Horno del Cisne – Forn del Cisne - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Horno del Cisne – Forn del Cisne

Comercios
En el número 38 la calle Pelayo, desde 1918, estuvo una de las pastelerías que tenían más fama en la Ciudad Condal, no solo por los pasteles tradicionales (Cocas de Verbena) en San Juan y San Pedro, (los Panallets) en Todos los Santos, “El Martillo de San Eloy” o “Las Tijeras de Santa Lucia”, sino también por los habituales, los festivos como: leonesas, tortoles, brazos de gitano, etc. y los diarios cruasán, ensaimada y briox, aparte de su pan diario que era de los más buenos de la ciudad.
Había conseguido la exclusiva para comercializar una marca de café que aún hoy en día está presente en los comercios barceloneses que es el café “La Garza”.
Como todos aquellos comercios que estaban dedicados a un público medio alto, sufrió los problemas den la guerra civil, que tuvo que dedicar su producción a artículos de primera necesidad, por lo que estuvo mucho tiempo cerrado.
Una vez acabada la guerra, el “Forn del Cisne”, volvió rápidamente a retomar la actividad perdida durante la contienda en 1939, como era lógico tuvo que cambiar su nombre para seguir las directrices de la dictadura convirtiéndose a partir de entonces como “El Horno del Cisne”. A partir de su reapertura no solo continuo con su anterior producción, sino que incluyo en su oferta en la preparación, exposición y venta de productos navideños, (Lotes y Cestas), que eran la admiración del público visitante.
Como otro de los tantos establecimientos que se inauguraron a principios del siglo XX en la calle Pelayo, en los años 80 debió cerrar obligado por la presión que hubo por los nuevos establecimientos emergentes, en el apartado de la Calle Pelayo, tendrán una referencia de la desaparición de unas tiendas que fueron emblemáticas en Barcelona durante mucho tiempo. 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal