La Llegada del Cine rev. 16-5-2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

La Llegada del Cine rev. 16-5-2018

Cines
Principio del Cinematógrafo en Barcelona
En Barcelona como en cualquier ciudad, al principio del cinematógrafo fueron apareciendo y desapareciendo infinidad de pequeños locales, que  vieron en las imágenes en movimiento un filón de oro en el que enriquecerse, era algo lógico, ya  que hasta entonces, solo la fotografía podía ofrecer, que la población se interesase por lo que sucedía más allá de donde le llegaba la vista.
Los primeros locales que se dedicaron a presentar este tipo de diapositivas (fotografías), que proyectaban imágenes en pantallas gigantes que eran acompañadas por la música que tocaba algún pianista u orquestina, fueron sin duda alguna, unas instalaciones de forma circular llamados  “Panoramas”. Instalaciones, que proyectaban vistas fijas que daban la sensación de movimiento, mediante una serie de mecanismos que las proyectaban en una gran pantalla.
En Barcelona se instalaron en 1888, con motivo de la Exposición Universal, dos de esas espectaculares edificaciones: el Panorama de Waterloo, que estaba situado en la explanada de la manzana 40 del Plan Cerda, entonces no existía la actual plaza de Catalunya y el Panorama de Plewna, en la esquina de la calle Cortes (hoy Gran Vía con Rambla Cataluña frente al monumento que se había dedicado a Güell y Ferrer hoy: Fuente de los niños cabalgando peces “ Font dels nens cavalcant peixos”, obra de Frederic Marès que estuvo situada anteriormente en la Plaza de Cataluña).
La primera constancia que se tiene de visionar imágenes data del 2 de mayo de 1895, se trataba de la visión de fotografías animadas que podían ser observadas a través del visor de un Kinetoscopio Edison, en una barraca llamada “El Ilusionista Parisino”, que se encontraba instalado en la plaza de Cataluña, frente a la casa Girona, (actualmente la entrada principal del edificio del Corte Ingles). El Kinetoscopio, fue el precursor del proyector de películas de los hermanos Lumière, al crear la ilusión del movimiento, con el paso rápido de una tira de película perforada con imágenes, sobre una fuente de luz en un visor.
Un año después el 24 de mayo de 1896 se presentó el Animatógrafo de Paul, en el Teatro Eldorado, situado también (en lo que sería a partir de 1902), la plaza de Cataluña esquina con la calle Vergara “Bergara”, (que posteriormente fue el edificio de Banco de Bilbao y sus sucesivos cambios de nombre (BBV, BBVA y últimamente un edificio Zara). El éxito del Animatógrafo fue debido a poder proyectar la imagen en movimiento en una pantalla. Fue presentado por primera vez al público en la Sala d'Egypte en Piccadilly, en Londres
Otro ingenio con vistas animadas fue el Kinetógrafo de George William de Best, que fue presentado, en el vestíbulo del Teatro Principal, frente a la plaza del Teatro, el 5 de junio de 1896. El Kinetógrafo, considerado el precursor de la cámara cinematográfica, que ofrecía maquinarias que permitían ver y grabar imágenes en movimiento.
Entre 1897 y 1900, la aparecieron salas que anunciaban como cinematográficas que aparecían y desaparecían, rápidamente y que se ubicaban en pequeñas salas con una capacidad mínima de espectadores. Pero no fue hasta que llegaron los hermanos Augusto y Louis Lumière, que se presentó el verdadero precursor de nuestro actual cine
La apertura del cine al público en general, fue un acontecimiento que activo a la prensa de aquellos tiempos, uno de los diarios de entonces el Diario de Barcelona, cuatro días antes, con motivo de la presentación oficial informaba a sus lectores, “El próximo lunes quedará establecido el Cinematógrafo Lumière a partir de las cinco de la tarde hasta las diez de la noche del mismo día. Se darán sesiones de dicho aparato a beneficio de los soldados que regresan heridos y enfermos de la isla de Cuba, al precio de una peseta la entrada. Se exhibirán en el citado espectáculo interesantes cintas fotográficas completamente distintas de las que aparatos análogos exhibidos en esta ciudad tenían en su repertorio.
Con la fecha de la primera proyección de cine a la ciudad existen pequeñas discrepancias (en la fecha), no en el lugar y todo estriba en que unos historiadores la dan el día de la presentación oficial y otros dan la fecha el día de la  sesión ofrecida al público, todo ello da una diferencia ¡Abismal de cuatro días! del 10 de diciembre de 1896 al 14 de diciembre. En lo que si todos coinciden es en el lugar, el estudio fotográfico de los hermanos Napoleón, situado en la antigua Rambla de Santa Mónica 15. Con unos equipos fabricados por los hermanos Lumière, del que ellos fueron los distribuidores exclusivos para España, durante los primeros años.
Con el primitivo nombre de Cinematógrafo Lumière, las primeras películas que se presentaron en dicha ocasión fueron:
Desfile del regimiento de lanceros de la reina en Madrid
Paso de un río por caballos y jinetes
Montañas rusas náuticas en el lago Leman de Ginebra
Llegada de un tren a la estación
Hora del rancho en un cuartel
El regador regado
La fiebre por el séptimo arte no había hecho nada más que empezar
Al día siguiente, el Diario de Barcelona en su crónica relataba el acto de una forma entusiasta: Los cinematógrafos y las fotografías animadas que se habían exhibido hasta ahora en la ciudad, se hallaban muy lejos del espectáculo con la perfección que se ve en el Cinematógrafo Lumière
En 1900, en el entorno de la futura plaza de Catalunya existieron una cantidad grande de salas, que proyectaban pequeñas películas (las cuales en aquella época se anunciaban con los metros de cinta que tenían), que demostraban al público, el interés por el nuevo sistema de diversión. En la Vanguardia del sábado 1 de julio de 1901, se anunciaban los siguientes locales en los que se proyectaba cine y solo una película era la sensación del evento: Palacio de la ilusión, “Caperucita Roja. Palacio de la Óptica, “El Funicular más alto del Mundo”. Cinematógrafo X, “Caperucita Roja”.  Real Cinematógrafo Napoleón, “Caperucita Roja”. Animatograph, Café Novedades, Nuevo programa en películas, Gran colección de vistas disolventes de Montserrat en colores. El Fonogromoscop, Gran éxito en los cuadros y fonogramas de la Bohemia y la Favorita. Como se puede ver, todos eran sistemas con aparatos nuevos que querían hacer la guerra a los hermanos Napoleón.
Posteriormente fueron apareciendo cines con una dedicación más profesional, algunos empezaron solo con proyecciones de fin de semana, mientras que los más cercanos al centro de la ciudad se dedicaron a realizar sesiones todos los días.  
Pero el verdadero espaldarazo que recibió el cinematógrafo, tuvo lugar la noche del 19 de septiembre de 1929, cuando los diarios de la época anunciaban: esta noche a las 10 de loa noche, la empresa del teatro cine Coliseum, estrenara en su local (Innocents of Paris) “La Canción de Paris”, dirigida por Richard Wallace e interpretada por Maurice Chevalier, fue la primera película SONORA que se proyectó en Barcelona y el despegue definitivo del séptimo arte.
Los locales que al principio eran salones adaptados con proyectores elementales con pequeñas orquestinas que durante la proyección amenizaban las películas según los temas tratados, tuvieron que empezar a transformarse, ya que las producciones eran más largar y los equipos ocupaban mucho más espacio, no obstante veremos a lo largo del relato que muchos de ellos no fueron cambiando la fisionomía del edificio para adaptarlos a los nuevos equipos que fueron surgiendo, sino que a su vez tuvieron que dar una mayor amplitud a los locales de proyección para dar una mayor confortabilidad al espectador, ya que no era igual aguantar media hora sentado en una silla que estar dos o tres horas sentado en una silla o una butaca incomoda.
Para poder soportar los costes de las nuevas instalaciones los empresarios tuvieron que aumentar la capacidad de estos locales, construyendo salas más grandes y espectaculares, con butacas más confortables, solucionar la aclimatación de los locales a las estaciones del año, la ventilación de los mismos, (El Cine Ideal de la calle Cortes, presumía de ser el único cine que después de cada sesión era desinfectado y perfumado), la adecuación de los servicios sanitarios para adaptarlos a la capacidad de los mismos, las salidas de emergencia y los pasillos de evacuación (la mayor parte de las nuevas salas pasaban del millar de espectadores), fueron uno de los constantes problemas que tuvieron los empresarios en las inspecciones anuales y la construcción de las consiguientes salas para fumadores y los servicios de bar en los descansos entre película y película, para una mayor confortabilidad de los espectadores.
Este nuevo estado hizo que muchos empresarios quisieran probar su comercialización y al cabo de un tiempo se encontraran con diferentes problemas (tanto burocráticos como de prevención y higiene), que les hizo abandonar y cerrar o vender el negocio, esto provoco que un mismo cine tuviera más de un nombre a lo largo de  su historia.
Uno de los principales problemas que se encontraron los cines, fue el provocado por el futuro gobierno franquista en su residencia provisional de Burgos, referente a los nombres que no fueran castellanos, llego mucho antes de la finalización de la guerra, fue publicado en Boletín Oficial del Estado, en  Burgos (entonces sede del gobierno), en su número 577 en las páginas 7435 y 7437,  entre otras disposiciones en el que hacía referencia a la castellanización de los nombres.
BOLETIN OFICIAL DEL ESTADO.-26 de mayo 1938-
Queda terminantemente prohibido el uso de otro idioma que no sea el castellano en los títulos, razones sociales, Estatutos o· Reglamentos y en la convocatorias y celebración de Asambleas.
Orden de 23 de abril de 1941 en que se obliga a todas las películas proyectadas a estar en español.
Otro problema surgido la finalización de la Guerra Civil, fue la ordenanza del gobierno franquista, de borrar de un plumazo de los espacios públicos calles, comercios, cines, teatros, restaurantes, etc. todos aquellos nombres cuya toponimia fuera diferente a la castellana adjunto dos de las normas que salieron en el boletín oficial del estado.
Finaliza la guerra, una de las primeras cosas que realizo el régimen franquista, fue crear un departamento para obligar a las empresas cinematográficas a someterse a un autocontrol de su actuación delante del público.
La Vanguardia del domingo 29 de enero de 1939, publicaba el siguiente artículo de obligado cumplimiento
MINISTERIO DEL INTERIOR
SERVICIO NACIONAL DE PRENSA
Cinematografía
El Departamento de Cinematografía del Servicio Nacional de Propaganda del Ministerio de la Gobernación, ordena a los distribuidores, empresarios y demás depositarios y tenedores de películas cinematográficas de todas clases que las presenten inmediatamente a la Comisión de Censura cinematográfica que actúa en el Cine Pathé Palace, Vía Layetana 53, advirtiéndoles de la responsabilidad en que incurren caso de no cumplir la presente orden.
El Departamento de Cinematografía del Servicio Nacional de Propaganda del Ministerio de la Gobernación, ordena a los gerentes, encargados de todas las salas de espectáculos cinematográficos ele Barcelona, se presenten, el lunes 30 del actual a las diez de la mañana en el Cine Pathé Palace, Vía Layetana 53, para recibir instrucciones acerca de la- reanudación de sus actividades.
El cine desde su invención por los hermanos Lumière. Oficialmente inaugurado el 28 de diciembre de 1895 en París, se mantuvo en una situación plana, que poco fue cansando al espectador, ya que no desarrollaba situaciones que interesasen al público. Fue George Mèlíes quien profundizó por primera vez en el hecho de contar historias ficticias que tenían sus principios en obras teatrales, aplicando la técnica teatral a las nuevas filmaciones, quien comenzó a desarrollar las nuevas técnicas cinematográficas, con los films "Viaje a la luna" en 1902  y "Viaje a través de lo imposible" en 1904.
A partir de entonces la cinematografía fue mejorando gracias a unos directores y actores que le dieron un enfoque interesante a las nuevas historias contadas. Alfred Hitchcock, Charles Chaplin y Harold Lloyd entre otros, fueron pioneros en contar historias que motivaron el interés del público.
En 1926, la Warner Brothers introdujo el primer sistema sonoro, consistente en la grabación de las bandas sonoras musicales y los textos hablados en grandes discos que se sincronizaban con la acción de la pantalla.
1927, fue otra fecha en los anales del cine con el estreno de la primera película sonora "El cantante de Jazz" , a partir de entonces dejaron de existir las películas que no aportaban una historia creíble para el espectador, ya que se había de conjuntar la imagen con la palabra, desaparecieron los pianistas y orquestinas de los cines, la Paramount Pictures creó la técnica cinematográfica conocida como doblaje y empezaron a surgir historias que llegaban a los sentidos de los espectadores, eso sí en Blanco y Negro
En 1933, llego la película “Vanity Fair“ La feria de las Vanidades, en technicolor, pues aunque se realizaban películas en color desde 1906, hasta esa fecha no se había perfeccionado con el nuevo sistema de los tres colores.
Posteriormente, nacieron nuevas técnicas de grabación y reproducción: el cinemascope inventado en 1930 por Henri Chrétien. El 3D a principios de 50, con Perseguida por Robert Mitchum, Linda Darnell, Jack Palance, Todd-AO con un formato que utilizaba un negativo de 70 mm y 5 perforaciones de arrastre por fotograma, creado a mediados de los años 50 por Michael Todd. Cinerama que consistía en filmar y proyectar con tres cámaras sincronizadas de 35 mm que daban una imagen panorámica, incrementando su detalle y tamaño, sobre una enorme pantalla de acusada curvatura.

Regreso al contenido