Casa Trinxet Revisada el 15-08-2019 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Trinxet Revisada el 15-08-2019

Edi. Particulares II
Avel-lí Trinxet i Casas, propietario de la Fábrica Textil Trinxet (especializada en la fabricación de sabanas), encargo  a principios del siglo XX, al arquitecto Josep Puig i Cadafalch, la construcción de una casa familiar, en el solar de su propiedad, situado en la calle Córcega 268, esquina con la actual calle Balmes. En aquel tiempo, la futura calle no existía y su circulación estaba dedicada a la circulación en superficie del antiguo ferrocarril de Sarria (actual FGC), que trasladaba a los ciudadanos desde la calle Pelayo a la villa de Sarria, por un camino estrecho por el que solo podía circular el tren.
El 25 de Marzo de 1902 tras serias discrepancias y varias modificaciones Avelino Trinxet y el arquitecto Josep Puig i Cadafalch llegaban a una entente, para la firma del proyecto por ambas partes  y poder ser presentado en el colegio de arquitectos y en el Ayuntamiento.  
La distribución interior partía del patio central como eje de su construcción. La entrada principal, precedida de una escalinata que llegaba a un rellano cubierto, en el que se encontraba un mosaico fabricado por la Escofet Tejera y Cia., donde se podía leer la palabra  SALVE. Una enorme puerta metálica, soportaba  una preciosa vidriera original de Rigalt i Granell que te introducía  al patio central, cubierto por una claraboya del mismo artista. Desde ese lugar se acedia a todas las estancias. En el hall, con una sillería  fabricada por Gaspar Homar, que también decoro las estancias de la casa, con la colaboración de Sebastià Ribó, destacaba una barandilla realizada por Josep Llimona. El interior estaba ambientado por muebles modernistas y las paredes decoradas por frescos realizados por Joaquín Mir Trinxet. Joaquín quiso obsequiar a su tío y mecenas después de regresar de su estancia en Mallorca  junto con Santiago Rusiñol
El comedor estaba situado en la planta baja, en la que destacaba el comedor complementado con una chimenea de alabastro que había sido realizada por  Josep Llimona, del Hall se subía al primer piso donde se encontraban las habitaciones, tenía subida a una buhardilla donde su sobrino Joaquín Mir, , instaló su estudio de pintura.
La fachada principal con un fondo blanco, de la que sobresalían dos balcones de hierro y un mirador central acristalado, encima de ella la apercibía la buhardilla con  3 ventanas con arco de medio punto estrechas. La fachada lateral tenía varias vistas en la planta baja y el primer piso, a la futura calle Balmes, en la que también se encontraba una entrada auxiliar, que conducía al jardín posterior donde se encontraban los aposentos del servicio. Encima de esta entrada destacaba una pequeña terraza que en el 1912 fue cubierta para poder construir un oratorio.
El 30 de abril de 1917, falleció Avelino Trinxet.
En 1932, la casa fue alquilada al Ayuntamiento de Barcelona, para convertirlo  en la escuela Montessori (fundada por María
Montessori). La casa es restaurada y convertida en la “Casa dels nens  de la Institución Municipal Montessori”, fue inaugurada el 15 de noviembre de 1932. Finalizada la guerra civil las autoridades municipales franquistas instalaron en 1940 una escuela femenina de formación doméstica, para mantener “la vocación femenina para las diversas labores del hogar”, que permaneció abierta hasta 1950, en que fue devuelta la vivienda a la familia Trinxet-Torras, sucesores de Avelino Trinxet
El 6 de febrero de 1964, se celebró uno de los últimos actos de sociedad, al mediodía en el oratorio de la casa, se celebraba el enlace matrimonial de Andrés Avelino Trinxet Torras, nieto de Avelino Trinxet. Posteriormente se empezó a plantear  la venta de la casa y el derribo de la misma, provocando una alarma social, que quería salvar la casa. La Vanguardia a través de sus páginas realizo diversos artículos, en los que pedía al ayuntamiento la adquisición del edificio y la instalación en el del Museo Modernista.
El Ayuntamiento presidido por José Mª DE Porcioles, uno de los más nefastos alcaldes que ha tenido la ciudad  (Principal responsable de la desaparición del modernismo), había vendido el inmueble la inmobiliaria Núñez y Navarro, (principal responsable de la destrucción de los palacetes edificados de las esquinas, muy caros de mantener por sus herederos).
Pese a revuelo ciudadano nadie logro parar su derribo. María Teresa Saula, propietaria de una casa en Calella, se puso en contacto con el interiorista Alfonso Alzamora, visitaron la casa y decidieron adquirir el mobiliario y llevarlo a su masía, para convertirla en el restaurante el Gall d’Or  (El Gallo de Oro), finalmente en los años 70 decidió abandonar el proyecto.
Fallecida María Teresa, sus herederas,  Pepita y Lolín Saula, en 1995 decidieron mostrar públicamente la riqueza modernista del GalI d’Or. Posteriormente el edificio fue derribado y su contenido fue a parar a museos y particulares. No ocurrió lo mismo con los frescos de las paredes que fueron destrozados por las excavadoras del constructor, desconocedor del valor de aquellas paredes.
Avelino, fue propietario de la Fábrica Trinxet, construida en 1907 por el arquitecto Joan Alsina i Arús en Hospitalet, ciudad limítrofe de Barcelona, ya que las dos ciudades están unidas por una calle, C/ Riera Blanca, la acera de la derecha (lado sur) es de Hospitalet y la de la izquierda (lado norte) pertenece a Barcelona. En la actualidad solo se conserva una parte de ella.

Regreso al contenido