Círculo Ecuestre – antigua - Casa Pérez Samanillo - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Círculo Ecuestre – antigua - Casa Pérez Samanillo

Edi. Publicos
El actual Círculo Ecuestre de la Diagonal de Barcelona esquina con Balmes, tiene sus inicios a mediados del Siglo XIX, cuando un grupo de personas que pertenecían a la burguesía catalana aficionados al deporte de la hípica, decidieron formar un club, en el que poder reunirse y organizar concursos, no tan solo en la ciudad sino también poder participar en los organizados en ciudades europeas.
Para ello adquirieron un local en la calle de San Pablo y formalizaron su constitución el 26 de noviembre de 1856. Tras la reunión de todos los socios se nombró al primer presidente de la entidad que recayó en Jaime Plá, que también ejercía dicho cargo en “el Círculo del Liceo” entidad privada que hasta hace poco estaba formada solo por hombres.
La rápida acogida que recibió la entidad, obligo la gerencia del “Círculo Ecuestre”, a tener que buscar en 1860 un nuevo local en el número 10 de la Rambla de Santa Mónica. La fiebre por la hípica iba en aumento y los asociados no veía con buenos ojos la situación del círculo que se encentraba cerca del Raval y no era según ellos un lugar apropiado para la burguesía barcelonesa.
Después de muchas discusiones se llegó a la conclusión de buscar un sitio más céntrico y de mejor acceso. Se encuentra un local en la primera planta del número 14 de la plaza Catalunya (hoy Corte Ingles), en un edificio perteneciente a la familia de Ignacio Girona Targa, denominada “Casa Girona”. La inauguración del local (que fue ocupado en régimen de alquiler), tiene lugar el 25 de mayo de 1907. 
Con la elección de Albert Rusiñol i Prats como nuevo presidente de la entidad, acaudalado hombre de empresa que entre otras cosas ocupo el cargo de presidente del Banco Vitalicio de España, (que era hermano Santiago Rusiñol), el Círculo Ecuestre fue ganando tal importancia en la ciudad, que muchas personas de la burguesía, aunque no practicasen el deporte de la hípica, intentaban entrar en el club más prestigioso de la ciudad, en el que aparte de practicar deporte, era un lugar idóneo para cerrar nuevos negocios. 
Esta euforia inició el camino a dotar al círculo de un nuevo local, que diera a este la grandeza que requería la entidad, buscaron en pleno Paseo de Gracia dos edificios “Casa Maristany”, propiedad de Francisco C. Maristany Garriga y “Casa Salisachs”, perteneciente a unas primas de Maristany que ocupaban los números 38-40 entre las calles Consejo de Ciento y Diputación.
En abril de 1920 fueron publicadas las bases del concurso para construir el nuevo edificio. Al que se presentaron un total 47 proyectos los cuales fueron expuestos en el Palacio de las Bellas Artes del antiguo Salón de San Juan. El ganador del proyecto fue Salvador Soteras y del arquitecto alemán Alfred Keller, que realizo la casa real austriaca en el 1926. Al morir Salvador Soteras el 25 de marzo de 1925 lo sustituyó Antonio de Ferrater Bofill. 
El monumental edificio, tenía una fachada de 35 metros, que demostraba el poder alcanzado por el Círculo”. A la inauguración, que tuvo lugar en el 26 de octubre de 1926, asistió S.M. Alfonso XIII y el presidente de la entidad Albert Rusiñol i Prats acompañado por los miembros del consejo directivo y diversas autoridades barcelonesas y como no con una gran cantidad de socios. 
Las obras de construcción de esta nueva sede se prolongaron durante seis años. Destacaba especialmente la gran piscina de estilo romano, de 15 por 10 metros, alrededor de la cual existían los cuartos de baño, un gimnasio y una peluquería y un gabinete de manicura. El edificio también tenía una sala de esgrima, una sala de billares y varios salones de lectura y de juegos de mesa y ajedrez, una sala de juntas con un vestíbulo de estilo renacentista, varias salas para realizar exposiciones y conciertos, bar restaurante. También había varios dormitorios para los socios, a los que se llegaban a través de una majestuosa escalera de mármol.  
El Círculo Ecuestre barcelonés vivió en la sede del paseo de Gracia una década de esplendor que se interrumpió repentinamente con el estallido de la Guerra Civil, la cual supuso un problema en su expansión, que le condujo a una crisis financiera, que quedo acrecentado con la ocupación de su sede, primero por parte de la UGT y después por el PSUC que la convirtieron en el Casal Carlos Marx.
Con la entrada en Barcelona el 26 de enero de 1939, de las tropas de Franco, el edificio fue ocupado por la Falange Española Tradicionalista y de las JONS y por el Movimiento que estableció su Jefatura Provincial. La junta gestora del Círculo Ecuestre inicio los trámites para recuperar el edificio. Pero a pesar de los esfuerzos de los antiguos socios del Círculo Ecuestre para recuperar la propiedad del edificio y la función gestora de la entidad los esfuerzos fueron inútiles.
Las gestiones llegaron a realizarse con el propio general Franco, pero resultaron inútiles, el cual lo único que acepto, fue que la sociedad percibiese unas rentas por la utilización del edificio por parte de la Falange. Con la llegada del año 1950 el edificio fue comprado por el Banco Hispano Americano, el cual lo derribo y dos años más tarde construyo la oficina central del banco en Barcelona
Con el dinero conseguido por la venta, los responsables del “Círculo Ecuestre”, se fijan en un edificio que está en venta, en la avenida Diagonal con la calle Balmes, que perteneció a la familia Pérez Samanillo, la restauran y la convierten en la actual sede del Círculo, el 12 de junio de 1950
En la actualidad, su actividad deportiva se ha reducido quedando sus instalaciones para el servicio de los socios de un club que tiene más de 150 de historia y que reúne a lo mejor de la burguesía barcelonesa. En su sede social con una superficie de 6.000 m2 acoge: restaurante, restaurante terraza de verano, salones, auditorio, 16 habitaciones, gimnasio, piscina, solárium.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal