Casa Vicente Ferrer Revisada el 21 de septiembre del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Vicente Ferrer Revisada el 21 de septiembre del 2018

Edi Particulares III
Situada en el solar que ocupaba la Casa Miquel Buxeda en la esquina de la Ronda de San Pedro 2 y plaza Cataluña 12, que había sido construida, por Jeroni Granell i Mundet en 1866, fue construida en 1915 la Casa Vicente Ferrer por  Salvador Viñals Sabaté.
Constaba de planta baja, entresuelo, cuatro pisos iguales y un quinto con una galería en el chaflán al que le seguían en los laterales  unas ventanas que cambiaban de color exterior que daban el aspecto de buhardillas, el edificio estaba rematado por una cúpula de pizarra negra. El edificio consiguió  loa mención de honor de ayuntamiento en 1916 por el nivel artístico, alcanzado en su construcción.
En un principio los bajos y el entresuelo fueron ocupados por la droguería y farmacia Vicente Ferrer y el resto del edificio fue ocupado por la Pensión Nowe, propiedad de Roberto Nowe, un súbdito belga que había nacido en Gante el 7 de septiembre de 1869, había venido a Barcelona y se enamoró de la ciudad, montando dicha pensión que era también conocida como “Casa Belga” casándose con Pilar, una española de la que se enamoró.
Según Michel Nowe (nieto de un tío de Roberto, llamado Henri Nowe), residente en Gante, Con motivo del inicio de la guerra civil, Roberto Nowe se exilió durante la contienda, regresando a su ciudad hasta la finalización de la misma, momento en que volvió a regresar a la Barcelona donde falleció unos años después.
En 1919 se decidió ampliar el edificio, para dar un nuevo aire a la pensión en convertirla en un moderno hotel, competencia directa del Hotel Colon que estaba enfrente. Esto supuso la adquisición de la casa Jaumandreu vecina de la casa Vicente Ferrer que ocupaba el número 13, que fue derribada, para que la ampliación conservara el mismo estilo novecentista. Con la ampliación del edificio, el local quedo convertido en el Hotel Victoria, uno de los hoteles más modernos del momento, el cual instalo en el primer piso un restaurante que pronto se ganó el prestigio y el reconocimiento del público por su calidad y por su situación en el centro de la ciudad.   
Pero la voracidad del Corte Ingles que ya había ampliado su centro comercial con un edificio de la Ronda de San Pedro, al que estaba unido por la parte trasera, puso sus ojos en el edificio de Vicente Ferrer, para unir los dos edificios y convertirlo en un gran centro comercial, se puso en contacto con los propietarios con el fin de alquilarlo (por un periodo de tiempo importante), con la condición de derribarlo y unirlo para dar la sensación de un solo edificio
En 1968 se acometió la espectacular obra de la unión de los tres edificios, obra de los arquitectos Luis Blanco-Soler y Lorenzo García Bordón, que fue inaugurado en 1970 y que dio paso a una espectacular cafetería panorámica en la última planta y la inauguración en las fiestas de Navidad de “Cortylandia”, una fiesta de luz y sonido que durante unos años atraía a  muchas familias que venían todos los días con sus hijos para poder contemplar el espectáculo que los decoradores preparaban en esas fechas, en el chaflán que había ocupado la casa Vicente Ferrer. Uno de los más comentados fue el de Gulliver, por su espectacularidad...
Regreso al contenido