Sala de Fiestas La Paloma - Sala de Festes la Paloma - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sala de Fiestas La Paloma - Sala de Festes la Paloma

Bailes-Cabarets
La Paloma, ha sido una de las salas de fiestas más emblemáticas de la Barcelona del siglo pasado, situada en la calle del Tigre 27, una travesía de la Ronda de San Antonio en el distrito del Raval, fue inaugurada en 1903 y desde sus comienzos consiguió que fuera aceptada por dos tipos de público muy diferentes los carrozas que iban a bailar los bailes más agarrados y la juventud que llenaba el local por las noches con actuaciones en directo de los grupos más ruidosos y los discjockeys más famosos.
La sala que todos conocíamos como (sala de baile), con un aspecto poco agraciado exteriormente, era en principio, un taller de fundición que abrió sus puertas en 1853 con el nombre de “Fundición Comas”, Dicho taller dedicado a la decoración y los trabajos en bronce, fue la empresa encargada de realizar en 1883, toda la decoración en bronce del monumento a Colón, que fue erigido en 1888 para la Exposición Universal.
La empresa que propiedad de tres accionistas entro en una recesión de pedidos por lo que decidieron abandonar el negocio de la fundición y aprovechar la gran dimensión del local para montar una sala de baile, a la que llamaron “La Camelia Blanca”, poco conocedores de este tipo de negocios y las deudas de su anterior negocio determinaron que vendieran el local a Jaume Dora, que fue la persona que convirtió la vieja fábrica en una lujosa sala de baile que ha estado en la cúspide de un local de baile, hasta que tuvo que cerrar por motivos de insonorización por parte del ayuntamiento.
Las obras de reforma, empezaron en 1903 y se prolongaron hasta 1915, aunque desde el principio funciono como baile con el nombre que todos conocemos como “La Paloma”. Jaume Dora encargo a su hijo Ramón para que colaborase en la decoración del local en un estilo afrancesado, para lo cual le encargo que se desplazara a Paris, para coger ideas en la capital de Francia.
Encargaron a Ramón Mestres un artesano que en aquellos tiempos estaba en auge en la decoración tipo versallesco la realización de realizar los relieves de la sala. Las pinturas corrieron a cargo de los pintores del Gran Teatro del Liceo, Salvador Alarma y Miguel Moragas los cuales dieron por terminado el trabajo el año 1915. En 1928 se instaló la espectacular lámpara que ilumina el centro de la sala de baile y que daba por finalizado el final de la remodelación de “La Paloma”.
Aunque al principio hubieron problemas con el público visitante, pronto erradicaron los indeseables que acudían a la sala y fue tomando cuerpo la visita de personajes célebres y bohemios, se comenta que Salvador Dalí se sentaba en uno de sus palcos y se pasaba las horas realizando bosquejos de los bailadores de la sala, también se comenta que Pablo Picasso conoció en el lugar a su novia Rosita del Oro.
Durante la Guerra Civil, fue incautada y reconvertida en galería de tiro. Como a muchas empresas que fueron incautadas una vez finalizada la guerra fue devuelta a sus dueños, pero después de los retoques necesarios para poner la sala de baile en condiciones y viendo la situación con que la dictadura había actuado en los aspectos de censura, Ramón Daura estableció algo que causo un impacto puritano en la sala, y fue la implantación de “La Moral”, este personaje era interpletado por un señor que con un baston en la mano pasaba entre las parejas en la sala de baile y cuya misión consistía en impedir que las parejas bailasen más apretados de la cuenta.
La proliferación del ocio en la ciudad, el cambio de costumbres de los clientes y la mayor intensidad de los decibelios en la actualidad, consiguieron que la empresa empezara a tener problemas, por un lado la disminución de clientes y por el otro las quejas de los vecinos en cuanto a los ruidos de la sala, hicieron que el ayuntamiento plantearan que La Paloma iniciase unos trabajos de insonorización, cosa que se fue posponiendo por el coste y por la dificultad de su realización debido a la decoración de la misma.
El ayuntamiento cansado de los continuos (según ellos) falta de compromiso por parte de la dirección dictamino el cierre del local, cosa que se realizó, el día 31 de diciembre del 2007, fiesta de Fin de Año.
Últimamente se especula con la posibilidad de que “La Paloma” se pueda reabrir, el tiempo lo dirá…….
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal