Chalet del Moro Revisada el 16 de mayo del 2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Chalet del Moro Revisada el 16 de mayo del 2019

Edi Particulares III
Situado en el Pasaje de la Paz 3, fue construido en 1873, por Jaume Brossa i Mascaró, en estilo neomudéjar conocido como Tras Correo, que constaba  de planta baja y piso: la planta baja con tres aberturas  coronadas por arcos en forma de herradura germinados, los dos de la izquierda como ventanas y el de la derecha como puerta de entrada. En el piso con simetría con la parte inferior los laterales estaban diseñados como ventas y la parte central era una puerta con salida a un balcón de hierro forjado, cerraba el edificio una cornisa  decorada con remates de terracota.
Fue inaugurado como la casa de baños Tras Correo, pretendía trasladar a sus clientes a los cuentos de las mil y una noche.  Ofrecía sus servicios desde las 5 mañana a las 9 de la noche.
El 21 de enero de 1883, La Vanguardia publicaba un artículo en el que relataba las propiedades y maravillas de dicho establecimiento:
En el acreditado establecimiento de baños, situado en el Pasaje de la Paz, llama lo de Tras Correo, se acaba de instalar una nueva sección que comprende baños de vapor, baños rusos y duchas de vapor
Esta sección, según hemos tenido ocasión de ver, se halla admirablemente montada según los últimos adelantos de la ciencia y con todas las comodidades y lujo apetecibles.
En los cuartos destinados a dicho objeto existen camas especiales que se apartan de las que hasta ahora se han visto, evitando así el carácter de hospital o casa de socorro; indicadores eléctricos; ricos lavabos de mármol; distintos artículos de perfumería, alfombrado y todas las refinaciones del gusto.
Además, para que los cuartos tengan una temperatura suave, que no baje de 20 grados, se ha establecido la calefacción por medio de estufas.
La sección de vapor comprende las habitaciones en las cuales hay toda clase de aparatos necesarios para cumplir con las prescripciones de los señores médicos, y poder asociar al vapor los agentes terapéuticos para la curación de todas las enfermedades.
Aparte de la sección de vapor que acabamos de indicar, tiene la casa una sección especial de hidroterapia conocida ya del público barcelonés, dotada con todos los aparatos de uso más moderno.
Una vez más hemos admirado las dos magníficas galerías de baños generales que tiene dicho establecimiento en donde se ha seccionado un número de ellos para las especialidades sulfurosa, termal, mercurial y demás que exijan los señores facultativos. Completan esta sección fundas apropósito para cubrir las bañeras y evitar de esta manera la frialdad de las pilas.
Una magnífica estufa de fuerza reparte el calórico a los distintos cuartos, utilizándose al mismo tiempo un recipiente especial para la calefacción de Ja ropa del bañista. Estamos convencidos de que el más exigente, al visitar dicho establecimiento, se convencerá de que puede muy bien aceptar la competencia con cualquier extranjero.
La dirección facultativa corre a cargo del inteligente doctor don Jaime Martí y Guardia
Con la llegada en 1914, de la primera guerra mundial, el edificio cambió de propietario adquiriendo el edificio, un empresario alemán que decidió convertir la casa de baños en un prostíbulo. La prostitución barcelonesa que hasta entonces se caracterizaba por su marginalidad, fue convertida por parte del empresario, que convirtió el edificio en un prostíbulo de máxima calidad, convirtiéndolo en un lugar limpio y esmerado, convertido en un lugar que imitaba a un palacete árabe con toda clase de detalles.
La conversión de la casa de baños Tras Correo, por su nuevo empresario como el Chalet del Moro, fue aprovechada por su propietario para aparte de desarrollar el oficio más antiguo del mundo, fuera también un lugar donde aprovechando la neutralidad española en el conflicto bélico, poder cerrar grandes negocios para sus empresas. Obsequiaba a sus clientes en los lujosos salones que conformaban el interior del prostíbulo, con grandes fiestas en las que participaban las pupilas de la casa.
Las prostitutas ofrecían sus servicios vestidas como odaliscas y bailando la danza del vientre, con la intención de atraer y hacer decidir a los clientes. Las  prostitutas no solo eran españolas sino que procedían de la Europa que estaba en aquellos momentos en guerra. El personal masculino iba vestido  con trajes moriscos, pantuflas y turbantes. Los músicos caracterizados con vestidos turcos animaban la estancia con melodías orientales. El prostíbulo, cuidaba la salubridad de sus clientes, con controles a sus pupilas y ofreciendo un servicio de lavajes y desinfecciones para evitar la expansión de epidemias de transmisión sexual.
El despegue del Chalet del Moro, duro casi dos décadas, pero con la suspensión por parte del Gobierno de la República de la prostitución en España en 1935, propicio la decadencia del edificio, convirtiéndolo en un burdel vulgar. Finalizada la guerra, el Chalet del Moro, abrió nuevamente sus puertas, ya que el gobierno, para intentar frenar las continuas violaciones que recibían las prostitutas por parte de legionarios y marroquíes pertenecientes a las tropas del general Franco, se autorizó nuevamen te la prostitución. El gobierno no obstante obligo a las trabajadoras sexuales, a llevar una Cartilla Sanitaría, en la que tuvieran que ser anotadas semanalmente sus revisiones de salubridad que garantizaran sus revisiones para evitar enfermedades venéreas.
En 1949 la Convención de Ginebra, aprobó un decreto por la que aconsejaba a los países para que abolieran la prostitución. Pero no fue hasta  el 3 de marzo de 1956, que el gobierno español se adhiriera definitivamente a prohibirla. Esta prohibición causo el cierre de 98 prostíbulos en Barcelona.
El Chalet fue arrendado por diferentes negocios, que iban transformando su interior el más duradero fue un taller de reparación de automóviles que abrió una puerta más grande para la entrada de automóviles que mutiló la fachada original. Las habitaciones superiores fueron alquiladas, posteriormente la casa fue abandonada. En 1991, fue derribada para construir en el solar un bloque de viviendas protegidas, dentro del Plan Especial de la Rambla con la calle Rull.
Regreso al contenido