Teatro Coliseum – Teatre Coliseum rev. 22-01-18 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Teatro Coliseum – Teatre Coliseum rev. 22-01-18

Cines > Empiezan por C
El teatro Coliseum, fue uno de los primeros cinematógrafos elegantes que se construyeron en Barcelona. Para su construcción se fundó la sociedad "Metropolitana S.A.", en 1919, los accionistas fueron: Josep Solà i Guardiola, propietario-director, desde hacía 12 años, de la revista El Mundo cinematográfico, Victoriano Saludas Tronco  y Eduardo Maristany y Gibert, “Marquès de l'Argentera“ director de la Compañía de Ferrocarriles MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante), futura estación de Francia.
Para la realización del proyecto, buscaron un solar en la calle Cortes, entre la Rambla de Catalunya y la Calle Balmes, para la realización del edificio contrataron a Francesc de Paula Nebot i Torrens, (que desde 1919, realizaba las obras de  remodelación del Palacio Real de Pedralbes), para que realizara un edificio ecléctico inspirado en el edificio de “La Opera de Paris”, con un coste aproximado de 4.500.000, pesetas de aquella época.
La construcción del edificio fue una obra muy compleja, en la que participaron un gran número de empresas. La excavación del solar fue obra de la casa Pujadas y Llobet “con una potente máquina extractora”, única en aquella época. La estructura del edificio, dadas las dimensiones que debía de tener el Coliseum se proyectaron en hierro para poder soportar no solo el techo, sino el peso que debía de tener cuando la sala estuviera abarrotado de público. Una empresa que en aquellos tiempos ofrecía las garantías era la de Torras Martí, “Hierros y Construcciones”, la cual dada las dimensiones que debían de tener las vigas y la dificultad de su transporte por la ciudad debido a las medidas que deberían tener, no tuvieron otro remedio que realizar el montaje final de su construcción en el solar del mismo edificio.
La fachada, presenta un porche con curvatura convexa con grandes columnas, la parte superior el edificio  está flanqueado por dos torres neo-barrocas con esculturas de Pere Ricart, en su parte central una cúpula finaliza la fachada del edificio. Tenía un espacio entre la cúpula y el techo arqueado del teatro, en el que se construyó una sala que estaba destinada para la instalación de un casino, (que nunca llego a inaugurarse), es donde el Coliseum esconde un espacio maravilloso (desgraciadamente hoy cerrado). Una estrecha escalera al final del ascensor conduce a la Cúpula, un espacio en desuso desde hace cerca de 50 años. Una sala octogonal, con un conjunto de columnas pareadas que sostienen una “mezanina” (espacio multifuncional destinado a cualquier tipo de evento puntual), con una maravillosa luz natural. La ausencia de actividad, hace que no tenga instalada la luz eléctrica.
Por la cúpula pasaron En 1936 el Fomento de las Artes Decorativas “Foment de les Arts Decoratives”, (inaugurado por el presidente de la Generalitat Lluis Companys), que estableció allí su sede, permaneciendo hasta 1971. Contaba con dos pisos; el primero decorado con frescos de Evarist Móra. El segundo, usado como sala de exposiciones, era un espacio octogonal, rodeado de columnas, con decoración de Santiago Marco. En 1951 se organizó en este espacio el primer Salón del Hogar Moderno, posteriormente convertido en Expohogar. En 1960 su espacio fue ocupado para albergar el primer proyecto de Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Ese mismo año Ricard Salvat y Maria Aurèlia Capmany fundaron La  Escuela de Arte Dramático “l’Escola d’Art Dramàtic”, con Adrià Gual. A partir de los años 70, la escuela baja en su actividad por lo que en 1975 abandona el edificio. Desde entonces la cúpula del Coliseum, ha quedado olvidada para el gran público. El sótano del edificio albergo  la sede del Club Billar de Barcelona, fundado en 1928, el club de billar decano de España.
El Coliseum se inauguró el 10 de Octubre de 1923 con la película “La Canción de Paris” con Maurice Chevalier. Era la sala más monumental de Europa solo comparada con el “Capitol” de Nueva York. Tenía una platea confortable, dos pisos y una cúpula que tendría varios servicios. Con 50 palcos y 1.815 butacas, fue una sensación en la ciudad. Disponía de calefacción en invierno, renovación de aire siempre, y aire fresco en verano, los palcos disponían de pequeñas mesas velador, para poder tomar algún refresco sin necesidad de salir de ellos.
Los propietarios cedieron la gestión de la programación, a la Sociedad General de Espectáculos de Bilbao, que representada en Barcelona a Seleccine, S. A. La oferta inicial consistía en tres programas diferentes semanales de las mejores películas, una orquesta formada por 28 intérpretes ponían sonido a los films mudos  (que todavía eran muchos en aquel tiempo), la orquesta actuaba también los domingos por la mañana, sin ninguna proyección. Al mismo tiempo  entre película y película se proyectaba en la pantalla una información de las últimas noticias llegadas por vía telegráfica.
Durante la guerra civil el 17 de marzo de 1938, durante un bombardeo de los aviones de una escuadrilla italiana que reforzaba al ejército franquista, una bomba cayó sobre un camión cargado de explosivos que circulaba por la Gran Vía. La explosión, no solo  dejó un gran número de víctimas mortales, sino que causo la destrucción de los edificios construidos desde la calle Balmes hasta el cine, sino que causó graves daños materiales en el Coliseum.
En 1939,  paso a ser propiedad  de la empresa cinematografía “Ufilms”, que presento el 22 de Diciembre de 1947 el estreno de la película “Gilda”. La cinta venía precedida de unas informaciones que en ella se ofrecían unas escenas que para aquella época eran muy fuertes. El obispado de Barcelona bajo la tutoría del régimen franquista hizo eliminar las escenas en las que Glenn Ford le daba un tortazo a Rita Hayworth. Desde entonces los españoles empezaron a subir a Perpiñán para poder ver la secuencia completa.
Por sus características especiales, también se ofrecieron en innumerables ocasiones, representaciones teatrales, ópera, zarzuela, ballet, recitales, etc. En 1925 actuó la Orquesta Pau Casals, en uno de los múltiples conciertos que el artista dio en la ciudad.
En 1958, es adquirido por el Grupo Balañà, Familia dedicada al mundo del espectáculo propietaria no solo de cines y teatros, sino también de las plazas de Toros de “Las Arenas” y “La Monumental”, en la que se realizaban no solo corridas de toros, sino también espectáculos  musicales, combates de Boxeo y Lucha Libre, Patinaje sobre hielo y espectáculos de Circo. Desde  el 2006, después de una restructuración interior el Coliseum cambio el cine por el teatro ofreciendo exclusivamente espectáculos musicales y teatrales.

Regreso al contenido