Castillo de Montjuic - Castell de Montjuïc - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Castillo de Montjuic - Castell de Montjuïc

Cuarteles
El Castillo de Montjuïc es una antigua fortaleza militar que tuvo sus comienzos en el siglo XVII y que ha tenido un importante papel en la historia de la ciudad. Situada en la montaña del mismo nombre primero fue proyectada como defensa de la ciudad contra los invasores, después fue proyectada como vigilante de las insubordinaciones de sus habitantes para pasar a ser en lugar de esparcimiento ciudadano.
La ciudad durante mucho tiempo estuvo a merced de piratas y fuerzas enemigas que asaltaban la ciudad de una forma impune, lo que decidió a las autoridades en levantar uva atalaya en la cima que les sirviera para colocar unos vigías que pudieran avisar de la llegada de barcos para así poder estar preparados.
En el año 1640, las hostilidades de Catalunya y Castilla ya eran un hecho y durante la revuelta contra Felipe IV se decidió realizar la primera fortificación de la montaña, esta rudimentaria construcción de piedra en forma de cuadrilátero sirvió para rechazar a las tropas castellanas comandadas por el Márquez de Vélez.
En 1694, se dio forma al actual castillo, construyendo en la parte plana de la montaña un edificio con baluartes de cara a la ciudad y una pared rematada con la forma de dientes de sierra en la parte del lado del mar para una mejor defensa. Con el tiempo este primer edificio quedaría como la parte interior del castillo.
Durante la guerra de sucesión el castillo cayó el 17 de septiembre de 1705, en manos del Duque de Peterborough, este hecho motivo que Catalunya se posicionase a favor Carlos de Austria en su intención de ser el sucesor de Carlos II a la corona de España. El 25 de abril, de 1706 fue recuperado por las tropas de Felipe V, el cual lo volvió a perder apenas un mes después el 12 de mayo. Los acontecimientos que sucedieron después y que acabaron con la capitulación de Catalunya el 14 de septiembre de 1714, lo devolvieron a Felipe V.
En 1751, Juan Martín Cermeño ingeniero militar, fue el encargado de la construcción del nuevo castillo, para lo cual tomo la decisión de destruir el antiguo fortín y edificar un castillo nuevo al cual dotaría de un foso que sirviera de protección de los ataques a pie procedentes del exterior. En su interior se preparó el castillo para poder resistir un asedio exterior dotándolo de servicios que lo hicieran poder resistirlos, por lo que se construyeron cisternas de agua (una de ellas potable) que hicieran poder soportar un largo asedio.
Los continuos problemas con la ciudad, aconsejaron duplicar la instalación para poder albergar el doble de hombres que residían en el recinto, para ello se construyó unas nuevas edificaciones para duplicar la población y construyeron unas cocinas para poder dar de comer a unos 3.000 hombres. El castillo quedo edificado tal y como lo conocemos en estos días. Con un armamento que se acercó a los 120 cañones.
En febrero de 1808 el Castillo fue tomado por las tropas francesas, sin disparar un solo cañonazo, el motivo no era otro ya que el capitán general del Catalunya, había recibido órdenes del propio Rey para que entregara la ciudadela a los franceses.
Barcelona por aquel entonces se mostraba como al en otras ocasiones discrepante con la actuación de las tropas nacionales y se enfrascaban en continuas reyertas que encendían los ánimos de los gobiernos de Madrid, por lo que en 1842 durante la Regencia de “Espartero” la ciudad fue bombardeada desde la cumbre. Un año después en 1843, fue el “General Prim”, el que volvió a utilizar los cañones para someter otra revuelta ciudadana.
A finales del siglo XIX, el castillo albergó a los presos políticos como a las víctimas de la represión social por la lucha obrera, involucrados en la ola de violencia anarquista.  
En 1909, tras los tristes sucesos de la Semana Trágica en el castillo fue encarcelado y ajusticiado, Francisco Ferrer Guardia “Francesc Ferrer i Guardia”, acusado de haber sido el promotor de aquellos desgraciados sucesos. 
El 5 de febrero de 1919, con ocasión de la Huelga de “la Canadiense”, que se prorrogo durante 44 días, paralizando la ciudad en una huelga general y el 70 % de toda la industria catalana se llegaron a juntar en su interior unos 3.000 obreros.
En 1936 con el estallido de la Guerra Civil, el frente Popular contrario a los simpatizantes del alzamiento nacional, tomo la fortaleza para convertirlo en prisión (Militares afines al Golpe de Estado, Curas, Falangistas, etc. y aquellas personas consideradas de derechas.
Según los historiadores , una vez finalizada la Guerra Civil, lo que había sido una purga para las personas de derechas, se convirtió en una prisión de represión franquista legando a ser ejecutados unos 4.000 , presos republicanos y catalanistas entre ellos el 15 de octubre de 1940 el que fue Presidente de la Generalitat de Catalunya, Lluis Companys i Jover.
En 1960 fue donado a la ciudad y tres años más tarde fue inaugurado por Franco, como Museo Militar.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal