Antiguo Mercado Central del Pescado – Antic Mercat Central del Peix - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Antiguo Mercado Central del Pescado – Antic Mercat Central del Peix

Mercados
Como puerto de mar, Barcelona tuvo en sus principios el primer mercado de pescado a orillas del puerto de la Barceloneta, la llegada de las barcas era propicia a que los pescadores al descargar sus barcas ofrecieran sus productos primero a los curiosos que se acercaban a ver su llegada y después como una manera más generalizada en un lugar ya preestablecido donde presentaban sus productos en unas plataformas de caña algunas veces ayudados por sus esposas.
El paso del tiempo hizo que se buscase un lugar cercano al desembarque de los pescadores y se encontró en el antiguo Paseo de la Circunvalación, que transcurría desde el final de Marques de Argentera bordeando el Parque de la Ciudadela.  
Con el cambio de siglo esta actividad se trasladó al Mercado del Borne, aunque en aquellos tiempos, todavía era un mercado de barrio y no tenía la consideración de mercado central.
Esta solución que al principio pareció correcta, no lo fue tanto cuando se decidió potenciar a “El Borne” como mercado central de frutas y verduras, por lo que se planteó la necesidad de buscar otra ubicación para el pescado, ya que el Borne resultaba pequeño y no estaba acondicionado para un movimiento grande de pescado.
Una vez tomada la decisión del traslado, se pensó en buscarle un sitio especifico, ya que no solo se tenia que producir la llegada y salida al lugar, sino también resolver el problema de la conservación durante su estancia.
El lugar escogido fue la galería de material de ferrocarriles de la Exposición Universal, conocida como la Galería de las Máquinas. Este edificio estaba situado en la calle Wellington, contiguo al recinto del Parque de la Ciudadela.
La inauguración del “mercado central del Pescado “Mercat Central del Peix” tuvo lugar en 1931. El aumento progresivo de consumo hizo que en 1947, se tomara la decisión de ampliar y mejorar las instalaciones, cuyo inicio empezó en 1950 y no acabo hasta julio de 1953, fecha en que se inauguraron las obras.
El nuevo Mercado Central del Pescado, contaba con una superficie de 4.500 metros cuadrados y una cámara frigorífica de 1.600 metros cúbicos con una altura de techo de 3,5 metros. El recinto incorporaba instalación de agua salada, muelles de descarga y oficinas para los gremios. El edificio tenía un aspecto austero en el que destacaba una torreta en uno de los extremos, donde figuraba el nombre del mercado y el escudo de la ciudad.
Cerró sus puertas el 4 de octubre de 1983 para trasladar todo su operativo a las nuevas instalaciones de Mercabarna. El edificio quedo durante unos años como deposito municipal de vehículos (abandonados, robados o embargados). Con la adjudicación de las Olimpiadas de Barcelona y las obras de apertura al mar de la ciudad, el edificio sucumbió a la piqueta, ya que la zona fue reubarnizada.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal