Casa Macaya – Palau Macaya - La Barcelona de antes

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Casa Macaya – Palau Macaya

Edi. Particulares
A principios del siglo XX con ocasión de la de la expansión que tuvo el modernismo en Barcelona, fueron muchos de los personajes importantes, que para demostrar su poder tanto económico como de persuasión, contactaron con los arquitectos más famosos de la época para que construyeran sus mansiones en los sitios más apetecidos de aquellos tiempos.
Román Macaya i Gibert, rico empresario catalán encargo a Josep Puig i Cadafalch, (uno de los últimos arquitecto modernistas), los trabajos de construcción en 1898 de un edificio familiar, en una zona nada común en aquellos tiempos. El edificio se iba a construir en el naciente Paseo San Juan que por aquel entonces estaba a las afueras de la ciudad. El edificio quedo finalizado en 1900, siendo uno de los primeros edificios de la zona.
La casa Macaya es un ejemplo claro del modernismo ecléctico que evocaba al gótico de los siglos XV y XVI, con detalles de las casas solariegas catalanas. Puig i Cadafalch se especializo en la construcción de trabajos residenciales para la consolidada clase burguesa catalana, que se enmarcaban dentro del estilo modernista del momento. Esta composición de estilos respondía a la voluntad de fijar las bases de una nueva arquitectura catalana.
La fachada se distingue por el color blanco, con esgrafiados en ocre realizados que fueron realizados por Joan Paradís, el trabajo de forja estuvo a cargo de Manuel Ballarín. El edificio a pesar de la austeridad tenía un balcón corrido en la planta principal, con remates de gran ornamentación de la piedra labrada, para su construcción Puig i Cadafalch tuvo la colaboración habitual de Eusebio Arnau y Alfons Jujol.
En la parte izquierda de la entrada, hay un capitel con la figura de un ciclista, que representa a Puig i Cadafalch que en aquel tiempo estaba construyendo la Casa Amatller y que se desplazaba todos los días en bicicleta entre las dos obras, que no estaban muy lejos. Román Macaya vivió en la Casa durante doce años compartiendo la casa con la familia de su hermano Alfonso que habitaba uno de los pisos que estaban destinados a su alquiler.
Román Macaya vendio en 1914 la Casa a Juan Vilella Estivill, empresario de Reus. Que vivió con su familia hasta el año de su muerte en 1925. Dejó la casa en herencia a tres hijos que vivieron en ella hasta que fue ocupada durante la guerra civil en 1936.
Durante la Guerra Civil el edificio fue usado prisión ocasional, lo que conllevo a que sufriera una gran cantidad de desperfectos. En 1947 la entonces Caixa de Pensiones, adquirió el edificio transformando el edificio en un Instituto Educativo de Ciegos y Sordomudos, el cual se inauguró en 1949.
Durante aquel tiempo también estuvieron localizadas en el edificio las oficinas de la revista Braille y la capilla de la parroquia de Sant Francesc de Sales durante las obras de restauración que sufrió la parroquia para borrar las huellas del incendio.
Desde el Palau Macaya, la Obra Social “la Caixa” quiere forjar un nuevo espacio dedicado al impulso de la reflexión a través de un diálogo continuado. Esta implicación en el diálogo entre personas, entidades, empresas y administraciones quiere propiciar la transferencia de conocimiento y experiencias entre todos, que impulsen el progreso social.
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal