Finca El Pinar Revisada el 16 de mayo de 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Finca El Pinar Revisada el 16 de mayo de 2019

Edi Particulares III
Situada en el Paseo de San Gervasio 8-14, fue una finca propiedad del empresario alemán Eduard Heusch Schmal, que junto con su hermano Karl Hugo Heusch, fundaron la empresa La Metalúrgica Española S.A., con sede en la calle Numancia nº 45, fábrica de artículos de mercería, posteriormente en 1902, instaló en Manacor la fábrica Industria Española de Perlas Imitación S. A., de imitación de perlas de imitación, con sede en Barcelona. Posteriormente, transferida a los hijos, adoptando el nombre de Perlas Majorica S. A.
Eduard, que se había enamorado de la ciudad, decidió adquirir un terreno plantado de pinos, en el Paseo de San Gervasio, cerca de la Plaza de la Bonanova y del cauce de torrente Castanyer, para ello en 1925, contacto con Eusebi Bona i Puig (arquitecto que construyó: el edificio de la Unión y el Fénix Español del Paseo de Gracia y Palacio de Proyecciones), para que le realizase en la finca un palacete a semejanza del Petit Trianon de Versalles.
El palacete se construyó en el centro de la finca, para ello se arrancaron los pinos de la zona central, en la que se construyó el edificio principal que estaba formado por un pórtico con cuatro pares de columnas de capiteles jónicos, al que se llegaba por unas escalinatas que salían de un jardín en el que destacaba un estanque y un césped muy bien cuidado. Dentro del palacete aparte de los servicios normales de una familia normal, destacaban un salón de música en la que la pieza principal era un gran piano de cola y otra sala de juegos, en que la pieza principal era un lujoso billar. En la parte de la finca que coincidía con Teodora Lamadrid, Bona había construido la de los masoveros.
En 1950 el nuevamente Eusebi Bona dirigió una reforma de la mansión, posteriormente la finca fue utilizada por algunos directores de cine para el rodaje de sus películas: 1961, Francisco Rovira Beleta, rodó Los Atracadores, con Julián Mateos. En 1964 Estambul 65, dirigida por Antonio Isasi-Isasmendi con Horst Buchholz y  Sylva Koscina.
La gran especulación de los años 60, la falta de visión por parte de José María de José María de Porcioles, por conservar las edificaciones singulares y la avaricia de algunos herederos que preferían lograr unos ingresos sin tener que conservar el patrimonio creado por sus antecesores, propiciaron que las grandes constructoras se fijaran en grandes fincas en las que poder realizar espectaculares construcciones. El Pinar fue adquirido para la construir a partir de 1971, la promoción de viviendas de lujo Jardín Residencial San Gervasio.
En el 2016 una bisnieta de Heusch, María José Cortinas Heusch: decía: La Finca fue construida con dinero e ilusión, cuando falleció mi bisabuelo, los herederos vendieron la finca a una inmobiliaria. Es muy fácil criticar a la familia,  pero me gustaría saber a los que la critican que hubieran hecho ellos en las mismas circunstancias. La Finca El Pinar pertenece a una historia y la historia es de los Heusch, nada más ni nada menos.
Regreso al contenido