Casa Vicensç Revisada el el 13 de julio del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Vicensç Revisada el el 13 de julio del 2018

Edi Particulares III
La casa Vicenç, era una gran desconocida para muchos barceloneses, hasta que fue reformada y convertida en museo el16 de noviembre  del 2017. Fue una de las primeras obras realizadas por Antoní Gaudi, en un terreno propiedad de  Manuel Vicenç i Montaner, corredor de Bolsa y Comercio, que había heredado de su madre Rosa Montaner Matas en 1878, una casa de verano que poseía en la Villa de Gracia en la actual calle de las Carolinas 18-24, lugar en el que decidió edificar junto a su esposa, Dolors Giralt su residencia particular.
Gaudí presento el proyecto el 15 de enero de 1883 y fue aceptado por Manuel Vicenç, con la única condición de que se fuera construyendo según las posibilidades económicas del propietario. Gaudí que en aquellos momentos estaba realizando  El Capricho de Comillas (Santander), la Cooperativa la Obrera Mataronesa  y los pabellones de la finca Güell, situada en el barrio de Pedralbes, (actual Avenida de Pedralbes 7), la obra fue finalizada en 1888.
Gaudí, que desde su inicio se propuso seguir los aires modernistas de Domènech i Montaner, adapto en este edificio pequeñas pinceladas del arte mudéjar. Desde el principio de sus construcciones, Gaudí siempre estuvo rodeado de un tipo de artesanos que sabían plasmar  los bocetos que dibujaba durante sus paseos por la naturaleza y que interpretaban sus ideas a su entera satisfacción. Los más asiduos colaboradores fueron: el escultor Llorenç Matamala, el ebanista Eudald Puntí, el herrero Joan Oñós y el contratista Claudi Alsina, que realizó un grandioso trabajo en la construcción de la verja que rodeaba la primitiva mansión con jardín de la casa Vicenç.
La primitiva Casa Vicenç, nada tenía que ver con la actual que conocemos hoy en día, ya que su construcción se había realizado en un solar de 1.035 metros cuadrados, con un jardín cuya extensión llegaba hasta la actual Avenida del Príncipe de Asturias. La actual casa ha quedado reducida al  edificio existente y un pequeño jardín.
Gaudí había proyectado el edificio adosándolo a la pared medianera de un convento vecino (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl), para lograr así un jardín amplio y espacioso, otorgando tres fachadas a la casa. Un una parte del jardín diseñó un espacio de relajación, que lo formaban una fuente de ladrillo de obra vista, un arco parabólico encima del cual había un paseo entre columnas. Dos depósitos emplazados en cada uno de los pilares extremos de la fuente almacenaban el agua de la fuente. Todo el perímetro del jardín que rodeaba la casa, estaba protegido por un muro con una reja de hierro colado, decorada con hojas de palmito.
El edificio constaba de cuatro plantas, aunque desde fuera solo se observaran tres, ya que el subterráneo destinado a bodega, no se apreciaba desde la calle. La primera planta estaba dividida en diversas salas, junto con el comedor y la cocina, la segunda planta estaba destinada a los dormitorios familiares y de invitados. La tercera para las que rodeaba la primitiva construcción de buhardillas estaba reservada al personal de servicio, Gaudí remato la casa con varias chimeneas y unas torres en forma de templetes, algo muy habitual en sus posteriores edificaciones.
La fachada de una cerámica colorista nos recuerda a otras construcciones de Gaudí, El Capricho de Comillas en Cantabria, Las Bodegas Güell en el Garraf, La Cripta de Santa Coloma de Cervelló y un largo etcétera que podríamos citar
En 1899 Dolors Giralt viuda de Manuel Vicenç, vendió la casa a Antoni Jover i Puig. En 1925 la casa fue reformada por el arquitecto  Joan Baptista Serra Martínez, siguiendo en todo momento el estilo de Gaudí, diseño la parte derecha de la fachada, al mismo tiempo que construía en el jardín, en la zona que hacía esquina con la Avenida Príncipe de Asturias, un templete en el que se construyó una fuente dedicada a Santa Rita.
De esa época viene una confusión en cuanto a los historiadores de la casa que atribuían a Manuel Vicenç i Montaner, en vez de ser agente de Bolsa, haber sido propietario de una fábrica de azulejos cerámicos. En esa fecha se encontró en el archivo municipal de Esplugues de Llobregat, un documento procedente de un inventario de la fábrica de cerámica Pujol i Bausis, correspondiente al año 1885, en el aparecía un asiento como deudor de 1.440 pesetas  de  Manuel Vicenç i Montaner.
La revalorización del suelo  a mitad del Siglo XX, hizo que en 1962, lo nuevos dueños de la casa, vendieran el terreno que ocupaba el jardín, el cual fue destinado a la construcción de edificios de viviendas, quedando reducida la superficie de la casa a tan solo 698 metros cuadrados. La reja de palmito que decoraba todo el jardín, se dividió en varias secciones que hoy podemos contemplar en la puerta de acceso al Parque Güell y en la Casa-Museo Gaudí y la fuente con todos elementos decorativos fueron eliminados.
La Casa Vicenç  fue declarada el 24 de julio de 1969, monumento histórico-artístico. En julio del 2005,  la Unesco la declaró, Patrimonio de la Humanidad. Durante mucho tiempo los descendientes de Antoni Jover i Puig, siguieron viviendo en ella.
El año 2014, la familia Herrero Jover vendió la Casa Vicenç  al banco andorrano MoraBanc, a través de su sociedad de inversión Amura Capital, que tras una completa y estudiada restauración, dirigida por José Antonio Martínez Lapeña, Elías Torres y David García, convirtieron el edificio en una casa-museo que fue inaugurada el 16 de noviembre de 2017.
La Casa Vicens, en la que seguían viviendo los descendientes de Antoni Jover i Puig, (familia Herrero Jover), fue comprada , por parte del banco andorrano MoraBanc, mediante su sociedad de inversión Amura Capital,
Los nuevos propietarios, realizan un profundo y ambicioso proyecto de restauración de los 1.200 metros cuadrados de la vivienda, para dedicar la casa a museo, cuya inauguración está prevista para el año 2016. Los trabajos de restauración están a cargo del equipo de arquitectos dirigidos por José Antonio Martínez Lapeña, Elías Torres y David García, que ya han intervenido en obras de Antoní Gaudí.
Regreso al contenido