Convento Virgen del Buensuceso / Cuartel Buensuceso Revisada el 13marzo del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Convento Virgen del Buensuceso / Cuartel Buensuceso Revisada el 13marzo del 2019

Edi. Religiosos
El actual edificio de los servicios municipales del distrito de Ciudad Vieja “Ciutat Vella”, ubicados en la plaza del Buensuceso,  fue construido en 1626, como convento e iglesia de la Virgen del Buensuceso, mandada construir por los Siervos de María, más conocidos como los servitas, la iglesia de estilo barroco, fue consagrada en 1635.
El convento y la iglesia fueron edificados a partir de 1626 en la calle Buensuceso entre los de Ramalleras y Sitges, un estilo barroco por la orden religiosa de los Siervos de María, conocida también con el nombre de los servitas. El edificio fue construido en piedra de Montjuich. Era un edificio de piedra con una altura de cinco plantas coronado por una galería de arcos de medio punto que fue consagrado en 1635.
El convento estuvo en activo hasta 1835, fecha en que la desamortización, que sufrieron muchos de los conventos que habían sido construidos en el interior de la tercera muralla, fue destinado primero a cuartel de inválidos y luego a hospital militar y después en cuartel de infantería.
La iglesia sin ningún interés artístico, estaba abierta al culto ciudadano, la puerta de entrada obra del artista mallorquín Miguel Perello, tenía sobre la puerta dos ángeles de piedra, en el interior el remate del retablo mayor y el cuadro que ocupa el nicho principal, son obra de Josep Tramulles escultor español (hijo de Antoni Tramulles) que realizo el retablo mayor del Monasterio de Santes Creus) y dos cuadros colocados en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, uno de los cuales representaba el descanso de la Sagrada Familia, después de su huida a Egipto y el otro la presentación de Jesús en el templo, realizados por el pintor Pedro Pablo Montañá
El cuartel, que estuvo en servicio hasta el año 1936, durante la guerra civil, el edificio y sus alrededores fueron bombardeados por los aviones de Hitler y Mussolini (que fueron aliados de los golpistas liderados por el general Franco), que intentaban destruir la central de Energía Eléctrica de Cataluña que abastecía de electricidad a la población de aquella zona, los continuos ataque de la aviación aliada, provocaron que el convento sufriera importantes daños, que aconsejaban su derribo.
Finalizada la guerra civil, dada su situación en el centro de la ciudad, el ayuntamiento que era el propietario de los terrenos que ocupaba el antiguo cuartel, decidió en 1945, proceder a su restauración derribando todo aquello que había quedado derruido y salvando y restaurando la parte del edificio más alto coronado por una hilera de arcos de medio punto y una de las  puertas de la iglesia, obra de Miguel Perelló, que podemos contemplar en nuestros días.
La restauración fue realizada por Adolfo Florensa, que abrió las cuatro ventanas que flanquean la puerta de entrada, conservando las ventanas originales del primer y segundo piso con marcos moldurados. El desván se abre a la plaza mediante una galería original, realizada en arcos de piedra con pilastras. El único espacio que e se conserva del antiguo convento es el vestíbulo de la planta baja de forma rectangular  era el nártex que daba acceso a la desaparecida iglesia conventual.
La zona fue urbanizada construyendo en la parte posterior la plaza de Vicenç Martorell (Ingeniero militar y cartógrafo, fundador del Servicio Parcelario del Ayuntamiento de Barcelona, fue una de las primeras intervenciones municipales en el distrito de la Ciudad Vieja.  
En 1952 el ayuntamiento instaló la sede del distrito quinto, en la actualidad en sus instalaciones, se encuentra instalado el consejo de Distrito de Ciutat Vella, desde el que se toman las decisiones del mantenimiento y las obras a realizar en el citado distrito.
Regreso al contenido