Hospital de la Santa Cruz y San Pablo - Hospital de la Santa Creu i Sant Pau - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hospital de la Santa Cruz y San Pablo - Hospital de la Santa Creu i Sant Pau

Edi. Hospitalarios
Proyectado por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner, el hospital se construyó en dos fases, la primera entre 1902 y 1913 con la construcción de trece edificios modernistas; la segunda realizada por su hijo Pere Domènech i Roura que retomo la obra en 1920 y finalizo en 1930 construyendo los últimos seis edificios restantes. 
El Hospital de la Santa Cruz se fundo1421 y hasta 1904 fue la principal institución hospitalaria de Cataluña, estaba situado en la zona del Rabal (actualmente el edificio es la sede de la Biblioteca de Cataluña), en la Calle Hospital, 56. Con el tiempo el hospital se quedó obsoleto y ante la falta de espacio para poder ser modernizado y ampliado, se decide que lo mejor ria construir uno nuevo, trasladando en nuevo proyecto a las afueras de la ciudad, con el fin de poder realizar una obra acorde con su tiempo.
Su construcción se inicia en 1902 y su ejecución se desarrolla a lo largo de 18 años, con continuas desavenencias y paralizaciones por falta de presupuestos y discrepancias en su realización, en 1920 se retoma de nuevo la construcción que fue finalizada en 1930. Una vez finalizado, el hospital cambio su nombre en atención al principal mecenas el banquero Pau Gilse y se le añade el nombre de San Pablo (Pau en catalán) y a partir de entonces pasa a llamarse “Hospital de la Santa Cruz y San Pablo”, si bien es conocido como “Hospital de San Pablo”.
Su superficie un cuadrado de 300 por 300 metros, que correspondían a 9 manzanas del proyecto del ensanche de Ildefonso Cerdá, se ve vulnerado en su construcción lógica, Lluís Domènech i Montaner, molesto por haber visto desestimado su proyecto en la realización del ensanche, decide la construcción del hospital en forma diagonal contraria al proyecto de cuadricula del Plan Cerdá.
El complejo consta de un edificio principal en el vértice inferior izquierdo dedicado a la administración que sirve de entrada al hospital y de una serie de pabellones dedicados a diferentes sintomatologías que a su vez se dividen en dos partes la izquierda con pabellones dedicados a las mujeres con nombres de santas y los de la derecha dedicados a los hombres con nombres de santos, para poder desarrollar las tareas médicas y de enfermería. Todos los edificios están unidos mediante galerías subterráneas, para poder asi trasladar de una manera fácil los enfermos de un pabellón a otro.
En su construcción Domènech i Montaner tuvo como colaboradores en el proyecto a varios artistas de la época: los escultores Pablo Gargallo y Eusebi Arnau, el hierro forjado lo confió a Josep Perpinyà y los mosaicos y la pintura a Francesc Labarta.
Como el comentario generalizado de la época pronto intuyo la construcción en diagonal como una falta de sintonía con el plan Cerdá, la entrada principal está orientada cuarenta y cinco grados con respecto al Ensanche mirando hacia la Sagrada Familia y la futura avenida Gaudi todavía por abrir, se dijo por parte de las autoridades, que el motivo no era para entorpecer o distorsionar las cuadriculas del ensanche sino que su orientación se hacía para aprovechar el viento que procedente del mar daba una mejor ventilación al recinto.
Dentro del pabellón principal se encuentra una estructura de arcos y columnas que representa un jardín de plantas medicinales, ya que antiguamente en los hospitales se cultivaban este tipo de plantas para crear sus propias medicinas. 
En el año 2000 se iniciaron las obras para un nuevo gran edificio, que se construye en el extremo norte del actual conjunto, con la finalidad de la substitución progresiva de todos los servicios ubicados en los antiguos pabellones modernistas. En el 2009 se inauguró definitivamente el nuevo edificio.

  

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal