonales a nivel de superficie, mantener el paso de la ahora Ronda del Mig por debajo de la plaza, garantizar las zonas verdes y su accesibilidad. Actualmente más de 100.000 vehículos pasan cada día por Plaza Lesseps; una media de 70 por minuto. Cabe comentar, para hacerse una idea de las magnitudes tratadas, que en la AP7 entre la Jonquera y Salou, pasan al día 55.000 vehículos.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal