Plaza Castilla y el antiguo Hospital Militar - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Plaza Castilla y el antiguo Hospital Militar

Plazas
El origen de la Plaza Castilla tuvo sus principios, durante la dictadura del General Primo de Rivera que se empezó a cuestionar la existencia del antiguo “Hospital Militar”, un edificio que no fue construido para tal tipo de gestión, en principio fue una capilla interior de un convento que la orden de San Vicente de Paúl edificó en ese lugar entre 1710 y 1746 y que se dedicó a San Severo y San Carlos Borromeo.
El convento tuvo una vida azarosa y alternó sus funciones dependiendo de las necesidades del momento. Así, durante la ocupación napoleónica en 1808 los religiosos fueron expulsados el edificio se destinó a hospital militar. Las desamortizaciones que sufrió la ciudad lo transformaron en fábrica de tabaco, en 1840 se volvió a recuperar cómo hospital militar, con una construcción de planta rectangular de varios pisos y una capacidad para 800 enfermos.
Durante la dictadura del General Primo de Rivera se empezó a cuestionar su existencia, ya que el edificio que no fue construido para hospital  tenía unas carencias  de higiene que aconsejaban su traslado. El diciembre de 1942 el hospital quedó clausurado y todos los internos y el material sanitario fue trasladado al nuevo Hospital Militar de la avenida Vallcarca. El edificio fue recuperado por el ayuntamiento para derrocarlo y realizar una plaza en su lugar. Del derribo se salvó de la piqueta una capilla barroca que existía dentro del edificio y que después de un trabajo de restauración en 1939 se convirtió en la parroquia de San Pedro Nolasco.
El resto del solar, fue convertido por el ayuntamiento en una plaza rectangular, que fue inaugurada el 12 de octubre de 1943, que fue bautizada como Plaza Castilla por el consistorio, nombre que se ha mantenido hasta el día de hoy.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal