Clinica Santa Madrona revisada el 6 de junio del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Clinica Santa Madrona revisada el 6 de junio del 2019

Edi. Hospitalarios
La Clínica Maternal de Santa Madrona tuvo sus inicios en 1901, cuando el sacerdote Cayetano Soler i Perejoan, fundó el Montepío de Santa Madrona, para dar asistencia sanitaria a las mujeres. El montepío se había creado especialmente para eliminar la costumbre de que se realizaran los partos en los domicilios particulares, los cuales carecen de las condiciones mínimas de higiene, su puesta en marcha entre las mujeres de las clases populares que permitió ofrecer una atención sanitaria más adecuada.
La falta de recursos para el mantenimiento del montepío, hizo que este en 1919, que este pidiera ayuda a la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros, cuando  Francisco Moragas Barret, fundador de la Caja de Pensiones lo integra a la Obra Social de La Caixa en 1921, lo incorporó definitivamente a su obra social, del Instituto de la Mujer que Trabaja, que tenía su sede en la Vía Laietana 48.
El año 1920 Francisco Moragas Barret, fundador de la Caja de Pensiones lo integra a la Obra Social de La Caixa dentro del Instituto de la Mujer que Trabaja, que agrupaba a varios centros asistenciales sostenidos por la Obra Social de la entidad: los dispensarios de la Vía Laietana, la Clínica de Medicina, de la calle Jesús y María, la Clínica de Cirugía, de la calle Escorial y la Clínica de Maternidad.
El Instituto de la Mujer que Trabaja, inauguró el 4 de octubre de 1928, la Clínica de Maternidad,  situada en la calle  Torrente de las Flores, 154 en el barrio de Gracia. Finalizada la guerra civil el montepío pasó a llamarse Instituto de Santa Madrona, cerró sus puertas en 1948.
La nueva clínica Maternal de Santa Madrona, instalada en un palacete novecentista con un pequeño espacio ajardinado y delimitado por una verja, en la calle Aragón, 300 esquina con el pasaje Méndez Vigo, en derecha del  Ensanche, fue inaugurada el día 31 de octubre de 1951, coincidiendo con la celebración XXVII día Universal del Ahorro.
Después de 32 años en servicio La Caja alegando que la Sanidad Pública. Había asumido las necesidades sociales en el ámbito materno-infantil, cerró sus puertas el 30 de septiembre de 1983. El problema suscitado por el cierre estuvo presente durante bastante tiempo el miércoles, 13 junio 1984, La Vanguardia publicaba en su página 21, un artículo en el que se comentaba: Que la clínica Dexeus podría asumir el material y servicios de la clínica de Santa Madrona, si se ultimaban las negociaciones entre ambas partes.
El comité de empresa de La Caja de Pensiones estaba desacuerdo de instalar en la Clínica Dexeus el primer servicio, en España, de un tratamiento de Litiasis renal por ondas de choque, ya que veían una privatización del servicio. La instalación en la clínica Dexeus del “lithotripter”, (aparato que permite la destrucción y eliminación de los cálculos renales sin intervención quirúrgica), supondría incumplir un acuerdo anterior y el cierre definitivo de la clínica de Santa Madrona. Aunque el centro dejo de funcionar oficialmente el 30 de septiembre de 1983, se había utilizado para instalar el nuevo instrumental de litiasis, importado de Alemania por 200 millones de pesetas. Sin haber sido explicado ni razonado por la dirección de “La Caixa”.
Pero los problemas no cesaron, nuevamente La Vanguardia publicaba el miércoles 25 julio 1984, en su página 13, que la comisión gestora de la asociación de vecinos solicitaba utilizar los locales en el periodo de1984-1985,  para poder realizar sus actividades para el período 1984- 1985, que fue denegada por La Caixa.
En 1992, después de derribar el palacete la empresa Carburos Metálicos construyó un nuevo edificio para acoger parte de sus servicios. La comunidad de propietarios del pasaje solicito derruir el muro construido, de casi dos metros y medio de altura, que ocultaba el patio de la vista exterior y rompía la unidad arquitectónica, el Instituto Italiano, solicito su derribo, para adecuarla a las vallas de las otras fincas del mismo lado del pasaje.
Carburos Metálicos, hizo caso omiso, por lo que fue denunciado y llegando al TSJC (Tribunal Superior de Justícia de Catalunya), que el 30 de mayo del 2000, dictaba sentencia obligando a dejar el muro a la altura de los demás muros del pasaje, a la que no cabía ningún recurso.
Regreso al contenido