Plaza Juan Carlos I – Plaça Joan Carles I - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Plaza Juan Carlos I – Plaça Joan Carles I

Plazas
Aunque no sea una plaza propiamente dicha, sino un cruce importante de tránsito y sin unos edificio que llamen la atención, la plaza a través de los años ha tenido un movimiento de nombres casi tan importante como el de coches.
Aunque algunos historiadores atribuyen el primer nombre El Cinco de Oros “El Cinc d’Oros” a unas farolas que se pusieron en 1909, el nombre realmente proviene de unos años antes, se había urbanizado la zona y era muy difícil cruzar a pie esa parte de la ciudad por la distancia que había, por lo que se decidido, el hacer unas isletas para facilitar el paso de los peatones, se colocaron cuatro laterales y una en el centro un poco más grande, este fue el verdadero motivo del nombre, Después con la iluminación y la colocación de las farolas obra de Pere Falqués, la plaza que no existía como tal en cuanto nombre fue bautizada popularmente como “El Cinc d’Oros”. 
A partir de esa fecha, una vez iluminadol el lugar se decide instalar un monumento en la isleta central, el cual provoco una cantidad enorme de disputas, el Ayuntamiento hbía propuesto levantar un monumento en memoria del político Francesc Pi i Maragall, pero no todos estaban por la labor y aunque en 1917 (unos dicen 1915) se hizo la colocación de la primera piedra la llegada de Primo de Rivera freno cualquier intento. No fúe hasta el 1931 que se instaló un monumento con el busto del politico obra de Felip Coscolla.
El monumento fue efímero ya que un año después se decidió oue el sitio y el monumento no tenían la calidad que se merecía y se convocó un concurso en 1934 para levantar un nuevo monumento. El 1936 se inauguró el monumento de nuestros días (el Lápiz), con la figura de la República obra de Josep Viladomat, (que ahora esta instalada en la plaza Llucmajor) y en la base se colocó un medallón en recuerdo del político catalán, el cuál como era lógico no fue del agrado de Franco y en 1939, decidió conservando la columna, cambiar las figuras.
En 1942 elimino la figura de la república y en su lugar hizo colocar un águila real con las alas abatidas que daban un aspecto poco agraciado a la figura, en la parte de la base se puso una figura con el brazo (el otro) alzado obar de Federico Mares, que pronto estuvo al lado del régimen. La plaza y el monumento inmediatamente pasaron a llamarse de “La Victoria”. Como era de prever, la poca gracia del águila y el descontento de los ciudadanos por haber sido eliminada la figura de la republica, hizo que el ingenio de la gente en vez de llamar a la plaza con el nombre de la Victoria, la llamase la plaza del Loro “Lloro”.
Fue tal el movimiento que hubo con el nombre añadido, que las autoridades militares pronto se hicieron eco del clamor popular y se lo comentaron al general, el cual mando que rápidamente eliminaran al pájaro y rematasen la columna con una pirámide, cosa que se efectuó sin mucha notoriedad.
Con la llegada de la democracia hubo un nuevo cambio de nomenclatura pasando a ser la Plaza de Juan Carlos I y eliminando la figura de la Victoria. 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal