Sala Gran Price - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sala Gran Price

Edi. Publicos
La sala Gran Price, fue una sala multiusos que se instaló en la calle Floridablanca esquina Casanova. El local había estado ocupado anteriormente por la sala de baile “La Bohemia Modernista”, pero la gran proliferación de bailes y la emergente afición al boxeo y la lucha libre, hicieron que se modificara el local en un edificio polivalente.
Constaba de una gran sala redonda para los espectáculos de baile, deportes, actuaciones, conferencias y todo tipo de actos; la sala estaba rodeada de dos plantas con una fila de palcos que rodeaba el salón. Tenía también una “una grada volante” que servía para los espectáculos deportivos. La capacidad era de entre 4.500 personas. Tenía un gran café exterior y dos bares interiores para la comodidad de los espectadores ya que entonces no estaban prohibidas muchas cosas actuales. En el sótano del edificio habían dos gimnasios con duchas y vestuarios para el entreno de los deportistas que completaban el equipamiento.
El periódico “La Voz de Catalunya”, destacaba en su edición de primeros de enero, comentaba su inauguración como la de un “local moderno” con estas palabras, “Anoche se inauguró reuniones de boxeo el antiguo local de la Bohemia, hoy Gran Price, restaurado magníficamente, y muy adecuado para celebrar espectáculos de este tipo por la gran visualidad que tiene”.
En los primeros meses acogió el baile de primavera para la proclamación de la pubilla carnicera, un baile de carnaval bautizado como “El mercado de Kalaff”, en abril de 1935 tuvieron inicio de las veladas de boxeo.
Durante las Elecciones Generales de principios de 1936 durante la Segunda República se prodigaron los mítines políticos de derechas e izquierdas. Un par de meses después del comienzo de la guerra la CNT confisco el Price y desde entonces solo celebraban los mítines las personas que pertenecían al bloque republicano, con personalidades como el presidente de la Generalitat, Lluís Companys, o el máximo dirigente del POUM, Andreu Nin, Dolores Ibárruri “La Pasionaria”, Julián Gorkin o Alejandro Lerroux.
Finalizada la guerra vuelve al local nuevamente su actividad normal. Que lo convierte nuevamente en un lugar popular y polivalente: realizándose sesiones de circo, torneos de baloncesto, campeonatos de halterofilia y gimnasia, concursos de peluquería y mecanografía, conciertos de cantantes populares como los Sírex, Lluís Llach, Raimon, José Feliciano. En 1951, auspiciadas por el obispo Gregorio Modrego Casas, empiezan a celebrarse “las conferencias cuaresmales” a las que añade misas y sermones en el centro del ring esto dura hasta 1970 en que dejan de celebrarse en el local los actos religiosos.
La primera velada de boxeo después de la guerra se celebró el 19 de octubre de 1939, y fue organizada por la Federación Catalana. El plato fuerte era el combate eliminatorio para el campeonato de Cataluña del peso gallo que se disputaban Miguel Safont y José Vilanova, con triunfo del primero a los puntos. Entre los grandes boxeadores que pasaron por sus instalaciones estaban: Luis Romero, Fred Galiana y Mimoun Ben Alí, José M. Ibar Urtain, el morrosko o Tigre de Cestona,
En 1968 el periodista Joaquim María Puyal (actual locutor desde Catalunya Radio de las trasmisiones del Barça), entró a trabajar en Radio Barcelona, y uno de los primeros encargos que recibió fue la retransmisión de combates de boxeo. 
El día 25 de abril de 1970 se celebró, el Primer Festival Popular de Poesía Catalana organizado por la Comisión Coordinadora de Fuerzas Políticas de Cataluña (CCFPC), los poetas recitaron sus poemas entre gritos de libertad y amnistía. 81 poetes y escritores noveles recitaron sus obras en el Certamen con un éxito arrollador y consolidaba el panorama literario catalán. El acto que no fue del agrado de las autoridades franquistas comportó dos multas de 25.000 pesetas cada uno de los organizadores del acto: Joan Oliver i Sallarès más conocido como (Pere Quart) y Joan Colomines i Vigneaux.
Pero el Price llegó a los últimos años del franquismo herido de muerte y acosado por las deudas y la especulación de las inmobiliarias, que veían en ese chaflán un lugar idóneo para edificar viviendas. Núñez y Navarro (¿quién tenía que ser? “El Rey de las esquinas”) Adquirió el solar y el día 2 de marzo de 1973 comenzó el derribo y el Gran Price pasó a la historia.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal