Casa Sicart Revisada el 14 de septiembre del 2018 - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Casa Sicart Revisada el 14 de septiembre del 2018

Edi. Particulares II
Estaba situada en la esquina del lado montaña de la calle Fontanella con Plaza Cataluña, (en la que hoy se encuentra una de las puertas del Corte Ingles), su numeración pertenecía al número 2 del antiguo Camino de Jesús, (posteriormente el actual Paseo de Gracia), se edificó en 1867, ya que cuando se construyó el edificio, todavía no se había autorizado la urbanización de la Plaza Cataluña.
Con la urbanización de la Plaza Cataluña, la numeración del Paseo de Gracia empezó en la esquina de Ronda de San Pedro y los edificios que existían en el entorno de la plaza pasaron a tener numeración propia, registrada desde entonces con el número 16 de la Plaza Cataluña y el 1 de Fontanella, posteriormente con la construcción del solar contiguo como domicilio particular también ocupo el número 3 de la calle Fontanella
La casa fue construida por el maestro de obras Pau Martorell, por encargo de Isidre Sicart i de Torrens, al cual el Papa Pio IX le otorgó en 1875 el título de Conde de Sicart, propietario de unos terrenos que había adquirido después de la demolición de una parte del baluarte de Portal de l'Àngel. Constaba de planta baja u tres alturas rematadas por una cornisa de piedra rematada en los contra chaflanes por un adorno redondeado.
El año 1903 la fachada fue reformada por Enric Fatjó i Torras, con un proyecto de Antoni Mª Gallissà i Soqué. Al edificio se le añadieron sobre la cornisa, unos pequeños pináculos que le daban un aspecto de castillo medieval, modificándose los acabados de los vértices de las esquinas.
La reforma incluyó también la construcción de un edificio anexo, en el solar contiguo de la calle Fontanella,  el cual era utilizado por Isidre Sicart  como vivienda particular constaba de planta baja y dos alturas. El segundo piso se habilito como zona de descanso y relaciones públicas, incluyendo una sala de música con una atractiva “tribuna mirador” formada por tres arcos sobre columnas y una barandilla de piedra. El edificio estaba rematado por cuatro esculturas que tenían relación directa con la música.
Los bajos del primitivo edificio se reformaron, lo que permitió instalar los primeros locales comerciales que acogieron inquilinos históricos: Anteriormente en 1879, Antoni Gaudí, había decorado la Farmacia Gibert. En 1907, la Sociedad Catalana General de Crédito, en 1909, el Banco di Roma, una popular administración de loterías, la tienda de venta al público de la fábrica de Galletas Montes que tenía su fábrica en el barrio de San Antonio, también durante bastante tiempo estuvo uno de los locales de las antiguas Granjas Maldà en el lado de la calle Fontanella (junto a la casa familiar), que era frecuentada por el escritor Sebastià Juan Arbó, ganador en 1948 del Premio Nadal con la obra  “Sobre las piedras grises”.
La elegancia de la casa particular de la calle Fontanella, hizo que se fijase en ella, Enric Bernat Fontlladonosa, fundador de los mundialmente famosos “Chupa Chups” que después de fracasar con la compra de la “Casa Batlló” no se le ocurrió otra cosa que comprar la Casa Sicart, para poder hacer un edificio de oficinas, cosa que no llegó a realizarse.
Tanto el edificio primitivo como la casa particular, fueron adquiridos en 1987, por el Corte Ingles, para seguir ampliando los grandes almacenes, el cual derribo el edificio para llevar a cabo su última ampliación, con ello desaparecía el último edificio modernista de la Plaza Cataluña.
En 1996 la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi, redacto un memorial en el que ponía de manifiesto por la serie de agravios que estaba sufriendo la ciudad, con el destrozo de parte de su tejido arquitectónico y acusaba de una forma directa a las instituciones: “Ministerio de Cultura”, “Generalitat”, “Diputación”, Ayuntamiento” y “Obispado”, por la dejadez en la conservación del patrimonio de la ciudad.
Ante la queja de las entidades y la ciudadanía, como siempre los políticos reaccionaron tarde y obligaron a los almacenes a colocar el mirador en su fachada, cosa imposible ya que este había sido destruido conjuntamente con las piezas escultóricas de la fachada, por lo que se vieron obligados a realizar una réplica de la misma. La ventana que se puede apreciar hoy en día en la fachada del Corte Ingles, es una réplica “MALISIMA”, de la original que estaba en el mirador. Con el derribo del edificio se perdió no solo la casa más antigua de la plaza Cataluña, sino las bóvedas que estaban en el sótano del edificio pertenecientes a una parte del Portal de l’Àngel, una de las puertas de la antigua muralla de la ciudad.
Regreso al contenido