Casa Grases - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Casa Grases

Edi. Particulares
Para hablar de la Casa Grases, debemos trasladarnos a la Barcelona que surgió después del derribo de las murallas y el comienzo de la ejecución del plan Cerdá.
Como todo el mundo sabe la manzana número 39  del plan, correspodía  a un solar que se encontraba inmediatamente después de la salida de la ciudad vieja y que correspodía a la manzana circundada por la calle Fontanella, el paseo de Gracia, la  ahora Ronda de San Pedro y la continuación de la antigua Rambla de Canaletas, es decir lo que ahora es la Plaza de Cataluña “Plaça de Catalunya”.
La manzana  que en un principio iba a  ser la pionera en la que se construyera, después de haberse aprobado el Plan Cerdá, para ello el 4 de septiembre de 1860, la Reina Isabel II coloco la primera piedra de la primera casa que se construiría en el lugar y que era propiedad de Manuel Gibert i Sans, presidente del Gran Teatro del Liceo, cuyo arquitecto fue Josep Oriol Mestres. El edificio fue construido en el lugar que ocupan las dos fuentes que hay en la plaza en su lado montaña.
Durante un tiempo la manzana fue ocupada por otras casas y edificaciones: Casa Estruc, varios espacios de ocio el Café del Siglo XX “La Pajarera”, El Panorama, El Circo Ecuestre, etc., a mediados de de la década de 1870, una persona muy conocido de la época Antoni Grases Riera, mando construir en la calle Fontanella con Paseo de Gracia y Portal del Ángel, un edificio que dedicaría al alquiler de pisos un negocio muy rentable en aquellos tiempos, dado el auge de la zona.
Las ilusiones de todos aquellos propietarios se fueron al traste afínales de la decada del 1880, la ciudadanía no quería que aquel espacio fuera destinado a viviendas y quería convertir aquel espacio, en un lugar de asueto, Plaza de Cataluña “Plaça de Catalunya”en la que poder al salir de la ciudad tomar el aire puro.
El Ayuntamiento no tuvo más remedio que hacer caso al pueblo que cada día exigia con mayor virulencia la reurbanización de la zona. El alcalde Josep Rios i Bahia
El alcalde José Ríos y Bahía ordeno el derribo de todo cuanto estaba construido para liberar el espacio que acogiera la futura plaza. En aquellos momentos en la Casa Grases había instalado el Casino Republicano Nacional y en sus bajos un tienda taller de cerámica.
La mayor parte de los negocios y propietarios de terrenos fueron abandonando la plaza, no así los de propietarios de los edificios, los cuales  generaron una sucesión interminable de pleitos, para conseguir la anulación de la expropiación forzosa. Los últimos edificios derribados fueron el Cisco Ecuestre y la Casa Grases en diciembre de 1895

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal