Casa Viuda Almirall Revisada el 12 Julio del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Viuda Almirall Revisada el 12 Julio del 2018

Edi Particulares III
Construida en 1900, en el Paseo de Gracia 83, por Josep  Domènech i Estapà y propiedad de Josefa Trius i Rodo esposa de Ramón Almirall destacado empresario del ramo textil, fue una de las muchas casas palacetes que se construyeron a principios del Siglo XX y que hoy solo podemos conocer a través de los libros o medios audiovisuales. La casa debido a la prematura muerte de Ramón Almirall, fue más conocida como Casa Viuda de Almirall
La fachada estaba dividida en cuatro partes que daban forma al edificio.  Constaba de semi-sótano con tres ventanas puertas bajas que daban luz y servían para la entrada de productos, normalmente estos sótanos se dedicaban en aquella época en almacenes y la cuarta parte correspondía a la puerta de entrada al edificio, el cual tenía un tramo de diez escalones de mármol que llevaban al vestíbulo que servía de entrada al entresuelo y del que partían la escaleras de los pisos altos.
El entresuelo tenía tres ventanales altos con una terminación en forma redonda en la parte superior. El piso principal tenía dos miradores en los extremos unidos por un balcón corrido de piedra. Los dos siguientes pisos continuaban con los miradores pero ya los balcones eran individuales y de hierro forjado. El cuarto piso era ya completamente diferente los miradores desaparecían y en su lugar aparecían dos balcones majestuosos con unos acabados en forma de semicircunferencia y que daban continuidad a dos vistosos elementos en forma de pico que coronaban cada extremo de la fachada que quedaban unidos por una baranda de piedra recta.
Con la muerte de Josefa Trius en 1918, el piso principal, paso a ser ocupado por una clínica de otorrino-laringología. Dirigida por  el especialista Cusí i Vidal.
Con la llegada al ayuntamiento en 1957 de José María de Porcioles, provoco, el derribo del edificio por parte de la Compañía Española de Capitalización Europa S.A. que en su lugar construyó un esperpento de edificio, obra del arquitecto especializado en arquitectura hospitalaria  Leopoldo Gil Nebot
En esa época los comercios del nuevo edificio dieron un poco de vida a la monotonía de la fachada del edificio: la sucursal aérea alemana Lufthansa,  la cafetería Tropeziens, Atlas Expreso agencia de viajes y Hotemar.
En año 2009 el edificio sufrió un cambio espectacular de la fachada, con motivo de la reforma integral realizada por el arquitecto japonés Toyo Ito, se convirtió en un edificio de apartamentos de lujo, con el diseño de una fachada vanguardista de líneas onduladas, que hacen que los transeúntes se paren para realizar fotografías, posiblemente de aquí unos años pueda ser considerado una obra de arte, pero jamás podrá hacer olvidad a la antigua casa de la Viuda Almirall.
Regreso al contenido