Frontón Condal – Frontó Comtal - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Frontón Condal – Frontó Comtal

Edi. Deporte
El Frontón Condal, fue uno de los más famosos del final del siglo XIX, estaba situado en la esquina de la calle Balmes con la calle Rosellón, frente a las vías de los ferrocarriles catalanes, en el mismo lugar que hoy ocupa la Universidad Pompeu Fabra. Fue inaugurado el día 24 de Septiembre de 1896 con motivo de las fiestas de la Merced y resulto un acontecimiento social ciudadano.
Para su construcción, se contrató a Francisco Rogent Pedrosa, arquitecto, escritor y editor, el cual realizo el el frontón cubierto más largo que se había construido hasta la fecha, tenia una pista de 68 metros. 
El edificio estaba construido con una fachada de piedra con una altura de tres pisos rematados por una claraboya que daba a la sala una iluminación natural, tenía cuatro gradas, las de pie de pista y las de los tres pisos restantes, que le daban un aforo cercano a los 5.900 espectadores.  
Como en todos aquellos edificios de la época en edificio tenia en la parte posterior del mismo un hermoso jardín para que pudieran disfrutar no solo los espectadores, sino también los socios de “La Real Sociedad del Sport Vasco” que tenía su sede en Barcelona para fomentar la afición del deporte de la pelota vasca en la ciudad. Como no podía ser menos el local también disponía de un elegante café, en el que se podía tomar un tente en pie en los descansos de los partidos.
La capacidad del local, le dio la oportunidad de poder programar a sus gestores a parte de los deportes de pelota vasca, ocasionalmente otros deportes y actos, combates de Boxeo, Lucha Grecorromana, enfrentamientos de esgrima y bailes y actuaciones de artistas en eventos puntuales hasta su clausura en 1924. 
La fiebre constructora que padecio el ensanche en aquella época hizo que los constructores pusieran los ojos en las grandes edificaciones de la época y el Frontón Condal no podía ser menos. En día 1 de abril de 1924, empezó su derribo, un día después el Mundo Deportivo publicaba una crónica en la que aparte de comentar la noticia, hacía una critica a las personas que con su falta de compromiso habían consentido en que se perdiese el edificio dedicado al deporte del frontón, con el según el diario desaparecía un frontón único en el mundo.
En 1926 el solar que quedo con el derribo del frontón fue comprado por los padres jesuitas, los cuales levantaron un nuevo edificio para instalar “El Instituto Comercial Inmaculada”, el cual funciono hasta el año 1953, fecha en la cual el edificio fue ocupado por el “Forum Vergés”, centro curtural de la compañía de Jesús.
En 1987, los jesuitas lo vendieron a una sociedad formada por las viudas de los agentes de cambio y bolsa, para convertir el edificio en la sede de la Bolsa de Barcelona o en un hotel de cuatro estrellas, tres años más tarde, tras no haber tenido éxito ninguno de los proyectos, la Generalitat compra el edificio, para convertirlo en 1990, en el primer edificio de la Universidad Pompeu Fabra la “UPF”.
Su rehabilitación para usos universitarios corrió a cargo de los arquitectos Jaume Llobet y Josep Benedito. La superficie edificada es de 1.548 m2 y una superficie construida y rehabilitada de 12.229 m2

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal