Plaza del Ángel – Plaça del Ángel - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Plaza del Ángel – Plaça del Ángel

Plazas
La Plaza del Ángel, situada junto a la Vía Layetana es el camino directo de la que parten dos calles paralelas hacía la plaza de San Jaime. Según la leyenda le debe su nombre a la primera patrona que tuvo la ciudad que fue Santa Eulalia. En el año 878, se encontró el cuerpo de la Santa que estaba enterrado en la iglesia de Santa María del Mar y se decidió trasladarlo para su entierro definitivo a una cripta subterránea que se encuentra en la Catedral de Barcelona, para dicha ceremonia se propuso celebrar una procesión en laque trasladarían sus restos.
La Leyenda dice que el día del traslado en el que participaban aparte del pueblo y los clérigos todas las autoridades, sucedió un caso cuando llegaron al “Portal Mayor” (hoy plaza del Ángel), la urna que contenía los restos de la Santa se hizo tan pesada que era imposible que los porteadores pudieran dar un paso. El pueblo que observaba los hechos se puso de rodillas pidiendo una ayuda divina y en aquel momento apareció el ángel San Miguel señalando con el dedo a un canónigo que iba en la procesión, que avergonzado confeso que se había quedado con un dedo del pie de la Santa que se había roto en los movimientos y que se lo había quedado como reliquia, lo colocó de nuevo junto al pie y en féretro volvió otra vez a ser ligero como al principio.
Este motivo sirvió para que a partir de entonces la plaza tomara el nombre con la que la conocemos en nuestros días como “La Plaza del Ángel”. En 1606 se levantó un obelisco en medio de la plaza y en 1618 se colocó una imagen del Santo obra del platero Felip Ros.
Durante los bombardeos que sufrió la ciudad el 1713-1714, la escultura sufrió varios desperfectos que no fueron restaurados hasta el 1747. El continuo aumento de tráfico de la zona aconsejo entonces la retirada del monumento, por lo que se decidió el eliminar el obelisco y colocar la figura del ángel en una hornacina que se construyó en el número 2 que ocupaba “La Numismática Calicó”, no obstante la figura duro poco tiempo en el sitio, ya que se temía por la figura del Ángel, por lo que se decidió hacer una copia de la misma que se colocaría en la plaza y se guardaría el original para su mejor conservación en el Museo de Historia de Barcelona. 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal