Au Lyon D’Or – El León de Oro - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Au Lyon D’Or – El León de Oro

Bares y Restaurante
En 1750, abrió sus puertas el café Caponata propiedad de el empresario italiano Andrea Caponata, el cual fundo uno de los primeros locales de este tipo en Barcelona. Años más tarde en 1891 los empresarios Enric Vilalta y Sebastià Gay, compraron el local, le reformaron y lo convirtieron en El Café-Restaurante-Cervecería “Au Lyon d’Or”, un local decorado con un estilo modernista que conquisto en poco tiempo el corazón de los ciudadanos.
Los Empresarios, contrataron a Paco Coll i Leon para que dirigiera la cocina del restaurante, él cual hizo salir la noche de la inauguración un carro irado por un camarero en el cual iba una bandeja con un Rosbif tapado por una campana enorme. El éxito del restaurante y los buenos resultados hicieron que el restaurante fuera ampliado a tres salones al cabo de un año.
Como algo normal, el local empezó a tener sus propias tertulias, ya que en aquellos tiempos la zona era muy concurrida por artistas y escritores, que buscaban un lugar acorde con sus exigencias. Dicen que Santiago Rusiñol escribió en una de sus mesas la obra “La Bona Gent”, otro de los artistas que frecuentaba el local era la cupletista Consuelo Portella más conocida por “La Bella Chelito”.
El auge del local cada día iba en aumento, lo que provoco que en 1915 se hiciera una reforma para adaptar un salón l en una sala para bailar tangos. Pero los cambios no paraban, en 1919, Francisco Maestre Laborde, “Conde de Salvatierra”, decretó que el “Au Lyon d'Or” y otros veinticuatro locales similares pudiera adaptar sus locales para que se pudiera permitirse el juego.
Finalizada la guerra civil española, el restaurante debió cambiar su nombre, el régimen franquista había decidido españolizar todos aquellos nombres extranjeros que a partir de aquel momento quedaron completamente prohibidos. El restaurante a partir de entonces tomo el nombre de “El León de Oro”, el cual conservo hasta el final de sus días.
La pos-guerra también motivo el cese de las tertulias en las cafeterías ya que los tertulianos empezaban ha hablar de sus aficiones y acababan hablando de política, cosa que no gustaba al nuevo régimen, el cual enviaba a dichos locales a miembros de la policía secreta, que luego provocaba detenciones posteriores.
Con el cese de las tertulias y la situación económica que padecía el pueblo, el local como muchos otros empezó un lento declive que acabo con su cierre. El cese del negocio del local coincidió con el tiempo que el régimen de Franco empezó a tener contactos más oficiales con los norteamericanos, los cuales tomaron el puerto de Barcelona como una base en la que aparecían continuamente, era raro que en el puerto no hubiera atracado un navío de dicho país, por lo que alguien aprovecho el cierre del “León de Oro”, para abrir un local que pronto se hizo un sitio en la noche barcelonesa, este no era otro que el famoso Cabaret “Panam’s”
Regreso al contenido | Regreso al menu principal