Cruz Cubierta – Creu Cuberta - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cruz Cubierta – Creu Cuberta

Calles
Cuando paseamos por una calle cualquiera, al leer su nombre, de seguida asociamos su nombre con un personaje, hecho histórico, etc., pero pocos relacionaríamos en nuestros días la relación real de una calle de las más comerciales de Barcelona, que empieza como Cruz Cubierta y continúa como carretera de Sants.
Su nombre se debe a que en la antigüedad, en la salida de las poblaciones se colocaba una cruz, que era llamada la “Cruz de Termino”, al llegar a una de estas significaba que habías salido de la población en que estabas y que entrabas en una nueva. Como en principio no todas las cruces eran de piedra y que como es lógico estaban al aire libre y sufrían las inclemencias se pensó en hacer un templete o cobertizo que las protegiera y que también servía para proteger a los caminantes. Esto provocó que los ciudadanos que debían quedar a la entrada de los pueblos usasen la Cruz Cubierta como lugar de encuentro.
En la Barcelona amurallada el término para la salida de la ciudad estaba en la plaza de España “Plaça de Espanya” ya que de allí partía la carretera que iba a Madrid, la Diagonal no estaba abierta y era una serie de campos extramuros. Esta circunstancia fue la que a la calle, o camino o carretera que salía de allí se le denomino calle de la Cruz Cubierta.
Su nombre se conoce desde el siglo XIII, ya que consta una documentación de que el Obispo de Barcelona y el cuerpo cardenalicio con el permiso del rey Jaime I de Aragón en 1263, autorizaron a los cistercienses que tenían el Monasterio en Collserola a trasladar el Monasterio de Santa María de Valldonzella a los extramuros de Barcelona en Cruz Cubierta.  
De ella han desaparecido varios edificios que en su día tuvieron una importancia y que hoy en día no pueden verse.
Los Pollitos “Els Pollets” la casa considerada la más antigua del barrio cuyo derribo sirvió para alargar la calle Diputación. Exponente de la arquitectura rústica “Planta baja y piso”, Fue construida a mediados del siglo XIX como edificio auxiliar del hostal. El Transportista “Traginer” Joan Corrades Bosch compró los terrenos en 1840 y edificó un hostal. Llegó a ser muy conocida, porque en ella pasaban la noche la mayoría de viajeros, una vez se cerraban las puertas de las murallas de Barcelona.
La Casa de Mossèn Pere, en el 214 de la Calle de Sants. Mossèn Pere dedicó su vida y su casa a trabajar por los marginados sociales.
Esta es la pequeña historia de una calle que hoy en día es una calle que se ha convertido en un lugar para que los vecinos puedan encontrar una infinidad de comercios interesantes, un Mercado Municipal, las oficinas del Ayuntamiento del distrito y aunque conserva un tráfico bastante denso, ha perdido con las vías rápidas de salida de la ciudad Gran Vía y Diagonal, ser la protagonista de carretera principal.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal