Gran Salón Cine Dore - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Gran Salón Cine Dore

Teatros
Antes de llegar a ser el Gran Salón Dore en local de Cine y Variedades, el local había funcionado en su principio como “Café, Restaurante y Cervecería Alhambra”. El solar donde se construyó, formaba parte de la propiedad de Narciso Pla, quien en 1875 construyó en la esquina con la Plaza Cataluña, un edificio diseñado por el arquitecto Francisco de Paula del Villar. Luego con la división del local la parte que ocupo el salón de billares, se convirtió en 1905 en el Cine Alhambra, que estuvo en activo hasta el año 1908 en que se convirtió en el “Gran Salón Dore”.
Aunque en un principio el cine sufrió solamente el cambio de nombre, sus dueños vieron necesario el buscar un reclamo para el público y se pusieron en contacto con los decoradores modernistas Salvador Alarma i Tastàs y su tío Miquel Moragas i Ricart, los cuales se había unido en una sociedad que se dedico a diseñar una decoración modernista que causo furor en la Barcelona de principios del siglo XX.
A ellos se deben las mejores obras de su tiempo y contribuyeron a decorar entre otros:
1902 Cinematógrafo Diorama en la plaza Buensuceso
1903 Sala de baile La Paloma en la Calle Tigre
1905 Antigua Tienda, Oficina y Almacenen del Anís del Mono en la calle Fernando nº 30
1909 Bar La Luna en la plaza Catalunya,nº 9.
También intervinieron en el Gran Teatro Liceo y el Teatro Romea
Salvador Alarma y Miquel Moragas, artífices del cambio proyectaron una fachada modernista ligeramente recargada, con profusión de estucados, largas cortinas de terciopelo y algún elemento rococó. Una vez acabada la fachada en 1910, se reformó el interior del local para ampliar el aforo del local y para dotar con la novedad de la iluminación eléctrica en toda la fachada.
El Salón Cine Doré, era en realidad una sala polivalente: cine, variedades, teatro, música y hasta combates de boxeo. En ella actuaron los artistas más famosos de la época, el 15 de abril de 1922 el Salón de Cine Doré cambió de propietarios y como es lógico lo primero que hicieron los nuevos fue desmarcarse cambiando el nombre del local, convirtiéndolo en el nuevo Salón Eslava. Posteriormente se convirtió en Teatro Barcelona y finalmente en el lugar estuvo durante cierto tiempo el Barcelona City Hall.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal