Casa Vidal Ribas Revisada el 20 de agosto del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Vidal Ribas Revisada el 20 de agosto del 2018

Edi Particulares III
El Paseo de Gracia pronto empezó a ser ocupado por la clase alta de la sociedad barcelonesa, pero antes de que se iniciara la construcción de grandes edificios modernistas, empezaron a construirse los clásicos palacetes que aun hoy en día se construyen en las salidas de las ciudades a pie de carretera.
Tenemos que tener en cuenta recién derribadas las murallas el Paseo de Gracia era una carretera conocida como (Camino de Jesús), que unía la Ciudad Condal con la Villa de Gracia y cuya unión o frontera, se encontraba a la altura de la calle Provenza, de ahí que antes de la construcción de los edificios de La Pedrera, Casa Batlló o Casa Amatller, las edificaciones que se construían en los primeros años eran palacetes a cuatro vientos, con solares ajardinados y en algunos casos pequeñas edificaciones destinadas a la vivienda del portero.
El palacete Vidal Ribas, construido estilo neoclásico, en 1863 en el número 19, esquina con la calle Diputación, por Jeroni Granell, constaba de planta baja utilizada como despachos y dos alturas en las que estaban en la primera planta los salones y las habitaciones familiares y en la segunda las habitaciones del servicio y las denominadas antiguamente las Golfas (habitaciones en las que se guardaban las cosas de uso poco frecuente). En la parte trasera del edificio un espléndido jardín, servía de relax a sus habitantes, el cual lindaba con la Casa de Cesar Ortembach
Con el fallecimiento del progenitor de la familia, el palacete fue alquilado por sus familiares, cosa que aprovecho en 1932, la Liga Regionalista, que hasta entonces había tenido su oficina central en la calle Boters 4 principal, pasó a ocupar el piso principal del edificio donde estableció su nueva sede.
Finalizada la guerra civil la planta baja del edificio fue convertida en la galería de Arte “Sala Barcino”, pero la profusión de salas de arte en el Paseo de Gracia y la falta de una buena dirección profesional, la hizo cerrar cuatro años más tarde, que después de una restructuración se convirtió en una de las perfumerías de más prestigio de aquella época “Perfumería Magda”.
A principio de la década de los sesenta, varios de los palacetes construidos en el Paseo de Gracia, que todavía no habían sido derribados, sufrieron el rigor de la piqueta, una de las casas que se vio en esta situación fue la Casa Vidal Ribas, en cuyo solar el 11 de diciembre de 1963, se inauguró el edificio del Banco Exterior de España. A finales del siglo XX, el edificio fue reestructurado para construir el nuevo edificio de la Bolsa de Barcelona.
Regreso al contenido