Granja Experimental Revisada el 13 de julio del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Granja Experimental Revisada el 13 de julio del 2019

Edi. Oficiales
Anteriormente la primera Granja Experimental, fue solar cerrado que fue destinado a  Jardín Botánico, creado por Francisco de Paula Gassol de Sentmenat y de Clariana, IV Marqués de Sentmenat, el 16 de febrero de 1784, en un terreno dentro de la muralla limitado por las calles Cera y Lealtad (Lleialtat), que había pedido como condición : el poner sobre la puerta de entrada su escudo de armas y conservar una llave de la puerta para poder entrar cuando quisiera para coger flores o simplemente pasear.
En 1854, a punto de ser derribadas las murallas, del Jardín Botánico, quedaba ahogado en una zona en pleno desarrollo, por lo que entonces Joaquín María Gassol de Sentmenat y de Villalonga, V marqués de Sentmenat ofreció una permuta con otra gran finca que estaba situada en los terrenos de la antigua Torre del Plan, en la antigua Villa de Gracia, en lo que hoy sería la actual plaza de Francesc Macià. La parte norte era delimitada por el curso de la Travesera de Gracia y el límite sur por calle Coello (actualmente Londres), mientras que en anchura abarcaba desde la calle Villarroel hasta casi la calle Comte Borrell.
Hay que recordar que aquella parte de la ciudad, donde se ubicó la granja, todavía estaba ocupada por campos de cultivo que pertenecían a la Villa de Gracia, cuyo propietario era el Marqués de Sentmenat.
Para contribuir a los gastos que representaba el traslado, ofreció una donación de  35.000 pesetas  incluyendo en ellas los costes para la construcción de los edificios, así como otras 2.500 anuales para gastos ordinarios. A cambio, exigía lo mismo que lo le había sido concedido en el primer lugar el escudo encima de la puerta de entrada y la llave para poder entrar. También exigió una serie de condiciones adicionales; que se reservaran 4 hanegadas para dedicarlas a la construcción de un jardín botánico, dedicando  las 21 restantes a una granja agrícola para la formación de campesinos y agricultores. El acuerdo se cerró y fue materializado en los solares que con el tiempo vendrían limitados por las calles Borrell, Villarroel y Londres, y la plaza Francesc Macià.
Hay que recordar que en aquella parte de la ciudad, donde se ubicó la granja, todavía estaba ocupada por campos de cultivo pertenecían a la Villa de Gracia, cuyo propietario era en aquel tiempo, Joaquín María Gassol de Sentmenat y de Villalonga, V Marqués de Sentmenat,  los terrenos tenían una superficie de 25 hanegadas (La hanegada equivaldría en el Sistema Métrico  Decimal a 64,596 áreas), que en la actualidad corresponderían a 13.775, 16 hectáreas.
La operación dio un prestigio social a la familia Sentmenat, que dejaban muy claro que este proyecto sólo se podría dedicar en el futuro a los fines mencionados.
El primer director de la granja recayó en el ingeniero agrónomo Jaume Llansó, que ocupo el cargo hasta su muerte, lo sustituyó José Tristán i Serret, posteriormente fue el veterinario José Presta el que ocupó el cargo. Para estudiar la influencia climatológica en los cultivos en 1863 se instaló en la granja, una estación meteorológica. La Diputación de Barcelona fue designada en 1870 por el gobierno español, responsable de la Granja Experimental y como el organismo encargado de impartir la enseñanza oficial, convirtiéndose en la Escuela Provincial de Agricultura. Durante los cursos de 1888 al  1911, salieron de ella los primeros peritos y capataces agrícolas. En 1905 el pedagogo Francisco Flos i Calzado instaló un colegio.
El primer problema que se encontró la Granja, había empezado el 9 de junio de 1859, cuando el gobierno mediante una real orden, aprueba el plan del ensanche diseñado por Cerdá. En 1906 el Ayuntamiento comentó al marqués de Sentmenat de que ante las exigencias urbanísticas sobrevenidas por el imparable desarrollo del Ensanche
A partir de ese momento, empieza una guerra entre el estado y el ayuntamiento, que definitivamente queda el 8 de julio de 1860,  en la que el gobierno ordena la ejecución del Plan Cerdá. Convendría trasladar todo aquel conjunto a otro lugar. La réplica no se hizo esperar: el actual Marqués, respondía que sólo aceptaría el traslado, a cambio de que pasara a ser un jardín dedicado a honrar la memoria de su antecesor, que era quién había efectuado la donación.
La ejecución de la urbanización de aquella parte de la ciudad, chocaba frontalmente con la viabilidad de la Granja, ya que esta entorpecía el desarrollo de una de las principales vías diseñadas por Cerda, para la descongestión de la nueva ciudad,  que tenía en la Gran Vía Diagonal, en una de las dos principales arterias que cruzarían la ciudad de Barcelona.
La Diputación de Barcelona que había creado por Real Decreto el 30 de marzo de 1904, la Escuela Industrial de Barcelona, adquirió  en 1908,  la fábrica textil de Can Batlló (que había sido cerrada en 1889), para adaptarla a su nueva utilización. Fue inaugurada  en 1914, como la Escuela Elemental del Trabajo, en la que estaba incluida la Escuela Superior de Agricultura. En 1915, realizo la apertura de una nueva Granja Experimental en Torre dels Frares “torre de los Frailes” en  Caldes de Montbui, donde se formarían los futuros ingenieros agrónomos. Estas dos inauguraciones, favorecieron que el Marqués de Sentmenat permitiera desmontar la Granja Experimental de Barcelona.
Anteriormente ante la deriva que estaban tomando los acontecimientos el 10 de abril de 1906, promulgo una Real Orden  del Ministerio de Fomento dirigida al presidente de la Diputación, para proceder de inmediato a la solución del mismo.
La real orden acerca de la Granja
A seguida, el diputado secretario señor Vila dio lectura de la siguiente real orden, de capital importancia para el porvenir de una de las instituciones docentes que sostiene la Diputación.
Ministerio de Fomento. Real orden.
Excmo. Sr. Vistos los antecedentes qua obran en este Ministerio referentes a la Granja-Instituto de Agricultura de Barcelona, y especialmente la instancia presentada por Vuecencia con fecha 6 del actual, exponiendo la situación especial de aquel establecimiento, interesa su pronta traslación a otro sitio, toda vez que los terrenos que actualmente ocupa son insuficientes para los servicios que allí se han de prestar, y además se hallan afectados por varias grandes vías del ensanche de esa capital, por lo cual con la traslación podrá obtenerse el doble objeto de tener donde prestar, con todas las condiciones que los modernos adelantos exigen para la enseñanza agrícola, los servicios que se prestan hoy deficientemente, y de facilitar el desarrollo de esa gran población haciendo desaparecer el estorbo que hoy significa la Granja para su ensanche, cuyas calles quedan interrumpidas, todo sin gravamen alguno para el Estado, ya que podría hacerse con el producto que se obtenga de los actuales terrenos, que se convertirán en solares edificables:
Resultando de los antecedentes que obran en este Ministerio que en 16 de Febrero de l784, don Antonio de Meca y de Cardona, Marqués de Ciutadilla, hizo donación al Real Colegio de Cirugía de esa capital de unos terrenos de extensión de cuatro fanegas, sitos en las huertas de San Pablo, para que sirviesen perpetuamente de jardín botánico, donde se enseñase gratuitamente la Botánica, reservándose el fundador el derecho de tener las armas en la puerta, de tener durante su vida una llave del jardín para entrar a coger flores o lo que gustare, y de que él y sus sucesores en el Marquesado de Ciutadilla fuesen considera dos como fundadores y protectores de tan útil establecimiento; que desaparecido el Colegio de Cirugía, el Gobierno designó para que cuidará de cumplir la voluntad del fundador a la Junta de Comercio de Barcelona, y posteriormente al Instituto Industrial, dependiente del Negociado de Escuelas especiales de este Ministerio; que por Real orden de 10 de Marzo de 1854, y en virtud de iniciativa del Comisario Regio de Agricultura, se aprobó la traslación del jardín botánico a otra finca, porque aquellos terrenos en que estaba establecido no servían ya para el objeto por estar rodeados de edificaciones, y a este efecto se aceptó la subrogación de aquellas cuatro fanegas por otras 25 de pan llevar, propias del Marqués de Sentmenat y de Ciutadilla, a quien, en su virtud, se hizo luego entrega de los terrenos subrogados o permutados, para que pasaran a ser de su absoluta propiedad: que por dicho contrato se obligó además al Marqués a hacer entrega, como lo hizo, de 35.OOO pesetas para los gastos de traslación y construcción de edificios y a asignar una pensión anual de 2.500 pesetas para el nuevo establecimiento; que se dijo además en la expresada Real orden que de las 25 fanegas se destinarían cuatro para jardín botánico, y las restantes se dedicarían a una granja modelo, corriendo todo ello a cargo de la Junta provincial de Agricultura, Industria y Comercio, designada a este efecto por el Gobierno en la propia Real orden, cuya Junta debía solicitar el apoyo de la Diputación provincial y del Ayuntamiento para tan útil establecimiento, en el que debían también ponerse las armas del fundador en las puertas de la cerca y tenerse a sus sucesores como fundadores y protectores; que por disposición de la Regencia del Reino de 20 de Diciembre de 1869 se delegaron en la Diputación provincial las facultades del Gobierno en la Granja experimenta], expresando que, como hasta entonces, contribuiría al sostenimiento de tan útil enseñanza; que la Diputación desde entonces ha tenido a su cargo e] establecimiento, haciendo actos de verdadero dueño, hasta ofrecer al Gobierno en 1888 y 1890 los terrenos para establecer en ellos la Granja experimental, creada en virtud del Real decreto de 9 de Diciembre de 1887, como así se hizo por Real orden de 7 de Agosto de 1890, en que se aceptó tal ofrecimiento, y que dicha Corporación provincial, de fondos de su presupuesto, ha venido satisfaciendo, especialmente desde el año 1874, en que se redimió la pensión anual que satisfacía el Marqués de Sentmenat, hasta el en que se creó la actual Granja, todas las cargas del establecimiento, sosteniendo hasta la fecha en dicha Granja la Escuela provincial de Agricultura.
Considerando que la fundación creada por el marqués de Ciutadilla en 1784 estuvo a cargo, según él mismo dispuso, del Real Colegio de Cirugía de esta capital, y que la misión del gobierno se ha limitado a suplir la voluntad del fundador, designando quién había de ejercer el patronato cuando desapareció el designado por aquél, como sucedió al encargar el cumplimiento del objeto de la fundación: primero, a la Junta de Comercio; luego, al Instituto Industrial; después, a la Junta de Agricultura, Industria y Comercio, y, por último, a esa Diputación provincial, extendiendo su acción, cuando ha sido necesario, a intervenir en aquellos actos de mayor trascendencia y que no ha considerado que pudieran dejarse a la sola voluntad del designado para continuar la personalidad del primer patrono, a quien tampoco el fundador había facultado para aquellos actos, como sucede con la enajenación o subrogación de los bienes inmuebles donde la fundación está establecida, y por ello es que cuando en 1854 se subrogaron o permutaron los terrenos de la antigua fundación, se entendió que debía ser el ministerio de Fomento quien aprobara el contrato, conforme se hizo con la Real orden de 10 de marzo de dicho año.
Considerando que la situación actual de los terrenos es análoga a la en que se encontraban en 1854 los entonces permutados, pues si dio lugar al cambio el que se hallaran aquéllos rodeados de edificaciones, los actuales se hallan afectados por las calles del ensanche que los han de atravesar en todas direcciones, siendo por tanto hoy un obstáculo para la urbanización, tanto más necesaria y urgente cuanto es mayor el engrandecimiento de esa población.
Considerando que, dados los adelantos en las ciencias agronómicas, es indudable que su enseñanza requiere condiciones que no reúnen los terrenos en que actualmente está establecida la Granja, creada primeramente como ampliación de la fundación en 1854, y sostenida por la Diputación y con carácter regional y a cargo del Estado desde 1890, y por tanto, que bajo este punto de vista es también conveniente y basta necesaria la traslación a otro sitio, donde con mayor amplitud pueda darse aquella enseñanza.
Considerando, sin embargo, que lo que preferentemente debe observarse en este asunto es la voluntad del fundador, ya que de la fundación primitiva arranca principalmente la actual situación jurídica y económica de las cosas, y por tanto debe establecerse en Barcelona un Jardín botánico para público esparcimiento.
Considerando que son dignos de tenerse en cuenta los sacrificios hechos por esa Corporación, que ha venido atendiendo la enseñanza agrícola con mucha anterioridad a que se diera ésta en las Granjas regionales establecidas por el Estado, y que ha ejercido el patronato sobre la fundación del Marqués de Ciutadilla, aunque por designación del Gobierno, desde hace más de treinta y cinco años, sin contradicción alguna y con general asentimiento; por lo cual, y también porque por tales antecedentes es quien puede tener más exacto conocimiento de las necesidades que se hayan de atender, tanto más cuanto que en la actual Granja tiene ella establecidas enseñanzas agrícolas por su cuenta, como las de Prácticos agrícolas y Capataces, parece racional y lógico que a ella se encomiende, así como en 1854 se encomendó a la Junta de Agricultura, Industria y Comercio, todo cuanto se refiere a la traslación y nueva instalación del Jardín botánico y Granja experimental, sin perjuicio de la superior aprobación de este Ministerio; por tanto.
S. M. el Rey (Q. D. G.) se ha servido disponer que se encargue a esa Diputación de su digna presidencia para que practique todo lo necesario para el traslado de la actual Granja-Instituto de Agricultura, Jardín botánico y Escuela provincial de Agricultura a otro sitio donde puedan prestarse con el mayor perfeccionamiento posible estos servicios, teniendo en cuenta la Real orden de 10 de Marzo de 1854 y la voluntad del fundador para el establecimiento del Jardín botánico en la mejor forma que permita la actual situación de las cosas y la urbanización de Barcelona; debiendo los contratos que para ello realice, de enajenaciones, permutas, adquisiciones y demás, sujetarse a la aprobación de este Ministerio, al que también se presentarán para el propio objeto los proyectos de edificaciones para el nuevo Establecimiento formulados por el Director de la Granja-Instituto de Agricultura de Barcelona, en los que se tendrá en cuenta los servicios creados en estos Centros por los Reales decretos de 10 de Octubre de 1908 y 15 de Enero y 4 de Marzo de 1904.
De Real orden lo comunico á V. E. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V. E. muchos años. Madrid 10 de Abril de 1906.
Finalizada la urbanización de la zona, quedaron tres enormes terrenos propiedad de la Diputación. El primero estaba delimitado por las calles: Urgell, Diagonal, Villarroel y Buenos Aires, los cuales fueron alquilados en 1938, por el florista Andreu Batlle, perteneciente a una saga de floristerías de Barcelona, que instalo un vivero y una tienda floristería, en el número 471 de la Diagonal, posteriormente en el lugar estuvieron instalados, Almacenes Sears y el Corte Ingles.
Otro de los locales de la Diputación fue ocupado por la pista de patinaje (construida por un entusiasta de este deporte José María Ceballos), el Patín Club, que fue inaugurada el 6 de enero de 1945, con un partido entre jugadores en activo y antiguos jugadores. Fue la primera pista especial y exclusiva para el patinaje y el deporte del Hockey sobre ruedas, posteriormente hasta su cierre en 1958, se celebraron en sus pistas las tradicionales verbenas.
Como la zona empezaba a vislumbrarse como una de la de más crecimiento y de un gran valor inmobiliario, los herederos de la familia Sentmenat empezaron a reclamar aquellos terrenos que no habían sido utilizados en la urbanización de la zona, amparados en que no habían sido utilizados por la urbanización y tampoco hacían la función agrícola establecida por el antiguo marqués de Sentmenat,  como condición de la cesión.
Estas disputas ocasionaron una serie de pleitos y presiones políticas, que finalmente obligo a la Diputación a subastar los terrenos. Se llegaron a realizar hasta tres subastas las dos primeras se declararon desiertas al no presentarse ningún licitador- La Diputación, presidida por el marqués de Castell-Florite, interpreto que la ausencia de licitadores exigía un cambio en las condiciones del pliego, encargo el 2l de febrero de 1956 a la Comisión de Hacienda un estudió de las nuevas condiciones. En la que la Diputación asumía el pago de posibles arbitrios y la posibilidad de poder fraccionar el pago.
La tercera subasta se presentó con la modalidad especial de dar preferencia a los licitadores que ofrecieran quedarse con todas las parcelas, la subasta se celebró al mediodía 27 de diciembre de 1956, se presentaron, cuatro licitadores para el total, cuatro para la adquisición de manzanas diferentes y nueve para los solares diferentes. Los terrenos licitados ascendían a 82Í.383 palmos cuadrados. Las cuatro proposiciones fueron de: 95.030.000 pesetas; 95.100.080; 98 millones de pesetas, y 133 millones de pesetas, presentada por una inmobiliaria. Los 133 millones de pesetas, se dedicaron a la finalización de las Hogares Ana Gironella de Mundet en el Valle de Hebrón, que habían sido construidos gracias a la donación de un millón de dólares donados por el empresario ampurdanés Arturo Mundet, afincado en Méjico que fueron inaugurados el 14 de octubre de 1957, que habían sido construidos, para sustituir a la antigua Casa de la Caridad.
Regreso al contenido